Arquitectura La Habana

Viajes La Habana

Buscando…

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Arquitectura en La Habana

La capital del archipiélago cubano, famosa por una historia de casi cinco siglos, es reconocida además en el mundo por la variedad de estilos arquitectónicos aportados por las diferentes culturas que por allí han pasado dejando su huella.

Arquitectura Lahabana(ciudaddelahabana) La arquitectura La Habana, renovada, ofrece todo lo imaginable en materia de arquitectura colonial. Sus barrios más importantes, la Habana Vieja, Vedado, Miramar, Centro Habana y el Malecón ofrecen un interesante viaje por los recuerdos de la antigua arquitectura.

El toque de distinción lo pone el Capitolio Nacional, réplica del de Washington, al que arquitectos e historiadores consideran una obra casi perfecta de la ingeniería de inicios de siglo XX, además de clasificarlo entre los seis palacios de mayor relevancia a nivel mundial. Se caracteriza por su severo clasicismo y monumentalidad.

Los visitantes que acuden cada día a la antigua villa de San Cristóbal de La Habana preguntan, casi sin falta, por la ubicación de esa construcción, considerada por los especialistas como el segundo punto más alto de La Habana.

La Habana Vieja

Es el barrio más antiguo de la capital y alberga casi un millar de edificios, los más antiguos de los cuales se remontan al siglo XVI. Se formó a partir del puerto, el centro oficial y la plaza de Armas. Recuerda nostálgicamente a Cádiz y Tenerife. En ella están todos los grandes monumentos, las fortalezas, los conventos e iglesias, los palacios, las callejuelas o los soportales. La Habana Vieja es el conjunto colonial más rico de Latinoamérica. En 1981 el barrio fue declarado Patrimonio de la Humanidad.

Plaza de Armas. Es la plaza más antigua de La Habana. En el siglo XVI era el corazón de la ciudad y el capitán general de la isla asistía a las festividades desde el balcón de su palacio. Fue abandonada después de la independencia y restaurada en 1935, de acuerdo con antiguos grabados.

Plaza de la Catedral. Se trata de la plaza más conocida de La Habana y, según dicen, una de las mas armoniosas de América Latina. Las mansiones que la rodean datan del s. XVIII: como la casa de Lombillo, construida en 1730 o el palacio del Marques de Arcos, de 1741

Plaza de San Francisco. Allí se encuentran la iglesia y el convento de San Francisco de Asís, construidos a finales del s. XVI y remozados en estilo barroco a principios del s. XVIII. A su alrededor se extendían los muelles. Frente a la iglesia, se encuentra la antigua Lonja del Comercio

Plaza Vieja. Construida a mediados del s. XVI, durante la ampliación planificada de la ciudad. Fue enseguida una plaza muy comercial, donde ricos mercaderes se hicieron construir hermosas mansiones. Uno de los más hermosos ejemplos de estas mansiones con columnas y multicolores vidrieras es la casa del conde de Jaruco, hoy Fondo de Bienes Culturales.

Los Castillos. Son las dos fortalezas que, antaño, custodiaban la entrada del puerto. El Castillo de los Tres Reyes del Morro, s. XVI, que ofrece la más hermosa vista del Malecón. Y el Castillo de San Carlos de la Cabaña, s. XVIII, que destaca por su importante colección de armas. En un extremo del fuerte se levanta un cristo de mármol de Carrara de catorce metros de alto.

Las Iglesias. La arquitectura de La Habana tiene una amplia representación en las iglesias antiguas, más o menos restauradas y más o menos abandonadas, que salpican la Habana Vieja. La inmensa mayoría data del siglo XVII, época durante la cual las comunidades religiosas y la Corona se dedicaron a fundar numerosos templos. Entre ellas, merecen ser destacada la iglesia de Nuestra Señora de la Merced.

Centro Habana

Situado entre los distritos hoteleros de La Habana Vieja y Vedado, de camino a las zonas mas turísticas de la ciudad, Centro Habana no ha disfrutado del nivel de inversiones y rejuvenecimiento que ha obtenido La Habana Vieja, excepto en el Malecón, donde algunas de sus partes han recobrado su esplendor.

Es una zona con carácter propio, tan significativo y fascinante como cualquier otro barrio de la capital. Sus concurridas calles con edificios de los siglos XVIII y XIX están llenas de vida. Uno de los lugares más impresionante de Centro Habana es la iglesia del Sagrado Corazón, un templo neogótico fuera de las rutas turística. Allí se encuentra el curioso Barrio Chino.

El Hospital Hermanos Ameijeiras. fue construido en 1980 y con veinticuatro pisos es el edificio más alto de Centro Habana.

El Malecón. Su construcción se efectuó en varias etapas: el estrecho dique de comienzos del siglo XX fue prolongado en 1921 hasta el inicio del barrio del Vedado, y el bulevar frente al mar no alcanzo sus actuales límites hasta 1950. Centro estratégico de La Habana, el Malecón es un punto de orientación ideal que flanquea todo el barrio del Vedado y del Centro hasta la Habana Vieja. El Malecón tiene cinco km. de longitud, del Castillo de la Punta a la Chorrera y es visita obligada al viajar La Habana.

Vedado

Actualmente es el centro de La Habana, el barrio de los negocios y del comercio. Allí están los bancos, las compañías aéreas, las agencias de viaje, los cines, las oficinas de los ministerios, numerosos hoteles y tiendas. Las avenidas y calles del Vedado están trazadas en ángulo recto y se denominan con cifras o letras.

La Rampa y la Calle L. Pueden ser consideradas las arterias principales de un centro de la ciudad erizado de grandes hoteles: el Nacional, el Habana Libre, el Capri, el Victoria. A un extremo de la calle L, tras haber dejado atrás el Habana Libre, se encuentran las majestuosas escaleras de la Universidad de La Habana, fundada en 1728. La plaza Ignacio Agramonte representa el centro del campus, rodeado por cuatro edificios: el rectorado, la facultad de derecho, la facultad de ciencias y la biblioteca.

Plaza de la Revolución. La plaza de la Revolución es mayor que cinco campos de fútbol de medidas reglamentarias. Puede albergar un millón de espectadores para grandes manifestaciones como la de 1 de mayo. Iniciada en 1953, bajo Batista, la construcción de la plaza y del monumento a José Martí concluyo en 1959, tras el triunfo de la Revolución. La vasta explanada de 4,5 hectáreas esta rodeada por los edificios de la sede del comité central del Partido Comunista, del Teatro Nacional, de la Biblioteca Nacional, del ministerio de Comunicaciones y del ministerio de Justicia. Una incomparable muestra de la más imponente arquitectura de La Habana.

Miramar

Es un barrio residencial enteramente "de época", atravesado por la famosa 5ª avenida. Miramar comienza exactamente al final del Malecón, tras el túnel de las Américas. Es el barrio por excelencia de las embajadas y de las casas más hermosas, construidas en los estilos de arquitectura de los años 30 y 50. La mayoría de estas magníficas casas fueron abandonadas por sus propietarios en 1960 y ocupadas por familias humildes. La embajada de Rusia es un monumento en si misma, conocida con el popular nombre de la “Torre de control".

Recomendar

Viajes.net La Habana

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

0 / 10

0 votos

2448 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados