Monumentos Nueva York

Viajes Nueva York

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Monumentos de Nueva York

Nueva York contiene cientos de edificios, civiles y religiosos, calles, estatuas y otras construcciones que pueden catalogarse como monumentos y seguro merecen una visita al viajar a la capital de mundo. Sólo el tiempo de permanencia en la ciudad marca el límite de los monumentos a visitar.

Monumentos Nuevayork Los monumentos Nueva York no sólo representan a la ciudad, sino que forman parte de la iconografía colectiva del mundo entero. Esto ocurre con la Estatua de la Libertad, el Empire Estate o el puente de Brooklyn. Otros monumentos son en sí mismos auténticos tesoros arquitectónicos como la Catedral de Saint Patrick, o tesoros cargados de historia como Ellis Island.

Castillo Clinton

Más de una docena de fuertes fueron construidos para defender el Puerto de Nueva York en la época de la Guerra de 1812; la Batería Sudoeste se levantó sobre las rocas en la punta sur de la isla de Manhattan entre 1808 y 1811, pero nunca tuvo oportunidad de disparar en contra del enemigo. En 1817, cambió su nombre por el de Castle Clinton, en honor a DeWitt Clinton, alcalde de Nueva York.

El ejército abandonó el lugar en 1821 y la estructura fue cedida a la ciudad en 1823. En el verano de 1824, en este sitio abrió un restaurante y centro de entretenimientos, llamado Castle Garden. Hacia la década de 1840 se agregó un techo y sirvió entonces como casa de ópera y teatro hasta 1854.

En 1855, el edificio fue arrendado al Estado de Nueva York, que lo utilizó como oficina de inmigración; durante los treinta y cuatro años siguientes, más de ocho millones de personas entrarían a los Estados Unidos a través del Jardín del Castillo, hasta que éste cerró sus puertas en 1890. El Castillo Clinton fue modificado nuevamente y reabrió en 1896 como Acuario de Nueva York, convirtiéndose en una de las atracciones más populares de la ciudad, hasta que fue clausurado, en 1941.

Estatua de la Libertad

Esta preciosa escultura, fue concebida por el escultor francés Frederic Auguste Bertholdi como el monumento a libertad, y en protesta a la represión que había en Francia para esos momentos. Está situada en la Isla de la Libertad, en el Puerto de Nueva York, fue inaugurada el 28 de Octubre de 1886, y es Monumento Nacional desde 1924.

Las veinticinco ventanas de la corona simbolizan piedras preciosas encontradas en la tierra y rayos del sol iluminando el mundo; los siete rayos de la corona representan los siete mares y continentes del mundo; en la tabla que la figura sostiene en su mano izquierda se puede leer "4 de Julio de 1776".

La estatua tiene noventa y tres metros de altura, desde el suelo hasta la antorcha, y trescientos cincuenta y cuatro escalones hasta la corona. La estructura interior fue proyectada por Eiffel, quien concibió una armazón metálica muy semejante a la de su famosa torre. La pequeña isla de la libertad, donde se encuentra emplazada, tiene forma de estrella, y fue construida especialmente para la estatua.

En la actualidad, desde el 11-S, la estatua se encuentra cerrada al público, sin embargo se puede desembarcar en la isla, recorrer su base, para entrar al observatorio ubicado dentro de la misma y ver la estructura interna de la estatua.

Ellis Island

Entre 1892 y 1954, aproximadamente doce millones de pasajeros llegaron a los Estados Unidos en buques de vapor, entraron al país a través del Puerto de Nueva York y fueron legal y médicamente inspeccionados en Ellis Island.

El Edificio Principal, reabierto en 1990 después de una importante restauración, es ahora un museo dedicado a la historia de la inmigración y el importante papel exigido a esta isla durante las migraciones masivas a los Estados Unidos de América en las postrimerías del siglo XIX y comienzos del XX.

Empire State Building

El famoso Empire State Building se levanta aproximadamente cuatrocientos metros en el corazón de Manhattan y, desde que su observatorio abrió las puertas al público en 1931, casi ciento diez millones de visitantes se han estremecido con la asombrosa visión de la ciudad bajo sus ojos.

Localizado en el piso 86, a trescientos veinte metros sobre las bulliciosas calles de Nueva York, este mirador, se encuentra dentro un pabellón cerrado de vidrio con una terraza al aire libre que lo rodea. Anualmente, cerca de tres millones y medio de personas suben hasta allí para estar donde Cary Grant esperó en vano por Deborah Kerr en An Affair to Remember o Tom Hanks y Meg Ryan tuvieron su encuentro fatídico en Sleepless in Seattle.

El edificio, es uno de los monumentos de Nueva York que no debe pasarse por alto, pues brinda una amplia gama de actividades: el observatorio, su principal atracción por las inigualables vistas sobre la ciudad, varios restaurantes, cafeterías, exposiciones, conciertos, o el cine de realidad virtual NY Skyride.

Brooklyn Bridge

Es más que un puente que cruza el East River, es todo un símbolo de la ciudad de Nueva York que además marcó un hito en la historia al utilizar por primera vez en este tipo de construcciones el acero y por ser durante veinte años el puente colgante más largo del mundo.

Cuando en 1852, el ingeniero y propietario de una compañía metalúrgica llamado John Augustus Roebling no pudo llegar a Brooklyn con el Atlantic Avenue-Fulton Street Ferry debido al hielo que cubría el río, ideó la solución con la construcción de un puente. Tres años más tarde ya había desarrollado el proyecto al que él mismo denominaría como una grandiosa obra de arte.

En origen el puente estaba diseñado para albergar en los extremos dos calzadas de doble vía para carruajes y caballería, dos vías de tranvía en el centro y una plataforma peatonal elevada. El tramo principal del puente que une los dos pilares, tiene una longitud de 486 metros y una anchura de 26 metros. A comienzos de 1883, termina la construcción del puente. En la actualidad el puente cuenta con dos niveles. El inferior con dos calzadas de tres carriles cada una por la que circulan a diario más de 145.000 vehículos. El nivel superior es una pasarela para uso peatonal y carril bici.

Otros monumentos de Nueva York

Cathedral Church St. John the Divine es la construcción neogótica más grande del mundo. Se empezó a construir en 1892 bajo las órdenes de los arquitectos Heins y La Farge en estilo bizantino/románico, pero los cambios de gustos y los retrasos por motivos de financiación provocó una orientación hacia el estilo gótico francés. La catedral todavía no está terminada y aún se trabaja en ella de manera artesanal. Actualmente es la sede del arzobispado de la Iglesia episcopal de Nueva York. Poesía, teatro, música y pintura son algunas de las manifestaciones culturales que se pueden disfrutar bajo sus naves.

Saint Patrick´s Catedral. En la elegante Quinta Avenida, frente al complejo Rockefeller Center, se levanta la mayor Catedral católica de estilo gótico de Estados Unidos. La Catedral de San Patricio comenzó a construirse en 1858 dirigida por el arquitecto James Renwick que la diseñó bajo influencia francesa e inglesa. La catedral no se completó hasta 1888 en el que se añadieron las torres de la fachada Oeste. Este símbolo del dominio católico irlandés de finales del siglo XIX, está dedicado a San Patricio, patrón de los irlandeses y es la sede de la archidiócesis Católica.

Trinity Church fue construida en 1846 por Richard Upjohn en estilo neogótico. La parroquia es la tercera que se levanta en el mismo lugar, siendo la original de 1697. La Trinity Church es una construcción revestida de piedra marrón con una torre de ochenta y seis metros de altura que hasta comienzos del siglo XX dominaba el cielo neoyorquino. Las puertas de cobre que representan la expulsión del paraíso de Adán y Eva, están basadas en las del baptisterio de Florencia de Ghiberti. En el pequeño cementerio situado junto a la iglesia, están enterradas personalidades del mundo de la política y las finanzas de Nueva York.

City Hall es el Ayuntamiento de la ciudad de Nueva York. Situado en el centro del City Hall Park, fue construido en 1811 por el arquitecto francés Joseph-François Mangin bajo una mezcla de estilos federal y renacentista francés. En el piso superior del edificio, se encuentra la Governor´s Room, una sala que alberga un museo en el que se pueden admirar pinturas y mobiliario antiguo.

Federal Hall National Memorial. Construido en el año 1699 como ayuntamiento fue sustituido en 1789 por el primer capitolio del país, donde prestó juramento ese mismo año George Washington como primer presidente de EEUU. Este monumento está situado en el corazón del Distrito Financiero. Antes de ser declarado monumento nacional en 1939, se utilizó como aduana y posteriormente como banco. En el interior se ofrece una exposición en la que incluyen objetos de Washington y una película donde se representan los sucesos que acaecieron en este lugar.

Grand Central Terminal. La Terminal de trenes es uno de los monumentos Nueva York más importantes . Sus instalaciones fueron abiertas en 1913 tras diez años de construcción. Debido a los millones de pasajeros que por ella pasaban, pronto sus alrededores se llenaron de tiendas, restaurantes y oficinas que hicieron de este lugar la zona más importante de Midtown Manhattan. Tras una profunda restauración, actualmente la Grand Central ha pasado de ser un lugar de obligado paso, a ser una zona de descanso donde poder comprar o comer en uno de los muchos restaurantes que pueblan su nivel inferior. Su vestíbulo, el Main Concourse, es el más grande del mundo y por él pasan diariamente más de quinientas mil personas al viajar Nueva York.

Recomendar

Viajes.net Nueva York

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

0 / 10

0 votos

8471 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados