Bielorrusia

viajes Bielorrusia

ofrecido por
Buscando…

Buscador GRATUITO de vuelos baratos, ofertas viajes y hoteles

Bielorrusia

Los viajes a Bielorrusia están especialmente indicados para los viajeros que buscan lugares remotos y poco explorados a pesar de que cada día son más los turistas que han cambiado las zonas tropicales por un tipo de turismo de invierno más novedoso. Sea cual sea el motivo para viajar hasta aquí, es un país muy interesante que destaca por muchas razones pero esencialmente por una geografía como mínima curiosa y una población agradable y hospitalaria.

Visitar Bielorrusia

Viajes BielorrusiaEn los viajes Bielorrusia, cuyo nombre oficial es el de República de Belarús y que durante mucho tiempo fue llamada la Rusia Blanca, se aprecia que el país se encuentra en un territorio totalmente llano y dividido en tres zonas geográficamente diferenciadas en la que el norte se encuentra poblada de lagos, la zona central de bosques y la sur muy pantanosa, conocida como los Pantanos de Prypett, y que se encuentra deshabitada.

Etimológicamente procede de la palabra Biel que significa blanca y rus que hace referencia al nombre que en el medievo se daba a los estados eslavos orientales en los que se componía Rusia, por lo que su traducción sería la Rusia Blanca, nombre con el que fue conocido este país durante mucho tiempo.

La población actual, en su mayoría eslava, se estableció en la zona entre los siglos VI y VIII, estando en contacto con los varengos, una tribu organizada en torno al principado de Pólatsk que se localizaba en la actual Bielorrusia del norte.

En el siglo XIII estos principados se vieron muy perjudicados por la invasión de los cruzados, momento en que los territorios bielorrusos pasaron a formar parte del nuevo Gran Ducado de Lituania, siendo la primera capital la ciudad de Voruta, la cual todavía no se ha encontrado. Fue este un momento de paz bastante largo a pesar de que en el territorio convivían diferentes pueblos y credos religiosos, por lo que es uno de los pocos ejemplos de tolerancia que se han dado a lo largo de la historia de la humanidad.

Más adelante pasaría a ser un escenario importante de la historia de Europa ya que tras la revolución rusa de 1917 y el fin de la ocupación alemana en la Primera Guerra Mundial, Bielorrusia declararía su independencia algo que no duraría demasiado tiempo puesto que la URSS lo consideraba un país muy estratégico e importante.

En la Segunda Guerra Mundial se convirtió en un objetivo prioritario para los nazis alemanes ya que de esa forma se aseguraban una buena posición para amenazar y arrinconar a la URSS.

En la actualidad es en cambio un país tranquilo de manera que los viajes Bielorrusia permite conocer en ciudades como Minsk el ambiente de una antigua ciudad soviética, que se refleja en la monumentalidad de los edificios y del conjunto del urbanismo de esta población a pesar de que muchos de estos edificios son inhabitables en un lugar con unas condiciones climáticas tan duras.

Donde mejor se puede admirar la realidad de los bielorrusos es en el campo ya que ha sido este el escenario normal de la población que siente mucha curiosidad hacia los turistas. Son además, por lo general, gente muy agradable y hospitalaria.

Tampoco hay que perderse en el viaje Bielorrusia algunos de los enclaves naturales más impresionantes del país entre los que destaca sobre todo el bosque primigenio de la Belavezhskaya Pushcha, siendo este lo más parecido a un bosque fósil en el que se han conservado lo que en la antigüedad fue una de las áreas boscosas más inmensas de Europa, dando una muestra de cómo el paso del tiempo y la actividad humana han cambiado el aspecto del planeta.

Además de este tiene otros cuatro lugares declarados patrimonio mundial, de los cuales dos comparte con sus vecinos y que son la Belovezhskaya Pushcha, compartida con Polonia y el Arco Geodésico de Struve, compartido con Estonia, Finlandia, Letonia, Lituania, Noruega, Moldavia, Rusia, Suecia y Ucrania, mientras que propios dispone de los castillos de Mir y de Niasvizh.

Según la región en la que nos encontremos el clima variará más o menos de forma que las regiones occidentales, cercanas al Báltico dispone de lluvias muy aundantes con temperaturas moderadas, mientras que las orientales con más secas y se dan más variaciones de temperaturas que pueden resultar hasta bruscas.

No obstante en general el clima es de tipo continental con temperaturas medias en torno a los 17 y 19°C en verano y los -4º C en invierno.

Lugares de interés en Bielorrusia

Minsk: es la capital de Bielorrusia y también la mayor ciudad del país. Hubo de ser totalmente remodelada tras los destrozos sufridos en la II Guerra Mundial de manera que su nueva arquitectura lejos de tratar de reproducir los edificios derribados siguió las líneas de la concepción estalinista, lo que se traduce en edificios colosales, largas avenidas sin casi circulación y bloques de apartamentos funcionales.

Es en general una arquitectura más bien fría, aunque todavía pueden verse algunos pocos edificios de otros siglos especialmente en el casco antiguo, siendo estos los más interesantes para la mayor parte de los turistas en sus viajes Minsk. Entre ellos destacan sobre todo las construcciones de arquitectura renacentista en ladrillo bicolor y con variadas decoraciones interiores realizadas la mayor parte con pinturas al fresco y molduras doradas. También resulta muy interesante la influencia de la Rusia zarista del siglo XIX y que ha podido mantenerse tras el conflicto bélico.

Gorki: ha sido durante mucho tiempo la gran ciudad industrial perteneciente a la Federación de Rusia en parte favorecido por el hecho de que allí se encuentra uno de los puertos más importantes del país sobre el río Volga. De hecho, durante el siglo XIX se realizaba allí la feria comercial más importante de Rusia lo que la convirtió en una ciudad de gran esplendor en un país bastante influenciado por las bajas temperaturas.

Recibió su nombre en honor del escritor ruso Máximo Gorka el cual nació y se crió en los barrios bajos de forma que fue sobre todo un escritor volcado a describir las penurias de la clase pobre. Hoy toda la ciudad recuerda a su ilustre personaje a través de monumentos y de la conservación de los lugares emblemáticos en los que estuvo.

Brest: es también una ciudad preferentemente industrial muy importante por ser un punto de comunicaciones y de intercambio de mercancías, además de personas, desde la Unión Europea hasta la Europa Oriental.

Sin embargo, turísticamente es mucho más importante el hecho de que aquí se encuentre uno de los mayores atractivos de Bielorrusia, la Reserva Natural Belavezhskaya Pushcha que es una porción de bosque primigenio que se ha conservado tal y como estaba hace miles de años, siendo único en su especie y una de las fuentes de información histórica y natural más importantes del mundo.

Moverse en Bielorrusia

No existen vuelos directos hasta Bielorrusia, por lo que lo más económico y seguro es volar con la aerolínea checa Czechs Airlines vía Praga o con Lufthansa vía Frankfurt, para luego parar en el aeropuerto de Minsk.

También es posible acceder a este país con otros medios de transporte como el ferrocarril que lo une con cinco países o en autobús desde lugares como Polonia o Lituania en trayectos de aproximadamente cuatro horas de duración, aunque sigue siendo una de las formas más incómodas de viajar.

Fiestas de Bielorrusia

Las fiestas están muy relacionadas con el mundo de la cultura, siendo algunas de las más conocidas la Convención Nacional de Compositores Bielorrusos que tiene lugar en abril y sobre todo el Festival de Poesía que se celebra en el el lago Svityaz en el mes de junio, en un entorno inmejorable.

Tampoco hay que perderse el Musical Bielorruso de Otoño momento que se congregan los mejores intérpretes del país durante la última semana de noviembre.

Comer en Bielorrusia

Al viajar a Bielorrusia los mejores restaurantes de la capital son una buena elección para degustar la gastronomía típica de este país, que sin embargo no es demasiado variada ni elaborada. Para la mayor parte de los bielorrusos la dieta se compone de alimentos muy básicos como el pan, las papas, el repollo y el cerdo, sin embargo sí se dan algunos platos interesantes como la kotleta po krestyansky, que es un tipo de chuleta de cerdo servida en salsa de champiñones o el shtchi, una sopa de chucrut, papas y cebolla frita. También es muy habitual que a los turistas se les sirva pan de centeno con un poco de sal en un lado y que viene cubierto con un paño tradicional que se llama rushnik.

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

6.5 / 10

93 votos

4438 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados