Edimburgo, cementerios y leyendas

16 septiembre, 2009

tumba siniestra

Edimburgo, Escocia. Si un simple paseo nocturno por la ciudad ya abre las puertas de la imaginación a todo tipo de macabras fantasías, los cementerios de Edimburgo se convierten en el escenario perfecto para cualquier adaptación cinematográfica de una novela de Stephen King. Viejas lápidas erosionadas por la humedad, diseminadas por una verde moqueta de hierba con un fondo decorado con las esqueléticas ramas de árboles desnudos. Además, los cementerios no están poblados por los tiernos gorriones que acostumbramos a ver, están habitados por cuervos.

Cerca de Carlton Hill se encuentra un viejo cementerio del siglo XVIII donde fueron enterrados célebres personajes del momento. Comencé a pasear por los sepulcros sin perderme un solo detalle sobre fechas, nombres y epitafios. Me paré frente a un viejo mausoleo descuidado. Allí descansaban los restos de David Hume, filósofo ilustrado escéptico para unos, naturalista para otros. Frente a este sepulcro, se levantaba otro en honor a los escoceses que lucharon en la guerra de la independencia de Estados Unidos.

Estoy seguro de que lo que verdaderamente queréis que deje de hablar de filósofos y guerras, y os cuente los secretos más macabros de este paraje. Sois unos morbosos. En fin, en lo alto de este cementerio se encuentra una antigua prisión, un lugar en el que se celebraban los ahorcamientos públicos de los condenados, una actividad con larga tradición en Edimburgo.

cementerio

Además de los ahorcados, ese pequeño cementerio es el lugar idóneo para recrear las retorcidas actividades de los body snatchers, ladrones de cuerpos del siglo XIX. La medicina de la época solicitaba cuerpos de cadáveres para la investigación, y ya se sabe, donde hay demanda, hay negocio. Los más conocidos traficantes de cadáveres fueron William Hare y William Burke, dos irlandeses que comenzaron a hacer dinero profanando tumbas de difuntos para vendérselas al doctor Knox de la facultad de Medicina de Edimburgo.

Llegó un momento en el que se cansaron de desenterrar muertos y decidieron crearlos. Desde ese momento, al menos 15 personas fueron asesinadas a manos de Hare y Burke, la mayor parte de ellos mendigos de la ciudad. Esta sinistra labor terminó cuando Hare delató a su socio Burke, que fue condenado a morir en la horca y su cuerpo fue donado a la Facultad de Medicina. Hare, murió pocos años después de pasar sus últimos años como vagabundo por las calles de Edimburgo.

Por la noche acudí a otro cementerio siguiendo el camino Water of Leith. La sensación de ser protagonista de una película de terror no se me quitó durante el trayecto. Al llegar, el silencio de las lápidas inundaba todo el paraje. Mi corazón estuvo a punto de salir disparado por la boca cuando entre un enjambre de ramas desnudas me pareció ver el rostro fantasmagórico de una dama. Efectivamente había una fría dama vestida de blanco en aquel lugar pero formaba parte de un fastuoso mausoleo de piedra. Las historias sobre zombies y muertos vivientes no tardaron mucho tiempo en salir, el tiempo justo como para querer huir de aquel lugar y refugiarme en un saludable Pub con una pinta de cerveza en la mano.

damaelcementerio

Sin duda, el cementerio más siniestro de Edimburgo es el de Greyfriars. Un cementerio del siglo VII con un pasado oscuro que se arrastra hasta el presente. Antes de ser cementerio fue una prisión donde murieron cientos de condenados. Se cuenta que es posible escuchar por la noche los lamentos de los fantasmas de esos pobres prisioneros. Además, en los últimos años algunas personas han denunciado haber sufrido ataques de poltergeist en ese cementerio.

Pero no todo son leyendas sobre fantasmas. En este mismo cementerio un monumento mantiene vivo el recuerdo del perro Bobby. Cuando su amo, John Gray, murió de tuberculosis, Bobby acudió a su entierro y allí se quedó durante 14 años, velando el cuerpo de su amo. Eso es fidelidad.

David Nogales

    Escrito por .

    Tags: , , , , , ,

    9 Comentarios en “Edimburgo, cementerios y leyendas”

    1. Marcus says:

      Debo decir que a pesar de todas las negras leyendas que pesan sobre la ciudad de Edimburgo no experimenté ningún episodio digno de Iker Jimenez. Eso sí, no me extraña que las noches de Edimburgo den pie a las historias de espectros porque tiene todos los ingredientes de una película de terror.

    2. Javier says:

      Hola!!
      Gracias por la entrada y por la información. 🙂
      Verdaderamente, esos cementerios dan miedecillo :|….
      Muchos saludos!

    3. Marcus says:

      En mi opinión, toda la ciudad de Edimburgo da un poco de miedo, con ese aspecto medieval y el musgo que trepa por la paredes húmedas de los edificios. Pero al mismo tiempo es una gran ciudad, de las más bonitas de Europa

    4. Bencomo says:

      Cuando fuimos a Escocia en 2008, decidimos alquilar una autocaravana para poder recorrer las Highlands partiendo desde Edimburgo y concluyendo en Glasgow. Cuando estábamos llegando a Stirling, se nos hizo de noche (a las tres de la tarde es como si en España fueran las ocho), por lo que buscamos rápidamente un sitio para aparcar y pasar la noche. Decidimos aprovechar y dar un paseo, tratando de ver el castillo de Stirling, pero lo cierto es que de noche y con niebla no es que se vea mucho (ja, ja). Cuál sería nuestra sorpresa al despertarnos al día siguiente y descubrir que habíamos aparcado en el límite de un cementerio…
      Salu2

    5. Marcus says:

      Hola Bencomo!! je,je,je, menos mal que no lo descubriste de noche porque los cementerios escoceses dan más miedo que unas vacaciones con los suegros en una isla desierta.

    6. […] Edimburgo, la capital de Escocia, es una gran ciudad que se destaca por su ambiente dinámico y vivaz durante todo el año. No caben dudas de que es una localidad donde hay mucho para ver y hacer, por lo que no hay que dudar en viajar a dicho lugar si se tiene la oportunidad. En esta ocasión, ofreceremos algunos sitios históricos sumamente relevantes en Edimburgo, ideales para los amantes de la cultura y la historia. […]

    7. toni moreno says:

      fuimos a edinburgo 5 dias en febrero y quede fascinado fue increible todas sus calles rebosan historia todos sus callejones y por no mencionar esos cementerios sacados de relatos del maestro stefen y despues de una buena caminata nada mejor que terminar en uno de esos grandes pub tomando unas pintitas ……y sobre todo no dejeis de ir a invernes para visitar a nessy

    Deja un Comentario