Arquitectura Chicago

Viajes Chicago

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Arquitectura de Chicago

Uno de los principales motivos por los que muchos turistas viajan hasta esta ciudad es para disfrutar de los primeros rascacielos que se construyeron en el mucho. Los arquitectos que formaron parte de la denominada Escuela de Chicago fueron los pioneros de esta nueva forma de construir edificios, capaces casi de rozar el cielo.

Arquitectura Chicago Todo se gestó tras el incendio de 1871 que arrasó la ciudad de tal manera que se tuvo que planificar toda de nuevo. Los mejores arquitectos del momento acudieron a levantar el nuevo Chicago con total libertad creativa y con grandes presupuestos. La arquitectura Chicago se transformó así gracias al trabajo de Frank Lloyd Wright o Mies van der Rohe que diseñaron allí algunos de sus proyectos más emblemáticos.

La tragedia del incendio fue en realidad una inmejorable oportunidad para realizar una planificación urbana a una escala no realizada hasta entonces. Chicago se convirtió así en sinónimo de las mayores innovaciones arquitectónicas de su época. Allí se probaron las nuevas técnicas que usaban el acero en las grandes construcciones, los rascacielos de Chicago pronto comenzarían a asombrar al mundo. Daniel Burnham, John Root y Louis Sullivan fueron los personajes más renombrados de la época, los arquitectos de la denominada “Escuela de Chicago” Pero Chicago no es solamente rascacielos, también ofrece impresionantes edificios que reúnen una sutil mezcla de Barroco, Art Deco, Neogótico y diseño contemporáneo.

Recorrer hoy Chicago es una oportunidad única para los amantes de la arquitectura. Los estilos de los grandes arquitectos, las nuevas ideas puestas en obra en el siglo XX, el contraste entre edificios de diferentes épocas y escuelas, y las alturas de los rascacielos no dejan indiferente a nadie. Para una apreciación más detallada, la Chicago Architecture Foundation ofrece más de cincuenta recorridos a cargo de guías expertos. Allí también se pueden adquirir mapas y guías de los edificios más representativos para hacer la visita por cuenta propia.

Paseo arquitectonico

Podría comenzar con uno de los recorridos guiados maravillándose con las obras de Ludwig Mies van der Rohe en el Federal Center and Plaza. A pocas calles de distancia, el edificio Rookery Building de 1886, que fue diseñada por Burnham y Root y cuyo vestíbulo fue remodelado por Frank Lloyd Wright, es un edificio emblemático de Chicago. El Chicago Cultural Center, finalizado en 1897 y diseñado por Shepley, Rutan & Coolidge, funciona como centro público gratuito para actividades culturales. El centro cultural, diseñado en estilo Beaux-Arts, rememora varios períodos de la arquitectura clásica. Suntuosos detalles se observan por todo el interior, especialmente en las dos cúpulas de compleja construcción, hechas de vidrio de colores cálidos e intensos, que incluyen la cúpula de Tiffany más grande del mundo. Semanalmente se ofrecen varios recorridos gratuitos del centro cultural partiendo del lobby de Randolph en el primer piso.

El edificio Auditorium Building de 1889, diseñado por Louis Sullivan y Dankmar Adler, sigue siendo visitado por numerosos habitantes de Chicago por encontrarse allí el Auditorium Theatre, uno de los espacios para actuaciones más importantes de la ciudad. La decoración de estilo Art Decó se puede observar en el edificio de visita obligada Board of Trade Building de Chicago, un trabajo de Holabird y Root que data de 1930.

Dentro de la arquitectura de Chicago resalta especialmete, William Le Baron Jenney que diseñó el primer "rascacielos" del mundo en esta ciudad en 1885: el edificio Home Insurance Building, en la esquina nordeste de las calles LaSalle y Adams. La tecnología de Jenney, en la que se aplicó una fina capa externa a un marco de hierro y acero, posibilitó las estructuras que convirtieron a Chicago en el asentamiento de tres de los diez edificios más altos del mundo. La Sears Tower es uno de ellos y alcanza una altura máxima de 442 metros. Diseñada por Skidmore, Owings y Merrill e inaugurada en 1974, la torre Sears está construida con vidrio de aluminio negro y con tinte bronce sobre un marco de acero estructural, y abarca una superficie de 101 acres. El Skydeck, que fue renovado en 2000, ofrece una presentación multimedia y una espectacular vista de Chicago y sus alrededores.

El segundo edificio más alto de Chicago es el AON Center de 80 pisos y que también fue inaugurado en 1974. Diseñado por Edward D. Stone con Perkins y Will, el esbelto edificio se destaca en el horizonte y empequeñece a su vecino, el edificio Prudential Building. El John Hancock Center, otro proyecto de Skidmore, Owings y Merrill que fue inaugurado en 1969, se distingue por los tirantes de acero cruzados que forman una X enorme a cada lado. Desde el observatorio del piso 94 pueden verse Illinois, Indiana y Wisconsin.

Chicago nunca deja de construir ni desafiar al mundo arquitectónico ni al público. Una de las estructuras más nuevas de la ciudad, y la más llamativa, es el espectacular James R. Thompson Center, en 100 W. Randolph Street, que ha recibido halagos y críticas para el arquitecto Helmut Jahn. La inmensa estructura de vidrio y granito de color rojo y azul alberga 50 departamentos del gobierno estatal y uno de los más deslumbrantes atrios que se puedan encontrar. Subir en el elevador de vidrio del edificio hacia el último piso es algo que no puede dejar de hacer. Otro edificio público destacado es la Harold Washington Library Center, una biblioteca pública diseñada por Hammond, Beeby y Babka e inaugurada en 1991. El edificio abarca toda la exclusividad de la arquitectura de Chicago en una única estructura. Combinando los diseños de cuadrícula de los primeros rascacielos de Chicago, los detalles de estilo neoclásico de las magníficas estructuras blancas de la exposición World's Columbian Exposition de 1893 y con referencias al excelente plan de Daniel Burnham.

Inaugurado en 2004, el nuevo Millennium Park de Chicago es un galardonado centro de arte, música, arquitectura y diseño paisajista que se ha convertido en uno de los lugares imprescindibles de la ciudad. El parque cuenta con dos obras del célebre arquitecto Frank Gehry. Una es el Jay Pritzker Pavilion, un espacio para espectáculos musicales al aire libre con capacidad para 11.000 personas, y la otra es BP Bridge, una pasarela con curvas zigzagueantes que cruza Columbus Drive. Por último, la construcción del Chicago Spire, obra de Santiago Calatrava, comenzó en junio de 2007 y finalizará en el 2011. Situada sobre un emplazamiento donde el río Chicago se encuentra con el lago Michigan, el Chicago Spire será el edificio residencial más alto del mundo.

Escuela de Chicago

Las ideas que se gestaron en la reconstrucción transformaron a esta ciudad en la cuna de la arquitectura moderna. A fines de 1800 Chicago había llegado al millón de habitantes y era la ciudad de mayor crecimiento de Estados Unidos y la segunda metrópoli de la Nación. Muchas personas desde todos lados se habían trasladado para vivir en ella, y ahora su reconstrucción era una cuestión de orgullo comunitario.

La ciudad iba a resurgir de sus cenizas gracias a concepciones arquitectónicas alejadas de lo tradicional, sin inhibiciones y con singular atrevimiento. Sobre la base de los altos costos de la tierra la arquitectura Chicago se decidió a crear una metrópoli vertical. Necesitaban dar solución a la gran demanda de espacio de todo tipo que experimentaba la ciudad en su reconstrucción. Para ello introdujeron el uso del armazón de hierro para soportar las estructuras. Estos esqueletos eran más livianos y facilitaron el nacimiento de los rascacielos.

Otras de las innovaciones de la arquitectura de la época fue el uso de pilares de hormigón como soporte o cimiento de las construcciones, lo que daba solución al desafío de un suelo arenoso y fangoso. Las ventanas extendidas horizontalmente fueron también impuestas por esa generación de arquitectos, las ventanas podían ahora tener las dimensiones que se desearan, lo que eliminaba los muros de carga. Estas innovaciones generaron la necesidad de desarrollar los ascensores eléctricos, permitieron suprimir elementos decorativos tradicionales en beneficio de gigantescas superficies acristaladas, y propiciaron un equilibrio estético entre líneas horizontales y verticales.

Recomendar

Viajes.net Chicago

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

0 / 10

0 votos

3013 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados