Fabrica de Tabacos Partagas

Viajes La Habana

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Fabrica de Tabacos Partagas

Detrás del majestuoso Capitolio Nacional cubano se encuentra el edificio que acoge a uno de los mejores tabacos de Cuba y el mundo: el Partagás. Los fumadores se entusiasmarán en la visita a esta fábrica de tabacos, pues podrán disfrutar de puros recién elaborados y seguir todo el proceso de elaboración de estos exquisitos habanos.

Turismo Lahabana La Fabrica de Tabacos Partagas es la más antigua de de Cuba y fue un catalán quien la sacó adelante gracias a su capacidad de trabajo y visión empresarial. Actualmente casi quinientas personas trabajan en la fábrica, a la vista de todos aquellos que quieran conocer esta industria tan característica de Cuba.

La marca Flor de Tabacos de Partagás, fue registrada en 1845 por Jaime Partagás; catalán de origen y propietario de una modesta fábrica de tabaco. Con gran visión, durante veinte años adquirió diversas plantaciones en la región de Vuelta Abajo. Y por fin, hacia 1865, con la financiación necesaria, creó la empresa La Flor de Tabacos de Partagás y Cía. Este empresario fue uno de los primeros tabaqueros que cuidó con meticulosidad las técnicas para mejorar la producción, sobre todo en el área de la fermentación.

La fábrica siempre ha estado ubicada en un bello edificio de estilo colonial, sito en la calle de la Industria. Esta fábrica de cigarros es la más antigua de Cuba y una importante atracción turísticas de La Habana y, para el aficionado a los cigarros, una visita imprescindible. En esta fábrica fue donde nació la figura del lector, cuya misión es leer en voz alta periódicos y novelas a los torcedores de cigarros, mientras que trabajaban.

En 1864, tras la muerte de Jaime Partagás, asesinado en una de sus plantaciones, la marca fue adquirida por el banquero José Bances. Años más tarde, en 1879, la marca Partagás fue galardonada con la medalla de oro de la Exposición Universal celebrada en París. En 1900 fue vendida a Ramón Cifuentes y José Fernández. Poco tiempo después, Fernández se retiraría, siendo único propietario la familia Cifuentes hasta la revolución de 1959, tras la cual la Fabrica de Tabacos Partagas de La Habana pasó a ser de titularidad estatal.

La visita

Nada más cruzar la característica fachada amarilla el visitante llega a un patio interior que simula el de una mansión colonial de principios del siglo XX. Desde ahí se accede a la primera parada de la visita, el sótano donde se almacenan las gavillas o grandes manojos de hojas enteras procedentes de la plantación. En este lugar fresco y húmedo se remojan en tanques de agua y se cuelgan durante horas en carros barrilleros. Acto seguido, se les extrae el nervio central y se clasifican según su longitud. Esta fase, llamada despalillado, se realiza en otra sala contigua.

A continuación, se accede a la llamada galera o sala de torcedores donde la guía explica el proceso de torcido de los cigarros. En este espacio amplio, más de doscientos sesenta trabajadores le dan la forma definitiva a los habanos. Mientras tuercen los puros, un lector de tabaquería ameniza el trabajo con la lectura diaria del periódico.

La siguiente etapa es la del escogido: entre todos los habanos de una misma serie se escogen los que asemejan en color y olor para que estén en una misma caja, siempre de madera de cedro. Entonces se les pone la vitola que lo identifica. La fábrica produce entre 15.000 y 20.000 puros al día de forma cien por cien natural. En esta visita, pueden encontrarse algunos de los puros más famosos de Cuba, como los Lusitanias y los Churchills. La fábrica tiene un gran salón de ventas, con una extensa variedad de Habanos.

Los puros

Los Partagás son inmediatamente reconocibles por su rico, original e intenso sabor, nunca demasiado fuerte. Cada Partagás es una invitación al sabor y al arte necesario para realizar estos espléndidos cigarros, con las más antiguas de las tradiciones cubanas y sus hermosas envolturas del Camerún. Estos puros han ganado medallas de oro en tres exposiciones internacionales entre 1867 y 1884. En la actualidad tiene una docena de marcas de puros como los Montecristo, Bolívar, Partagás y Gloria Cubana.

Su ligada, compuesta de tabacos seleccionados procedentes de la región de Vuelta Abajo, tierra donde crece el mejor tabaco del mundo, es de una riqueza y aroma inimitables. El vitolario de Partagás presenta una gran variedad de formas y tamaños. Cabe destacar el rico vitolario de los Partagas 898, Lusitanias, Serie D Nº 4, Serie P, Mille Fleurs o los Partagas Shorts. Todas las vitolas de estos puros de La Habana son producidas a mano con tripa larga.

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

7 / 10

2 votos

5180 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados