Bonn

viajes Bonn

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Bonn

En los viajes Bonn se respira uno de los ambientes universitarios más llamativos de Alemania, ya que esta ciudad no sólo ofrece a los estudiantes una gran oferta en estudios sino también un conjunto multicultural muy atractivo que se conjuga con su tradición histórica germana y que gustará y sorprenderá a todo tipo de turistas.

Visitar Bonn

Viajes BonnBonn pertenece al estado federado de Renania del Norte-Westfalia y ostenta el decimonoveno lugar en la lista de ciudades germanas más grandes y pobladas lo que hace que sea un destino bastante frecuente entre los turistas que suelen realizar sus viajes a Bonn con la intención de ver entre otras cosas su famosa catedral.

El origen del asentamiento se encuentra en los romanos como es el caso de otras muchas poblaciones alemanas. En concreto esta se creó a partir de un puente construido sobre el río Rin en el año 10 a.C., cerca de un lugar al que se conocía como bonna que en el idioma celta quiere decir ciudad. Tras la batalla del bosque de Teutoburgo un año después, se convirtió en un fuerte donde se albergaba a 7.000 legionarios y que más adelante fue dando paso a un núcleo poblacional de importancia cuando no fue necesario su carácter defensivo original.

Cuando perteneció al imperio Carolingio, pasó a ser un importante centro religioso, momento en el que obtuvo su máximo esplendor y que ha dejado muchos de los más importantes monumentos que visitar en los viajes Bonn.

Desde el siglo XIII y hasta el XVIII formó parte del territorio de los príncipes electores arzobispos de Colonia que fijaron allí su residencia de manera que como resultado se construyeron allí mucho de los edificios de estilo barroco de interés como es el caso de la sede principal de la universidad y el palacio de Poppelsdorf junto con algunas casas de finales del siglo XIX.

Tras la primera guerra mundial Bonn fue sucesivamente ocupada por diferentes tropas como las canadienses, británicas y francesas ya que su situación dentro del territorio alemán hacía que fuera bastante atractiva como punto de partida de algunas operaciones bélicas.

Cuando Berlín fue destruida una vez acabó la guerra, esta ciudad fue nombrada capital de Alemania, superando incluso a Francfort, y hasta la reunificación del país conservó el título de capital de la RFA. Hoy, aunque ya no sea capital del estado, hoy conserva su personalidad política y es por ello la sede de la ONU, llegando a acoger algunas de las reuniones internacionales más importantes de la Unión Europea.

Por ese motivo en la actualidad el viaje a Bonn es muy interesante y cada día son más los turistas que deciden pasar unos días en una ciudad que mantiene mucha de su relevancia política y económica de otros tiempos.

Aún así, sigue siendo más conocida por el hecho de ser la ciudad en la que nació Bethoven aunque posee otros muchos atractivos que la convierten en un lugar turístico de gran importancia como su oferta cultural y de ocio que incluye locales de ocio, bares, pubs, discotecas, teatro, cines y restaurantes de cocina internacional.

La temperatura es además otra de las razones de que sea tan agradable visitarla ya que en general las temperaturas suelen ser más bien templadas tanto en los meses de invierno como en los de verano en los cuales la temperatura media se sitúa en torno a los 18ºC.

Lugares de interés en Bonn

Casa de Beethoven: es uno de los lugares turísticos más frecuentados ya que este músico esta considerado uno de los más grandes compositores del mundo. Se encuentra en una calle bastante pequeña que se conoce con el nombre de Bonngasse y en ella se conservan algunos de los enseres personales de Beethoven.

Plaza del mercado: es la más concurrida de las plazas que se visitan en los viajes Bonn, y en ella se encuentra el ayuntamiento viejo de la ciudad que fue construido en 1737 por lo que corresponde al estilo rococó. Hoy solo se conserva como monumento turístico al que pueden acceder los visitantes ilustres.

Avenida Poppelsdorf: flanqueada a ambos lados por hileras de castaños de indias que le dan un aspecto muy particular. A través de ella se conecta el edificio principal de la universidad con el castillo de Poppelsdorf el cual fue construido con la intención de ser la segunda residencia del príncipe. Fue interrumpida entre los años 1883 y 1884 con la construcción e la línea de ferrocarril que la cruza, lo que se ha mantenido hasta nuestros días.

Catedral de San Martín: se trata de la más importante y la principal iglesia católica de Bonn. Ha llegado a conseguir el estatus de emblema de la ciudad y como consecuencia es junto con la casa de Beethoven el monumento más frecuentado y visitado de los turistas. En un principio de construyó con la intención de ser la colegiata de San Casio y San Florencio aunque con su secularización en el siglo XIX pasó a estar dedicada a San martín, y a convertirse en catedral.

Castillo de Godesburg: en la actualidad lo que han llegado hasta nuestros días son las ruinas que están en el barrio de Bad Godesberg y que a pesar de no constituir el edificio originario en su totalidad, siguen siendo muy interesantes de visitar.

Museo de Arte moderno de Bonn: dispone de importantes colecciones de arte del siglo XX entre los que figura su autor más importante, August Macke, el cual vivió durante largas temporadas en esta ciudad, donde desarrolló su faceta más creativa.

Moverse en Bonn

El aeropuerto más próximo a Bonn es el de Konrad Aenauer Flughafen, que es el que comparten las ciudades de Colonia y la de Bonn, por lo que tanto para una como para la otra, esta es la terminal más solicitada. En el caso de Bonn se encuentra a 22 kilómetros del centro de la ciudad por lo que es necesario tomar un medio de transporte para acercarse el núcleo urbano. Además de la posibilidad de alquilar un coche, lo más recomendable es hacer uso de los trenes que parten constantemente tanto en dirección a la ciudad como al aeropuerto de manera que ambos se encuentran muy bien comunidados.

No se aconseja el desplazamiento en coches alquilados tanto porque el tráfico puede ser caótico y más aun sin conocer bien la ciudad como porque Bonn dispone de un sistema de transporte público que facilita el desplazamiento a los turistas, a precios muy asequibles.

Fiestas de Bonn

Al viajar a Bonn el Festival de Rheinkultur es uno de los eventos que nadie debe perderse. Este es uno de los más interesantes de los que se celebran en la región de Renania del Norte y tiene lugar en el mes de julio, cuando hace buen tiempo. Es de hecho uno de los mejores festivales al aire libre de Alemania y en ello los grupos se van dando a conocer en los conciertos de forma que muchos de ellos luego saltan a la fama desde aquí.

El Rheinkultur se celebra todos los años en el Rheinaue, el más grande de los parques de Bonn que está muy bien comunicado y que posee varias lagos a su alrededor a orillas del Rin. Su infraestructura es muy completa y dispone de varios escenarios distintos con estilos muy diferenciados dentro de las variedades musicales.

Comer en Bonn

La gastronomía típica de Bonn es la germánica por lo que lo más abundante son las carnes. Sin embargo al ser una ciudad tan cosmopolita hay restaurantes de todas las clases y nacionalidades como los mexicanos, italianos o asiáticos entre otras por lo que cualquier turista encuentra aquí un restaurante de su gusto.

Para los golosos, es una ciudad con una gran tradición en platos dulces que sobre todo se pueden degustar en cafés tranquilos que están repartido por todo Bonn.

Recomendar

Viajes.net Bonn

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

6 / 10

80 votos

3893 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados