Parques Nueva York

Viajes Nueva York

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Parques en Nueva York

En la ciudad que nunca duerme, Nueva York, las zonas verdes se hacen necesarias para oxigenar el cuerpo y descansar la mente. Grandes y bonitos parques adornan la ciudad y le dan un toque más humano.

Parques Nuevayork Nadie puede irse de Nueva York sin haber visitado Central Park. Recorrerlo en un coche de caballos, como las estrellas de Holliwood, puede ser un buen final para un viaje inolvidable a la ciudad más famosa del mundo. Los parques Nueva York son el descanso perfecto después de un largo día callejeando por la ciudad, de museo en museo, o de tienda en tienda, según los gustos de cada uno.

Battery Park

Battery Park es el espacio verde más importante en Down Town Manhattan. Se encuentra en el extremo sur de la isla, muy próximo al distrito financiero. En el siglo XVII cuando llegaron los ingleses, era un islote rocoso, donde colocaron una batería de cañones de defensa. Con tiempo, el espacio entre el islote y Manhattan se fue rellenado y el área se convirtió en parque. Se trata de una zona tranquila, con muchos bancos desde la que observar el río Hudson y la cercana Estatua de la Libertad.

El monumento más representativo de este área es el Castle Clinton, una fortificación circular que data del año 1811, con la intención de contrarrestar los ataques de posibles invasores. Hoy por hoy es el centro donde se pueden comprar los tickets del ferry que hace la ruta hasta la Estatua de la Libertad y Ellis Island.

Bowling Green

Ocupa el mismo lugar en el que, en 1626, el holandés Peter Minuit comprara la isla de Manhattan a los indios. Este parque situado en el Downtown a escasa distancia de Wall Street, data de 1733, por lo que es considerado como el más antiguo de la ciudad. Es un espacio triangular acondicionado en origen para jugar a los bolos, de ahí su nombre (bowling). La verja de hierro que rodea el parque es la original y es lo único que queda después de que en 1776, tras la declaración de la Independencia, el parque fuera arrasado. Es aquí donde comienza la avenida más larga de Nueva York y que era utilizada como sendero por los indios Broadway.

Aquí se encuentra la famosa estatua de bronce, The Charging Bull, obra del escultor italiano Arturo DiMonica. Sus tres toneladas y media de peso representan un toro y la Bolsa de Nueva York lo ha adoptado como símbolo de fuerza.

Bryant Park

El área que comprende hoy el parque y la New York Public Library ya fue declarada como zona pública en 1686 por el gobernador de la colonia Thomas Dongan. En 1823, se estableció este lugar como cementerio hasta su cierre en 1840 cuando el desarrollo urbanístico llegó hasta esta parte de la ciudad.

A finales del siglo XIX, el Croton Distributing Reservoir, construido en 1847, fue cerrado y derribado para la construcción de la New York Public Library. El parque necesitaba una reconstrucción, pero no fue hasta 1934, tras la Gran Depresión, cuando el comisionado de parques Robert Moses decidió reconstruirlo con un diseño de Lusby Simpson. A pesar de los intentos porque el parque fuera un lugar tranquilo de descanso, el lugar fue degenerando al ser frecuentado por delincuentes y mendigos en los años 70. El Bryant Park tuvo que ser reconstruido de nuevo en 1989 y se reabrió al público en 1992.

En la actualidad el Bryant Park es el lugar preferido para el descanso de los oficinistas en los calurosos días de verano. Durante los meses de invierno se puede patinar en una de las pistas de hielo más grandes de la ciudad que ocupa gran parte del parque.

Central Park

Los parques en Nueva York tienen su máxima representación en Central Park, el parque más grande, popular y multifuncional de esta ciudad. Surgió ante el gran aumento de población que Nueva York había experimentado a comienzos del siglo XIX y la ausencia de un lugar de esparcimiento. Los delegados de la ciudad, conscientes de dicha problemática, compraron entre los años 1853 y 1856 unos terrenos en el centro de Manhattan por $5.5 millones con la idea de construir un gran parque público.

Las obras comenzaron en 1858, dirigidas por el arquitecto Calvert Vaux y el paisajista Frederick Law Olmsted, y se prolongaron durante veinte años. El proyecto suponía un reto para los diseñadores que debían acondicionar un terreno rocoso, pantanoso y fangoso para convertirlo en un parque en el que se plantarían 4 millones de árboles, arbustos y plantas, y se construirían 36 puentes, 7 lagos,101 hectáreas de jardines y 55 de bosques. Para conservar la autenticidad del paisaje y su naturaleza, los arquitectos presionaron para que se creara una ley por la cual no se pudiese modificar en el futuro el diseño original de cada zona del parque.

Central Park mide 4 km. de largo por 800 m. de ancho, y tiene una superficie de 341 hectáreas en las que hay plantados 26.000 árboles y donde conviven 275 especies de aves. En sus 93 kilómetros de caminos es muy fácil perderse, por lo que es recomendable hacerse con un mapa del parque. Los domingos y días festivos es cuando se pueden encontrar más actividades, conciertos al aire libre y espectáculos. La circulación de vehículos con motor se prohíbe durante los fines de semana y a ciertas horas de los días laborables.

La seguridad es muy grande, incluyendo cámaras ocultas de videovigilancia, pero se recomienda no adentrarse durante la noche. Zoológicos, teatros, pistas deportivas, lagos, fuentes, sendas y jardines integran el más espectacular de los parques en Nueva York .

Washington Square Park

Este animado parque rodeado por la New York University, es el corazón del Greenwich Village. Antes de convertirse en plaza pública, fue primero un cementerio y lugar de ejecución después. En el extremo norte se encuentra el Washington Arch construido en 1893 por Stanford White y que es el comienzo de la Quinta Avenida.

En origen, este arco se construyó de forma temporal en madera en conmemoración del centenario de la investidura del presidente George Washington. Tras las presiones públicas fue sustituido por el actual construido en mármol. En este parque se reúnen los universitarios, jugadores de ajedrez, vecinos del Village, y podrá disfrutar de actuaciones de fakires o tomar el sol en sus jardines.

Parque Flushing Meadows-Corona

Este parque se sitúa entre los vecindarios de Corona y Flushing, en Queens, de los que toma nombre. Flushing es un vibrante barrio de mayoría asiática, mientras que Corona tiene una gran comunidad latina. El parque fue sede entre 1945 y 1950 de la Asamblea de las Naciones Unidas, mientras se construía la actual sede en el río East de Manhattan.

Frente a la famosa esfera del mundo que preside el parque, se encuentra el Queens Museum, en lo que fue el pabellón de Nueva York durante la Feria Mundial de 1965. La joya de la corona de este museo es la maqueta de toda la ciudad de Nueva York, originalmente expuesto en la Feria de 1965 y mostrado en el museo desde entonces. El margen de error de la reproducción es de menos de un uno por ciento, y muestra todos los edificios construidos en la ciudad con actualizaciones periódicas.

New York Botanical Garden

Es quizás, por su valor paisajístico, uno de los parques Nueva York más importantes , y es además, uno de los mayores y más antiguos jardines botánicos de América. Este oasis de vegetación, fundado en 1891, abarca ciento un hectáreas. Incluye cuidados jardines y una gran franja de bosque virgen a lo largo de un río sinuoso.

Es uno de los últimos vestigios de la flora primitiva de Nueva York. El edificio principal es el Enid A. Haupt Conservatory, añadadido en 1902, e inspirado en los londinenses Cristal Palace y Pal House, en Kew Gardes. El parque , no sólo es un paraíso para el horticultor sino que, además, es un importante centro de investigación medioambiental y ecológica. Un lugar digno de visitarse al viajar Nueva York.

Recomendar

Viajes.net Nueva York

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

0 / 10

0 votos

5277 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados