El Gran Teatro

Viajes La Habana

Buscando…

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

El Gran Teatro

El Gran Teatro De La Habana es una de las instituciones culturales más destacadas de América Latina. Posee salas de teatros, de concierto, de conferencias y de video, así como galerías de artes visuales, un centro coral y varios salones de ensayo para agrupaciones de baile.

Teatros Lahabana El edificio que se encuentra allí, hoy en día, no es el mismo que abrió hace más de 170 años, sino que data de 1915. El Gran Teatro es uno de los teatros de opera más importantes del mundo y está situado en el monumental Palacio del Centro Gallego, a escasos metros del Capitolio. El edificio tiene un diseño modernista y en su interior se puede ver la sala principal y otros rincones del antiguo teatro. Desde sus sillones rojos hasta sus lámparas de araña, todo se conserva en La Habana y parece hacernos retroceder en el tiempo.

El edificio, de estilo neo-barroco fue terminado en 1914 y tiene una rica fachada donde una escultura en piedra y mármol recrea la figura humana. Presenta también cuatro grupos escultóricos hechos por Giuseppe Moretti, que constituyen alegorías a la beneficencia, la educación, la música y el teatro.

En su interior, el más importante de sus espacios es la sala "García Lorca", antiguamente denominada Gran Teatro Tacón que tuvo sus primeras presentaciones en noviembre de 1837, y la inauguración oficial en abril de 1838. Activo desde entonces, por su escenario han desfilado las compañías y figuras más significativas del arte universal, como las bailarinas Anna Pavlova y Alicia Alonso, las actrices Sarah Bernhart y Eleonora Dusse, las sopranos Adelina Patti y Victoria de los Ángeles, el tenor Enrico Caruso, los bailarines Antonio Gades y Carmen Amaya, los músicos Arthur Rubinstein y Serguei Rachmáninov y otras muchas personalidades de alto relieve internacional de los siglos XIX y XX.

Célebre por su acústica y belleza arquitectónica, el Gran Teatro de La Habana, es el escenario principal del Ballet Nacional de Cuba, asimismo acoge las temporadas del Centro Pro-Arte Lírico con sus programas de óperas, zarzuelas, operetas y conciertos. También es la casa del Ballet Español de La Habana, del Centro de Promoción de la Danza (PRODANZA) y sede de los Festivales Internacionales de Ballet de La Habana y de Arte Lírico, de los Cursos Prácticos de la Escuela Nacional de Ballet -CUBALLET-, del Festival "La Huella de España" y del Festival Internacional de Narración Oral Escénica, entre otros.

Las visitas guiadas además de enseñar el Gran Teatro y la zona del antiguo Centro Gallego, permiten conocer muchas curiosidades de la interesante historia del Teatro. Las actuaciones que se programan en sus salas tienen precios muy asequibles y una gran calidad artística por lo que también es muy recomendable asistir a una representación. En sus palcos y butacas se han sentado importantes personalidades iberoamericanas, desde Gertrudis Gómez de Avellaneda, José Martí y Rubén Darío hasta Ramón del Valle Inclán y el mismo García Lorca.

Para coronar su trayectoria, durante las últimas décadas del siglo XX y en estos años iniciales del XXI, el Gran Teatro de La Habana ha acogido a figuras como Josephine Baker, Maya Plisétskaya, Maurice Bejart, María Luisa Anido, Antonio Gades, Carla Fracci, Julio Bocca, Leo Brouwer, Antoni Canales, Chucho Valdés, Daniel Baremboin y Teresa Berganza, los ballets de París, del siglo XX, la ópera de Leipzig, el ballet clásico de Francia y el del teatro Kirov por mencionar sólo algunos.

Historia

Inaugurado en 1838, con cinco bailes de máscaras durante el primer domingo de carnaval, llevó el sonoro nombre de Teatro Tacón en honor al Capitán General don Miguel Tacón. Se dice que aquel histórico día entraron al interior del teatro más de ocho mil personas.

Su arquitecto Antonio Mayo, logró dotar al edificio de los requisitos necesarios, en cuanto a comodidad, capacidad, ventilación y condiciones acústicas. Levantado en un extremo de la entonces Alameda de Isabel II y a pocos metros de la puerta de Monserrate, en la Muralla de la Habana, tenía noventa palcos y veintidós filas de lunetas con una capacidad mínima de dos mil asistentes, pero con posibilidad de albergar hasta cinco mil.

La primera función ocurrió el 15 de abril de 1838 con la obra “Don Juan de Austria”, representada por el famoso actor cubano Francisco Covarrubias. Entonces se puso de moda decir que ir a La Habana sin visitar el Tacón, era como estar en la ciudad italiana de Pisa y no llegarse hasta la torre inclinada. El empresario dueño de la instalación era un catalán llamado Francisco Marty y Torrens, quien había llegado a Cuba en busca de fortuna y tiempo después, gracias al negocio de la trata de esclavos y más tarde en el mercado de la pescadería, convertirse en don Pancho Marty.

Tal llegó a ser el lujo de Tacón que por la época se cantaban unas coplas, en las que se decía “tres cosas tiene La Habana que causan admiración: el Morro, La Cabaña y la araña del Tacón” refiriéndose a una enorme y llamativa lámpara de fino vidrio, importada de París, que colgaba sobre la platea, y que en una ocasión llegó a sufrir la ira de un público furioso por la mala calidad de una obra. Se dice que su esplendor terminó cuando en ocasión de una reparación le ocurrieron tantos percances que hubo de ser bajada y retirada de servicio activo. Numerosas historias llenan la historia de este Gran Teatro y quizás una visita guiada sea la mejor manera de disfrutarlas.

Recomendar

Viajes.net La Habana

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

7 / 10

1 votos

2933 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados