Salzburgo

viajes Salzburgo

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Salzburgo

Esta ciudad es famosa por ser el lugar donde nació el compositor Wolfgang Amadeus Mozart por lo que casa en la que pasó sus primeros dieciocho años de vida es uno de los princiopales monumentos que los turistas visitan en sus viajes Salzburgo.

Visitar Salzburgo

Viajes SalzburgoSalzburgo es la cuarta ciudad de Austria y la capital de la región austriaca del mismo nombre, cuyo nombre venía a significar Castillo de la Sal ya que en el siglo VIII se transportaban desde allí barcas cargadas de sal.

Hoy su actividad económica es mucho más diversa aunque es el sector servicios y el turismo el que le ofrece un estatus que le hace situarse entre las ciudades más conocidas del mundo por lo que no es de extrañar que cada año sean miles las personas que hacen viajes a Salzburgo.

Como asentamiento poblacional es bastante antiguo ya que se han encontrado huellas que se remontan a tiempos muy antiguos especialmente en la colina de Rainberg donde se supone que existió una ocupación continuada desde el Neolítico hasta que los romanos conquistaron la zona bajo las órdenes del emperador Augusto. También se han encontrado restos de de fortificaciones de lo que en la Edad de Hierro en la colina del castillo y en el Kapuzinerberg por lo que se supone que aquí estuvo el centro más importante del pueblo celta conocido por los romanos como los ambisontii.

En un principio, los romanos agruparon varias pequeñas comunidades agrícolas en una ciudad a la que se le conoció como Juvavum, durante el año 15 a.C. lo que se considera que fue una adaptación del nombre celta de Iuvavo. Pronto esta región se conviritó en municipium durante el 45 d.C. cuando reinó el emperador Claudio momento en que se constituyó como la población más importante de la provincia de Noricum.

Sin embargo no tardaría en decrecer su importancia durante este siglo cuando la frontera de la provincia se colapso y la ciudad pasó a ser una ruina en el siglo VII. Con las minas de sal y su explotación más de cien años después por parte de San Ruperto, no sólo se le cambió el nombre por el actual sino que además consiguió el título de sede de un obispado y más delante de un arzobispado, lo que es una ejemplo claro de cómo se inició la popularidad de Salzburgo. De esta época datan sus calles empedradas y estrechas que tan características y bellas son.

Geográficamente está rodeada de montañas y bañada por las orillas del río Salzach, lo que ha ayudado a que disponga de unas de las mejores vistas dentro de las ciudades austriacas. De hecho los alrededores alpinos contrastan con su centro histórico de enorme riqueza cultural que le ha hecho ser nombrado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad desde el año 1997.

Además de sus montañas y su casco antiguo, es muy conocidas por haber sido la ciudad en la que nació uno de los mejores compositores del mundo, el famoso Mozart por lo que es un destino prioritario para los amantes de la música que encuentran al viajar a Salzburgo muchas de las herencias que ha dejado en la ciudad este excepcional personaje. No en vano hoy la tradición musical de Salzburgo es mundialmente conocida y su festividad más importante está dedicada a este arte.

El centro histórico de Salzburgo es típicamente continental lo que hace que se caracterice por inviernos muy fríos y veranos suaves. En las épocas invernales las temperaturas no suelen rebasar los 3ºC siendo además muy frecuentes las nevadas.

En primavera se disfruta de temperaturas más moderadas que están en torno a los 8 y los 13º C, mientras que en verano es normal situarse en torno a los 23ºC. Por todo ello, el mejor momento para planificar los viajes Salzburgo están en los de primavera y verano, es decir entre mayo y septiembre cuando tanto las temperaturas como las horas de luz solar hacen más agradable pasear por sus calles.

Lugares de interés en Salzburgo

Catedral: es un edificio barroco datdo en el siglo XVII y que constituye uno de los mejores ejemplos del estilo barroco austriaco. Se encuentra en el centro de la ciudad vieja y está consagrada al santo Ruperto de Salzburgo considerado fundador de la ciudad. A pesar de que dispone de particularidades arquitectónicas típicas de Austria lo cierto es que su diseño en algunas partes como el alero, tiene fuertes influencias italianas.

Se supone que su emplazamiento pudo estar destinado en el pasado a los sacrificios de culto celta y romano aunque parece que esta hipótesis está más cerca de la leyenda que de la realidad. Lo que sí se sabe es que ha sido construida sobre una catedral primitiva construida en los tiempo del obispo Virgilio de Salzburgo.

Palacio de Mirabel: fue construido en el año 1606 y en un principio se le conoció como Altenau, aunque más tarde este nombre se le cambió por el actual. Durante el siglo posterior, el XVIII vivió varias remodelaciones debidas a Lukas von Hildebrandt y a pesar de que se trató de respetar los frescos originales, una serie de catástrofes naturales los acabaron por deteriorar.

Hoy todavía se realizan remodelaciones con las que se trata de recuperar su aspecto neoclásico pero aun así puede visitarse y conocer algunas de las obras que alberga como las del escultor Georg Raphael Donner que vivió en el siglos XVIII y que está considerado uno de los mejores artistas barrocos del centro de Europa.

También se recomienda visitar en este palacio los jardines y fuentes que fueron diseñados por Fischer von Erlach en 1690 y que son una de las partes más bellas del conjunto palaciego.

Fortaleza de Hohensalzburg: es junto con la catedral el monumento más emblemático de esta ciudad y cuenta con el honor de ser la más grande y mejor conservada de Europa. Su construcción se inició en el año 1077 por parte del Príncipe-Arzobispo Gebhard von Helffenstein, aunque a lo largo del siglo XVII fue ampliada añadiéndole las torres, los bastiones, los muros y las trincheras.

Es muy característico el hecho de que se pueda ver varias veces repetido el símbolo de la fortaleza, la remolacha que está grabada en muchos de los relieves de sus muros, como consecuencia de la decoración que se llevó a cabo en el siglo XV dentro del estilo gótico tardío.

Casa de Mozart: aquí nació y vivió hasta los dieciocho años este compositor austriaco que ya en su tiempo fue considerado un auténtico genio. Se han conservado algunos de sus objetos personales como su primer violín además de algunos manuscritos que datan de diferentes épocas de su vida. Además hay otros no vinculados con la música como su ropa y l oque quizá es el más personal de todos ellos, unas tarjetas de cumpleaños que su hermana hizo para él. A pesar de que la entrada es bastante cara, merece la pena visitarla.

Moverse en Salzburgo

El aeropuerto no está a más de 4 kilómetros por lo que se encuentra muy cerca de esta ciudad. Es además un aeropuerto bastante importante que dispone de vuelos regulares con algunas de las más destacadas ciudades europeas como Fráncfort, Viena, Londres, París, Amsterdam o Zúrich entre otras.

Con el centro urbano está comunicado a través del servicio de autobús que dispone de horarios bastante regulares de 10 minutos en lso días ordinarios y de 30 en los domingos y festivos. También en autobús se pueden desplazar los turistas de un lado a otro de Salzburgo ya que los taxis son algo más caros.

Fiestas de Salzburgo

En el viaje a Salzburgo su festival es el evento más importante ya que en él se dan varios conciertos de música y representaciones teatrales que rinden homenaje a sus figuras más importantes y entre las que Mozart destaca sobre todas. Está considerado como el más concurrido e interesante de los festivales de su categoría.

Se lleva celebrando desde el año 1877 por lo que además es uno de los más antiguos, aunque durante los grandes periodos bélicos fue discontinuo y no se ofreció anualmente como ocurre en la actualidad.

Comer en Salzburgo

La gastronomía austriaca se ha basado desde su origen en la mezcla de las especialidades centroeuropeas. El hecho de que el territorio estuviera gobernado por los Habsburgo hizo que bajo el imperio que estos crearon fuera corriente la presencia en la ciudad de cocineros de todos los reinos conquistados dando como resultado un repertorio de cocina muy amplio.

Algunos de los platos que se pueden degustar aquí son el escalope a la vienesa, la trucha a la molinera, el Tiroler Gröstl y dentro de los postres el Sachertorte que es la famosa tarta de chocolate vienesa.

Recomendar

Viajes.net Salzburgo

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

6.5 / 10

66 votos

4003 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados