Estatua De La Libertad

Viajes Nueva York

Buscando…

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Estatua de la Libertad

Regalo del pueblo francés al estadounidense, la estatua fue concebida por el escultor Frédéric-Auguste Bartholdi y se ha convertido en el símbolo de la ciudad de Nueva York y un icono mundial.

Monumentos Nuevayork(newyork) Desde la isla que acoge la Estatua de la Libertad, o desde el barco que lleva a ella, pueden contemplarse las mejores vistas de la ciudad de Nueva York. La estatua es mucho más impresionante cuando se está parado a sus pies y se mira desde abajo. Valen la pena los viajes en ferry a la Isla Libertad sólo para verla así de cerca.

La estatua se exhibió en París antes de su traslado a la isla de Bedloe (hoy llamada Liberty Island) y fue inaugurada por el presidente Grover Cleveland el 28 de octubre de 1886. En el poema de Emma Lazarus grabado en su base, Lady Liberty dice: “Dadme a los hastiados, a los pobres, a las muchedumbres que ansían respirar la libertad”.

La Estatua

Con una altura de noventa y tres metros desde el suelo hasta la antorcha, la Estatua domina el puerto de Nueva York. Su nombre exacto es “La Libertad iluminando el mundo” (Liberty Enlightening the World) y en su mano derecha, en posición elevada, porta una antorcha iluminada. En su mano izquierda, lleva la tablilla de la Ley; que tiene inscrita en números romanos la fecha del 4 de julio de 1776. A sus pies hay una cadena rota, símbolo de eterna libertad.

El pedestal está formado por una enorme estructura de hormigón armado y hay 354 escalones desde la entrada a la corona.

La estructura principal del cuerpo de la estatua fue proyectada por Gustave Eiffel, creador de la famosa torre parisiense. El armazón interior es de hierro y está recubierto de láminas de cobre. Un poste central ancla las 225 toneladas de la estatua a su base.

En la corona hay siete rayos que representan los mares y los continentes. Respecto al rostro de la Estatua fue la madre de Bartholdi quien sirvió de modelo.

La antorcha original que culminaba la Estatua de la Libertad, tuvo que ser sustituida en la restauración de 1986 debido a lo deteriorada que estaba por la corrosión. Ahora se encuentra expuesta en el vestíbulo principal. La réplica que la reemplaza tiene una llama bañada en oro.

La Estatua de la Libertad de Nueva York pasó a ser monumento nacional en 1924 y su mantenimiento es responsabilidad del Nacional Park Service. Desde 1984 forma parte de la lista de Patrimonio de la Humanidad, según la UNESCO. Por todo ello, viajar por primera vez a la ciudad de Nueva York suele incluir una visita a este importante símbolo de la ciudad.

Historia

Fue el historiador francés, Edoard de Laboulaye, quien propuso desde 1865 que su país hiciera un regalo conmemorativo a los Estados Unidos de Norteamérica, en ocasión del primer centenario de la firma de la Declaración de Independencia. Aunque los aliados franceses de ese tiempo protestaron por la iniciativa, el costo total de la estatua, que fue de un millón de francos fue cubierto en su totalidad por el pueblo francés.

Mientras tanto, los norteamericanos aportaron los 250 mil dólares necesarios para el pedestal. Fue restaurada con motivo de su primer centenario en 1986 por un importe de 69,8 millones de dólares.Como curiosidad, hay que saber que la Estatua de la Libertad funcionó como faro desde la fecha de su inauguración, hasta 1902. La potencia de la luz en la antorcha, era visible a 39 kilómetros de distancia.

La Isla de Ellis y el Museo de la Inmigración

La visita al monumento Estatua de la Libertad incluye un viaje a la Isla Ellis, donde se encuentra el Museo Nacional de Inmigración. Esta isla fue una vez el centro de recepción para millones de inmigrantes y refugiados que llegaban a Estados Unidos de tierras extranjeras. Fue el primer lugar que pisaron, en tierra americana, los antepasados de muchos estadounidenses, y por ello tiene una historia única con gran significado para millones de ciudadanos americanos.

El centro de inmigración estuvo en funcionamiento desde 1892 hasta 1954. En las 30 salas que componen el actual museo se pueden apreciar los tortuosos viajes de meses de duración que doce millones de inmigrantes tuvieron que hacer para llegar a la tierra prometida.

Recomendar

Viajes.net Nueva York

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

7.31 / 10

48 votos

7128 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados