La Habana Vieja

Viajes La Habana

Buscando…

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

La Habana Vieja

Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1982 y es el núcleo original de La Habana, pasear por sus calles lleva a conocer el pasado más añejo y colonial de la ciudad. Los Palacios, casas señoriales, iglesias, conventos, monumentos y museos son un foco continuo de atención, dentro de una atmósfera inigualable de esplendor y decadencia en mágica armonía.

Arquitectura Lahabana El grueso de los atractivos turísticos de La Habana Vieja se concentran al norte de la calle Lamparilla y un recorrido casi obligado puede tomar como eje la calle Obispo, la mas importante del conjunto, en cuyas cercanías se encuentran la Plaza de la Catedral, el Castillo de la Real Fuerza, la Plaza de Armas y los principales restaurantes como El Floridita y la Bodeguita del Medio, lugares emblemáticos del paso de Ernest Hemingway por la ciudad, al igual que el hotel Ambos Mundos, su preferido.

Plaza de Armas

Es la plaza mas antigua de La Habana pues en el siglo XVI era el corazón de la ciudad. Está rodeada por magníficos edificios coloniales. Al Oeste se yergue el Palacio de los Capitanes Generales, construido en 1776 , y uno de los mas hermosos ejemplos de la arquitectura barroca de La Habana. En 1902, entre sus paredes se proclamo la republica y se convirtió en Palacio de la Presidencia de la Republica hasta 1920. En otro de sus salones, un año antes, 1901, la isla de Cuba paso de la dominación española a la de Estados Unidos.

En la esquina Noreste de la plaza se levanta el Castillo de la Real Fuerza, primera fortaleza construida en Cuba. En el lado Este de la plaza, el Templete es, como su nombre indica, un pequeño templo neoclásico construido en 1827 para conmemorar la fundación de la ciudad y la primera misa celebrada en 1519. El Palacio del Segundo Cabo está situado en el lado Norte de la plaza y data del siglo XVIII. No lejos de la plaza de Armas, el Palacio del marques de Justiz de Santa Ana es uno de los mas antiguos palacios de la ciudad. El Palacio de don Gaspar Riberos de Vasconcelos, por su parte, se construyó en 1637 y forma también parte de los monumentos mas antiguos de la ciudad.

Plaza de la Catedral

Está situada cerca de la plaza de Armas, y es una de las plazas más emblemátics de La Habana. Las mansiones que la rodean datan del s. XVIII: la casa de Lombillo, construida en 1730, el palacio del Marques de Arcos, de 1741, una de las casas coloniales mejor conservadas de la ciudad. La Casa del Conde Bayona, de 1720, hoy Museo de Arte Colonial y a su lado, la Casa del marques de Aguas Claras, la mas hermosa y atractiva casa de la plaza (1720). La Catedral de La Habana es el otro gran monumento que embellece la plaza. A pocos pasos de la Catedral, en la calle Empedrada, se encuentra la Bodeguita del Medio, la mas famosa taberna de La Habana que, desde 1942, fecha de su apertura, ve pasar la flor y nata mundial por sus mesas.

Plaza de San Francisco

En primer lugar se encuentra la iglesia y el convento de San Francisco de Asís, construidos a fines del siglo XVI y retocados en estilo barroco hacia 1730. La plaza de San Francisco siempre tuvo un carácter comercial, pues ya en el siglo XVI a su alrededor se extendían los muelles. En 1836 se instaló la fuente de los Leones, obra del italiano Gaggini. Esta plaza es la segunda de La Habana Vieja por su antigüedad y frente a la iglesia, se llega a la antigua Lonja del Comercio, con una estatua del Mercurio en el tejado, tras la que la Terminal Sierra Maestra aguarda las embarcaciones.

Plaza Vieja

Tomando la calle Oficios se pueden realizar varias paradas ante las casas recientemente restauradas que albergan galerías de arte. Si se continúa por la calle Muralla, se llega directamente a la Plaza Vieja, construida a mediados del s. XVI, durante la ampliación planificada de la ciudad. Allí se puede apreciar el esplendor comercial que llegó a tener La Habana, pues hay un gran número de casas señoriales mandadas construir por ricos comerciantes de la época. Una decena de ellas han sido renovadas recientemente, como la del Conde de Jaruco, hoy Fondo de Bienes Culturales, que presenta colecciones permanentes de pintura. Si se toma la calle Mercaderes desde la plaza Vieja, se llega al Convento de Santa Clara, edificado en 1635 por las monjas clarisas. El convento es un maravilloso remanso de frescor y de quietud.

De La Plaza de Armas al Puerto

La calle Obispo, que une la plaza de Armas con el Parque Central, es una de las primeras calles de la Habana Vieja que fue renovada. Paseando por esta calle peatonal se puede admirar una antiquísima farmacia, el drugstore Jonson, la casa mas antigua de La Habana. Con balcones de madera en el nº 119; el National Bank of New York (rebautizado Banco Nacional de Cuba), y el hotel Ambos Mundos, recientemente reconstruido, y que fue el hotel preferido de Hemingway en La Habana. La calle termina en Floridita, el bar mas frecuentado por Ernest Hemingway, lugar donde se creo el coctel daiquiri, uno de los mas famosos del mundo.

Después de encuentra el Parque Central, inmenso, ruidoso y muy decimonónico, en el que se abren los hoteles Plaza e Inglaterra. Del mismo lado se levanta la fachada barroca, inundada de cariatides del Gran Teatro Garcia Lorca, de 1838. Siguiendo hacia delante, el edificio siguiente es el Capitolio copia del existente en Washington.

Paseo del Prado o Paseo de Marti

Las obras de este imponente bulevar empezaron fuera de las murallas en 1770 y se completaron a mediados de la década de 1830, durante el mandato del capitán general Miguel Tacón, que gobernó entre 1834 y 1838. El Paseo del Prado va del Parque Central al mar y está flanqueado por hermosas casas coloniales con columnas y grandes árboles de sombra.

Los Castillos

Al final del Prado, en dirección al mar, se llega al comienzo del Malecón y, a la derecha, se pasa por el túnel de la Bahía para visitar las dos fortalezas que, antiguamente, custodiaban la entrada del puerto. El Castillo de los Tres Reyes del se construyó entre 1589 y 1610. Desde las terrazas de la fortaleza se tiene la más hermosa vista del Malecón. En el interior se pueden visitar el faro y una sala de arqueología. La segunda fortaleza, la de San Carlos de la Cabaña es la mas larga de América Latina con 700 metros y fue construida durante la segunda mitad del s. XVIII. Cada día, a las nueve de la noche, soldados vestidos con uniformes de época disparan un cañonazo hacia el mar, antiguo aviso de que las puertas de La Habana se disponían a ser cerradas.

Recomendar

Viajes.net La Habana

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

8 / 10

1 votos

3334 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados