Monumentos Tokio

Viajes Tokio

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Monumentos de Tokio

Pasear por Tokio y contemplar el bien armonizado contraste que se produce entre los modernos y futuristas edificios y los monumentos más antiguos es toda una experiencia. Las más altas y extravagantes construcciones se entremezclan con calles llenas de típicas y pequeñas casas y tiendas japonesas.

Monumentos Tokio(tokyo) Entre los monumentos Tokio que no hay que perderse destacan el Palacio Imperial, el Templo de Sensoil o la más actual Torre de Tokio. Hay numerosos templos por toda la ciudad que también merecen una visita al viajar Tokio. Entre los monumentos civiles, la Estación de Tokio, la sede del Parlamento de Japón, el mirador del Ayuntamiento de la ciudad o el Raimbow Bridge de la Bahía de Tokio pueden ser una buena opción.

El Palacio Imperial

En el corazón de Tokio se encuentra el Palacio Imperial, residencia de la familia imperial japonesa y emplazamiento original del Castillo de Edo de los shogun Tokugawa que dominaron Japón desde el año 1600 hasta el año 1867. Los jardines interiores y los edificios de palacio están cerrados al público. Solamente el 23 de diciembre, cumpleaños del Emperador y el 2 de enero, con ocasión del Año Nuevo, se permite el acceso a los jardines para asistir al saludo del Emperador desde el balcón de la casa imperial “Choiwaden”.

El Palacio Imperial, Kokyo, está rodeado en todo su perímetro por imponentes murallas erigidas con enormes piedras y fosos donde nadan actualmente los cisnes. A los pies de las murallas se extiende la amplia explanada conocida como Kokyo Gaien, jardines exteriores poblados por más de dos mil pinos.

El Templo de Sensoil

Es el templo más antiguo de Tokio y es visitado cada año por más de veinte millones de personas, lo que le convierte en uno de los puntos turísticos más importantes de Tokio. Situado en Asakusa está dedicado a la diosa Kannon. Cuenta la leyenda, que en el año 628, dos pescadores encontraron una estatua de esta diosa en el río Sumida y que a pesar de devolverla al río ésta siempre volvía junto a ellos. En el año 645 fue finalmente completado.

Desde la Puerta del Trueno (Kaminarimon), se accede a Nakamise, un paseo comercial que conduce a la puerta del tesoro (Hozomon), la puerta principal del templo. Este acceso está flanqueado por tenderetes con todo tipo de recuerdos, galletas japonesas, amuletos o kimonos son algunas de las compras que podremos realizar.

A la izquierda se alza una pagoda de sesenta y cuatro metros de altura y en frente, está el edificio principal que alberga la estatua de Kannon y que nunca ha sido mostrada en público. Una vez pasado Hozomon veremos ante nosotros un gran incensario O-koro, se dice que su humo cura a los enfermos y fortalece a los débiles. Este es el santuario más famoso de Tokio y en mayo acoge el Festival Sanja.

La Puerta de Kaminarimon es la primera y más impresionante de los dos grandes puertas que llevan al Templo Sensoil. Se construyó hace más de mil años, y desde entonces se ha convertido en el símbolo de Asakusa.

La Torre de Tokio

Fue construida en 1958 y se sitúa a una altura de trescientos treinta y tres metros, trece metros más alta que la Torre Eiffel. La torre es una de las mas impresionantes construcciones de la ciudad y cuenta con dos plataformas de observación, desde donde se puede obtener vistas panorámicas de la ciudad y el Monte Fuji. En el interior de la torre, también se encuentra el popular Museo de Cera, la misteriosa zona de Paseos y una Galería de Arte.

Otros Monumentos de interés

La lista de monumentos de Tokio puede resultar interminable, aquí se exponen algunos de los más conocidos:

Akamon (Puerta Roja). Es un símbolo de la Universidad de Tokio y también un importante tesoro cultural nacional. Fué construida para dar la bienvenida a Yasuhime, la hija de la 13 ª generación de Shogun Ienari, en su visita a la familia samurai Maeda, en 1828. A la puerta le da el nombre de su particular color bermellón, y mientras se está en Tokio, es interesante hacer una pausa para considerar esta obra maestra.

Templo de Hanazono Jinja. Construido a principios del periodo Edo, este santuario cuenta con una larga e interesante historia. Una de las deidades de la ermita es Yamato-takeru-no-Mikoto, un príncipe imperial del siglo cuatro que se ha convertido en un héroe popular de la mitología japonesa. Cuando murió, algunos habitantes locales creen que su alma se transformó en un cisne, y que voló en la noche. Muchas personas optan por visitar el santuario Hanazono Jinja a rezar por el éxito en los negocios.

El Templo de Meiji Jingu. Este santuario es un buen ejemplo de la arquitectura del sintoísmo y fue inaugurado en 1920 para conmemorar la muerte del Emperador Meiji. Está rodeado por aproximadamente setenta hectáreas de tierra con árboles de sombra y una gran variedad de vida vegetal japonesa. Es uno de los santuarios más sagrados en el conjunto de Japón. La Cámara del Tesoro Imperial muestra los motivos y recuerdos del reinado del Emperador Meiji.

Kabuki-za (Teatro Kabuki-za). El teatro principal para representaciones de Kabuki se abrió en 1889, durante el reinado del emperador de Meiji, sin embargo el actual es una reconstrucción de 1951. El edificio es uno de los ejemplos más antiguos de uso de materiales y técnicas occidentales al estilo japonés. Ofrece representaciones casi todos los días. Tokyo eki (Estación de Tokyo)

Tokyo eki (Estación de Tokyo). Fué diseñada por Tatsuno Kingo y completada en 1914. Es un edificio de ladrillo que imita el diseño de la ciudad de Amsterdam. Su elegante cúpula sufrió graves daños durante los bombardeos de 1945 y tuvo que ser sustituida por el poliedro actual.

Kokkai Giji-do (Edificio de la Dieta). Hospeda el Parlamento del Gobierno japonés desde 1936. La visita guiada, en japonés, recorre el interior, incluyendo el salón de plenos, donde se puede asistir a sesiones plenarias. También es posible echar un vistazo a las salas que utiliza el emperador para desempeñar sus funciones oficiales.

Daiba, Minato-ku (estatua de la libertad en Tokio). Es uno de los monumentos Tokio más sorprendentes pues se trata de una replica de la francesa instalada en Nueva York. Está en la isla artificial de Odaiba enfrente del megacentro comercial AquaCity. Las vistas son maravillosas de noche, con los barcos iluminados y el Rainbow Bridge al fondo.

El Rainbow Bridge. Este colosal puente es uno de los monumentos más llamativos de la Bahía de Tokio y fue construido en 1993. Es uno de los puentes más modernos y bonitos del mundo, además de un hito arquitectónico que hay que visitar cuando se viaje a Tokio.

Recomendar

Viajes.net Tokio

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

0 / 10

0 votos

5995 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados