Cabaret Tropicana

Viajes La Habana

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Cabaret Tropicana

El más antiguo y reconocido cabaret cubano cuenta con el orgullo de haber visto desfilar en su escenario a las figuras más brillantes del mundo del espectáculo y la música popular de Cuba durante siete décadas. Hoy en día lo conforman dos salones, un restaurante y un café que siguen atrayendo a miles de visitantes cada año.

Espectaculos Lahabana El Cabaret Tropicana se caracteriza por la belleza de sus instalaciones, el virtuosismo de sus bailarinas y la magnificencia de sus espectáculos que le han valido la condición de Monumento Nacional desde el año 2002. Hizo su presentación oficial 15 de marzo de 1952, y durante aquella época dorada, por sus escenarios pasaron Xavier Cougat, Celia Cruz, Libertad Lamarque, Rita Montaner, Bola de Nieve, Josephine Baker, Las d’Aida, Vicentico Valdés, La Sonora (y aquella famosa actuación de Nat King Cole en 1957 en medio de una Habana que ardía). Debajo de sus arcos bailaron Sinatra, La Piaf, Marlon Brando, Jimmy Durante, Hemingway, Errol Flynn y la alta sociedad habanera, con la música de fondo de la orquesta de Bebo Valdés.

Cuando Las Vegas no era más que una parada en el desierto, el Tropicana era ya un “paraíso bajo las estrellas” y una joya arquitectónica, donde se dejaban ver Ava Gadner, Marlon Brando, un joven John Kennedy o miembros de la realeza europea y africana. Cuando en la Navidad de 1958 Fulgencio Batista abandonaba precipitadamente la isla en avión y los revolucionarios de Fidel Castro toman La Habana el “Tropicana” dejó de ser el mismo pues el Gobierno revolucionario de Castro prohibió el juego y la tensión política con los EE.UU. alejó al turismo. Poco a poco, la calidad artística y la fuerza de su entorno le han devuelto el prestigio que se merece. No es casualidad que el Cabaret Tropicana de La Habana fuera seleccionado entre las veinte locaciones desde donde los consorcios televisivos norteamericanos ABC y CNN trasmitieron en directo la despedida del siglo XX.

El espectáculo se desarrolla al aire libre en el "Salón Bajo las Estrellas", con capacidad para mil personas y si el tiempo lo impide, hay un salón cubierto, el "Salón Arcos de Cristal". Cerca de medio millón de visitantes disfrutan de su espectáculo cada año y conviene reservar mesa con tiempo ya que es lugar de paso obligado para llevarse una visión completa de Cuba.

El Cabaret Tropicana de La Habana permite conocer lo mejor de la música cubana y degustar cócteles y excelentes platos de la cocina cubana. En el Salón Bajo las Estrellas la vegetación es parte de su gigantesco espectáculo musical en el cual casi 1 000 espectadores cada día se divierten con los bailes afrocubanos, voces nacionales e internacionales y la presentación de hasta 200 bailarinas en el escenario, ataviadas con singulares adornos para danzar con el más puro y genuino sabor cubano.

Otras instalaciones del Tropicana son el restaurante Los Jardines y el bohemio Café Rodney, cuyo nombre rinde homenaje a Roderico Neyra, simplemente conocido como Rodney El Mago, quien dirigió en otros tiempos el espectáculo artístico de una manera muy peculiar, influyendo en el esplendor y la fama del Cabaret. Posee además el salón "Arcos de Cristal", donde se puede bailar con orquestas en vivo y cenar o tomar una copa.

Historia

Cuando el mundo sufría la recesión económica de la década de 1930, un empresario de origen italiano llamado Víctor Correa, concibió la idea de transformar la hacienda Villa Mina, en una inusual versión tropical del parisino Folies Bergere, insertado en el ambiente paradisíaco tropical de una hacienda habanera. El coreógrafo y director de espectáculos Sergio Orta sugiere el nombre de Tropicana, inspirado en la melodía homónima del compositor y flautista Alfredo Brito, estrenada en el mismo lugar.

Rápidamente, el Tropicana conquista el favor de los más selectos y pudientes. El embrujo de la noche cubana, su firmamento estrellado, la tibia luna del trópico, la música caliente y lánguida y sobre todo el exuberante jardín aportaban al visitante la sensación de estar en un mundo irreal de exótico esplendor.

En 1951, el empresario cubano Martin Fox, conocido como uno de los zares de los juegos de azar, compra la villa y encarga al arquitecto Max Borges-Recio el diseño del local, sin que esta cambiara la concepción de escenario bajo los árboles. Borges se propone así crear un edificio icónico y moderno que en 1952 le hace merecedor de la Medalla de Oro del Colegio de Arquitectos. Su éxito y buena fama siguió subiendo hasta ser considerado el Casino más bonito del mundo.

Después del triunfo de la Revolución Cubana, el 1 de enero de 1959, el juego fue suprimido y el cabaret pasó a manos del Gobierno Revolucionario. El Tropicana supo adaptarse a la nueva situación y hoy por hoy, sigue siendo uno de los más grandes y famosos centros nocturnos de La Habana. Su marca comercial se ha multiplicado tanto en la Isla como en el exterior. Bajo ese mismo nombre, y con espectáculos similares, han surgido el Tropicana de Matanzas y el de Santiago de Cuba. Igualmente en las Islas Canarias y en Santiago de Chile existen centros nocturnos, donde elencos artísticos cubanos multiplican la fama de un cabaret que se encuentra entre los más atractivos del mundo.

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

8 / 10

2 votos

3455 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados