Brujas

viajes Brujas

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Brujas

Considerado por muchos como la Venecia del Norte, Brujas ha conservado el rico legado que a lo largo del tiempo le hizo ser una importante metrópoli cuando su puerto era una fuente de riqueza. Aunque hoy no disponga de ese poderío de potencia económica, los turistas no se verán defraudados con la ciudad gracias a su increíble belleza.

Visitar Brujas

Viajes Brujas(flanders)En la actualidad, Brujas es una ciudad apacible, alterada si acaso por los turistas que cada día llegan hasta allí llamados por la belleza de los canales y el encanto de sus casas, cualidades que desde el año 2000 la han convertido en Patrimonio Mundial.

Su centro urbano es uno de los principales atractivos europeos, gracias a que ha mantenido las estructuras de su arquitectura medieval, aunque hayan debido ser reconstruidas en algunas ocasiones. También son muy llamativos sus canales, que le han hecho ser llamada junto con Ámsterdam y Estocolmo, la Venecia del norte.

Cada día hay programadas pequeñas excursiones de media hora por estos canales, salvo en los meses de invierno. En estas travesías es posible ver el centro de la ciudad desde otro punto de vista, siendo especialmente bello el tramo que discurre desde la iglesia de Buró hasta la de Nuestra Señora. Durante este tiempo es posible ver algún que otro cisne, animal que dispone de una leyenda regional según la cual, durante una revuelta contra Maximilano de Austria, en el siglo XV uno de sus nobles fue decapitado. Este alto dignatario llevaba en su escudo de armas un cisne, y una vez sofocada la revuelta, Maximiliano le impuso al pueblo la penitencia de que a partir de entonces debían alimentar a los cisnes de los canales, algo que todavía se hace.

Además de los canales, los turistas tienen la posibilidad de recorren la ciudad a pie o incluso en carruaje de caballos o en bici, para lo que hay muchos puestos y agencias preparadas para prestar ese servicio. Desde luego lo mejor para conocer y disfrutar la ciudad es dejar aparcado el coche y recorrer cerca sus calles.

El clima de Brujas no es demasiado agradable por lo general, aunque gracias a su proximidad al mar y a los canales, no tiene temperaturas demasiado bajas en invierno, que se alternan entre los 0º a 10º C. Es además una ciudad muy lluviosa, precipitaciones que hasta pueden producirse en los días de verano. Los meses más calurosos son los de julio y agosto, con unas temperaturas medias de 20º a 25º C.

Cultura en Brujas

Museos: Algunos de los nombres más conocidos de artistas belgas se encuentran ligados a esta ciudad. En los viajes a Brujas, es posible conocer la obra de artistas como Van Eyck, Memling, Petrus Christus, Gérard David, Isenbrandt Ambrosius Benson o Jan Provost, todos ellos representados en sus museos.

Uno de los más interesantes es el Groeningemuseum, donde se encuentran todos los pintores anteriormente nombrados. Lo más destacado es la sala de primitivos flamencos, aunque también se pueden ver aquí importantes obras de otras épocas e incluso del periodo actual.

El Antiguo Hospital de San Juan, es famoso por las seis obras de que dispone en su colección del pintor Memling, además del relicario de Santa Úrsula y una reconstrucción de una farmacia del siglo XVII.

Otros lugares de interés son el museo Gruuthuse, situado en un viejo palacio, la sala renacentista Brugse Vrije en la plaza Burg, y la sala gótica del Ayuntamiento.

Monumentos: En los viajes a Brujas, los turistas suelen concentrarse en la Markt o Plaza Mayor o Grand Place y en la plaza Burg contigua a la anterior. Las fachadas de sus casas, disponen de una armonía especial aunque la más impresionante de todas es el Campanario y la estatua del centro de la plaza dedicada a los héroes locales. Este campanario es el símbolo más conocido de la ciudad, perteneciente al estilo gótico y con más de 80 metros de altura. En su interior hay un pequeño museo dedicado a este edificio, además de unas vistas muy recomendables de la ciudad.

El otro gran monumento es el de la Catedral de san Salvador, la iglesia más antigua de Brujas, que data de entre los siglos XI y XV. Su torre de más de 100 metros de altura, se puede ver casi desde cualquier punto de la ciudad. En su interior son muy interesantes las tumbas de origen medieval como el museo en el que se albergan obras de artistas flamencos como Dirk Bouts y Hugo van der Goes.

Moverse en Brujas

Parte de los viajes a Brujas llegan a través de su aeropuerto principal, el de Ostend-Bruges, al que llegan muchos destinos procedentes de diferentes ciudades europeas.

En su interior, la ciudad dispone de un sistema de autobuses muy organizado, cuyas estaciones más importantes se encuentran mayoritariamente en el centro de la ciudad, en las áreas de Markt, Wollestraat, Biekorf, Kuipersstraat.

En cuanto al coche, no es un transporte que se recomiende durante la visita a esta encantadora ciudad belga, e incluso los propios habitantes ven como cada vez se reduce más la circulación con este transporte, especialmente por las zonas del centro de la ciudad para preservar su centro histórico.

Como ya se ha dicho lo más recomendado es hacer la visita a pie, o hacer uso de los paseos en canal e incluso en bici, como corresponde a una ciudad estudiantil como esta.

Fiestas de Brujas

Como ocurre en las ciudades más turísticas de Europa, las principales atracciones para los más jóvenes es la vida nocturna de los lugares que visitan. En el caso de Brujas hay una intensa vida social en sus noches, lo que también se ha desarrollado por la cercanía de las universidades y residencias de estudiantes.

Las fiestas tradicionales de Brujas, están centradas especialmente en destacar su pasado medieval uno de los más significativos de toda la zona europea.

Además en los meses de verano se celebran un buen número de festivales de música que se dan hasta bien entrado el mes de septiembre.

Comida en Brujas

En cuanto a la comida, Brujas se diferencia y ha adquirido una fama especial pro sus chocolates y pralines que se venden en cualquiera de las deliciosas pastelerías de la ciudad.

Como ocurre en el resto de Bélgica, dispone de una fuerte influencia francesa e incluso alemana aunque además hay restaurantes de todo tipo que permiten disponer de una amplia oferta gastronómica.

Recomendar

Viajes.net Brujas

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

6.52 / 10

99 votos

11105 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados