Andorra

viajes Andorra

ofrecido por
Buscando…

Buscador GRATUITO de vuelos baratos, ofertas viajes y hoteles

Andorra

La amplia oferta de estaciones de esquí alpinas y de fondo, así como la gran variedad y calidad de actividades complementarias de esquí y ocio, convierten al Principado en un destino de referencia en invierno, y una alternativa de montaña muy interesante en verano.

Viajes Andorra Entre España y Francia existe un pequeño territorio de 468 km2 y poco más de 65.000 habitantes llamado Andorra. El paraje está encajado entre tres valles de los Pirineos formados por los ríos Valira del Nord y Valira d'Orient. Posee una gran variedad de atractivos para el turismo, sobre todo los deportes de invierno gracias a su altitud media que ronda los 1996 metros y que hace muy habituales los viajes Andorra .

El clima es de alta montaña con influencias mediterráneas, por lo que tiene un alto porcentaje de días soleados. Los inviernos son fríos y los veranos suaves, las temperaturas varían según la altitud y orientación, paro suele estar entre los -2 y los 24ºC,., según la época del año.,

La leyenda cuenta que Carlomagno fundó Andorra en 805, en reconocimiento a la ayuda prestada por sus habitantes contra los sarracenos. Más de mil años después, el 14 de marzo de 1993 sus habitantes aprobaron la primera Constitución de Andorra que convertía al país en un coprincipado parlamentario con capital en Andorra La Vella. El territorio se divide administrativamente en siete parroquias.

La población se concentra en los dos grandes núcleos de Andorra la Vella y Escaldes Engordany que son, con Pas de la Casa, los grandes centros comerciales y empresariales del país. Otras poblaciones con una importancia secundaria respecto al número de habitantes son Encamp y Sant Julià de Lòria que, a pesar de ello, son centros residenciales, pero mucho menos comerciales que la capital y alrededores.

El catalán es la lengua oficial y única en los ámbitos administrativo y oficial. En la calle, sin embargo, se habla mucho español y, secundariamente, francés y portugués.

El turismo más popular en Andorra es el de los deportes de invierno, pues existen importantes estaciones de esquí en el país: Ordino Arcalís, Pal, La Rabassa, Pas de las Casas y Soldeu. Pero con la llegada del buen tiempo no acaba la oferta de actividades deportivas, porque en los meses de más calor se practica muntain bike, trekking, hidrospeed y equitación entre otras muchas posibilidades. Su naturaleza montañosa, con bellos lagos y paisajes, hacen Andorra atractiva en cualquier época del año.

Al viajar a Andorra hay que considerar que el termalismo es otra posibilidad interesante en esta zona de abundantes aguas ricas en azufre. Caldea es el lugar más representativo y el mayor centro termo lúdico del sur de Europa. Permanece abierto todo el año, tanto para descansar y relajarse, tras una jornada de esquí en invierno, como tras una larga caminata de senderismo en verano.

Cultura en Andorra

Más de mil años avalan el patrimonio arquitectónico, cultural y popular de Andorra. La riqueza románica que pervive en el Principado es una muestra fiel de sus orígenes y tradiciones. Aquí, el arte se integra en la naturaleza, la cultura tradicional y las manifestaciones artísticas más modernas.

Arquitectura y monumentos. Andorra es sinónimo de arte románico. En sus valles hay más de cincuenta iglesias y también puentes medievales. Las iglesias más destacadas son la de Santa Coloma, siglo IX, una de las más antiguas y de las pocas que tienen el campanario circular que, en este caso, es del siglo XII, y la Iglesia de Sant Miquel d’Engolasters, siglo XII, que tiene un campanario de casi dieciocho metros. También son muy importantes las pinturas murales y los retablos barrocos de Sant Climent de Pal y los de la Iglesia de Sant Martí de la Cortinada en Ordino.

Otras maravillas del románico son el Crist en Majestat y el retablo que hay en la Iglesia de Sant Joan de Caselles en Canillo, y la Iglesia de Sant Romà de les Bons situada en Encamp. También destacar la Iglesia de Sant Serni de Nagol, construida sobre una roca, que alberga pinturas murales del siglo XI, y el Puente de la Margineda en Andorra la Vella. La Casa de la Vall, el Santuario de Meritxell y los pueblos típicos de Pal y Ordino son otras de las visitas obligadas.

Museos. Aunque pequeña, Andorra cuenta con gran variedad de museos. Una de las novedades más significativas es la apertura del Museo de las Dos Ruedas en Canillo, espacio que rinde homenaje a la motocicleta y que cuenta con piezas de todos los tiempos. En el Centro de Arte de Escaldes-Engordany se pueden visitar el Museo de Maquetas de Arte Románico, con una muestra de 30 monumentos a escala reducida, y el Museo Viladomat que tiene doscientas cincuenta esculturas del célebre escultor.

Puede resultar muy curiosa la visita a tres antiguas casas tradicionales, hoy reconvertidas en museos, que configuran el Itinerario del Hábirar Rural: la Casa Cristo de 1885 (Encamp), la Casa Rull (Sispony - la Massana) y la Casa d'Areny-Plandolit (Ordino), éstas últimas del siglo XVII.

El Museo del Perfume Fundación Júlia Bonet, situado en Escaldes-Engordany, recuerda que Andorra es el país de las mil fragancias. Se trata de un homenaje a la tradición comercial y perfumera del país que en su pequeño territorio cuenta con más de cien perfumerías.

Música. La música ocupa un lugar importante en Andorra como muestra el conjunto de eventos que se celebran en el Principado. Destacan la Temporada Festival Colors de Música de Escaldes–Engordany que se celebra a lo largo del año y el Festival Internacional Narciso Yepes que tiene lugar en el Auditorio Nacional de Andorra en Ordino durante el otoño. Otro de los eventos internacionales es la Temporada de Musica y Dança de Andorra la Vella y Sant Julià de Lòria, que se celebra de noviembre a mayo y el Concurso internacional de piano Premio Principado de Andorra que se convoca en noviembre en Escaldes–Engordany.

Deportes de Invierno

Esquí. El país ofrece tres estaciones de esquí alpino en dos dominios esquiables: Grandvalira (Pas de la Casa–Grau Roig y Soldeu–El Tarter) y Vallnord (Ordino–Arcalís y Pal–Arinsal Mountain Park), que suman conjuntamente 177 pistas que representan 284,5 kilómetros esquiables, 110 remontes mecánicos, los servicios de 700 monitores y 1385 cañones de nieve que garantizan la práctica de los deportes blancos durante toda la temporada. Esta oferta, junto con la de Naturlandia-La Rabassa y la del Parador Canaro, hacen que Andorra se considere un paraíso blanco.

Si lo que busca son otras sensaciones de invierno, en el viaje Andorra tambien puede realizar paseos con raquetas diurnos y nocturnos, excursiones con trineos tirados por perros, construcción de iglúes, descensos en bicicletas de nieve, telemark, salidas en motos de nieve e incluso practicar el patinaje sobre hielo en el Palacio de Hielo de Canillo.

El ocio del agua

Actualmente las aguas termales se han convertido en uno de los principales atractivos turísticos de Andorra, la propuesta lúdica del tercer milenio en turismo de salud. El Principado es un paraje privilegiado para recuperar la vitalidad y la forma física gracias a sus fuentes termales, de dónde emana agua rica en azufre a más de 68 º C. En Andorra, cada vez más hoteles y establecimientos privados ponen a disposición del visitante la posibilidad de disfrutar de esta riqueza.

Las aguas termales de Andorra están localizadas fundamentalmente en la parroquia de Escaldes-Engordany. Así, el nombre de Escaldes proviene del tiempo de la romanización, Calidae (lugar dónde emanan las aguas calientes). Caldea, con sus enormes y divertidas instalaciones, hace de esta fuente de salud, un momento de relax y ocio que se puede disfrutar en familia a la vez que se mejora la piel, la circulación, o el tono vital.

De compras por Andorra

Hasta un 30% más barato, pueden costar algunos productos, según un estudio realizado recientemente por l’Asociación de Comerciantes y Propietarios de l’Avenida Meritxell, uno de los principales ejes comerciales, y concluye que el diferencial de precios entre España y Andorra está entre el 11 y el 31%. Los productos donde hay más diferencia son los de perfumería, alimentación, electrónica, moda y complementos, entre otros.

Los precios competitivos, la calidad, y sobre todo la tradición son algunos de los factores que hacen de Andorra un punto de compras internacional. En sus más de mil quinientas tiendas se encuentran productos de los cinco continentes. La mayoría de las tiendas se concentra en las parroquias de Andorra la Vella, Escaldes–Engordany y Pas de la Casa. En Sant Julià de Lòria es donde se encuentran los grandes centros comerciales.

Las franquicias. Antes de comprar hay que tener en cuenta el paso por la aduana. Las franquicias aduaneras marcan el límite a partir del cual hay que declarar y pagar impuestos en la aduana. La actual franquicia para productos de consumo propio y no sujetos a legislación especial es de 900 € por persona.

Fiestas en Andorra

La marratxa (Sant Julià de Lòria), el baile de Santa Anna (Escaldes–Engordany), el contrapàs (Andorra la Vella), el baile de tarde (Sant Julià de Lòria) y la sardana son algunas de las danzas tradicionales del folklore andorrano. En las fiestas mayores de Andorra y en otras muestras culturales, el Esbart Santa Anna, el Esbart San Romà y el Esbart Lauredià interpretan algunas de estas danzas típicas y ofrecen un espectáculo que combina los usos y costumbres de la vida de montaña y la danza contemporánea internacional.

Las fiestas y tradiciones populares suelen coincidir con celebraciones de carácter religioso o con ciclos naturales de la tierra. Destacan el aplec de Canòlich el mes de mayo, el Roser de Ordino en julio, el Día de Meritxell, la patrona de Andorra, el 8 de septiembre y la Feria de Andorra la Vella en octubre. También cabe destacar el Día de Sant Jordi el 23 de abril, la feria de Santa Llúcia en diciembre, la Fiesta de la Candelera en Canillo, el carnaval de Encamp en febrero y la cantada de caramelles en el mes de marzo.

Comer en Andorra

Algunos de los signos de identidad andorranos siguen presentes en las antiguas casas tradicionales de alta montaña denominadas bordas. Si bien antiguamente se guardaba en ellas el grano y el ganado, en la actualidad veinticinco de ellas han sido transformadas y acondicionadas como restaurantes. El itinerario de las bordas permite disfrutar de una arquitectura peculiar, una cálida y acogedora decoración, y de la cocina tradicional andorrana elaborada con productos de primera calidad.

Este itinerario es un recorrido por las tradiciones y el estilo de vida de los antiguos habitantes de Andorra y tiene lugar en todo el país. Cada uno de los restaurantes tiene su propia personalidad, pero en general, es recomendable probar los embutidos típicos como la donja, la secallona o la bringuera, maridados con las mejores añadas de vinos, que son el punto de partida gastronómico de estos restaurantes como lo es también el mar y montaña. Además de las habas con chipirones, aquí es recomendable saborear el churrasco andorrano con denominación de origen, la escudella en invierno, las setas o la trucha en temporada.

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

5.5 / 10

57 votos

2806 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados