Minsk

viajes Minsk

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Minsk

La capital de Bielorrusia es además una de las más frías del continente europeo, lo que ha hecho que durante mucho tiempo no se tuviera como un lugar de vacaciones y de turismo preferencial. Sin embargo, el hecho de que cada vez sean más los viajeros que huyen de los destinos habituales, ha conseguido situarla como una de las ciudades más interesantes para conocer, aunque eso sí, en los meses de verano cuando las temperaturas son algo más elevadas.

Visitar Minsk

Viajes MinskEn los viajes Minsk los turistas pueden admirar la belleza de la principal ciudad de Bielorrusia que es al mismo tiempo la más grande del país.

Según una antigua leyenda, al parecer hubo un gigante llamado Menesk quien tenía un molino en la orilla del río cercano a la ciudad. Con ese molino, molía las piedras para hacer unos panes que luego alimentaban a sus guerreros y se cree que es de esta historia de donde procede el nombre de la Minsk.

La historia de Minsk se inició en el siglo X con el príncipe Rahvalod de origen vikingo, quien gobernaría un principado llamado Polatsk y que incluía el territorio en el que está la capital de Bielorrusia.

La primera mención de la ciudad data aproximadamente de este momento, y más concretamente del año 1066 cuando se habla de ella con ocasión de la lucha dinástica entre los principados de Polatsk y de Kiev. Sin embargo esta ciudad pronto caería en las manos del Gran Ducado de Lituania y del que en en 1499 recibiría sus privilegios de ciudad.

Sería hacia el año 1655 cuando Minsk se conquistaría por el zar Alejandro I de Rusia y aunque poco después la recuperó el rey Juan II de Polonia, un siglo más tarde volvería a manos rusas al ser anexionada al Imperio Ruso. De este momento datan muchos de sus monumentos y lugares de interés que son visitados en los viajes Minsk.

No obstante, se perdieron muchos de esos edificios con la segunda guerra mundial ya que los nazis bombardearon en más de una ocasión al ciudad hasta que la sitiaron y comenzaron a someter a la población comunista y judía a duras represiones en los guetos. Cuando la guerra terminó en 1945, el 80% de la ciudad estaba en ruinas y por ese motivo, fue reconstruida al estilo soviético en los años siguientes.

Minsk es hoy el centro cultural más importante de Bielorrusia de manera que cuenta con 11 teatros, 16 museos, 20 salas de cine y 139 bibliotecas, lo que da una idea de la importancia de esta capital en la vida cultural Bielorrusia.

Para los turistas serán especialmente interesantes en sus viajes Minsk la gran cantidad de museos de los que dispone y entre los cuales, lo más recomendables son el Museo Bielorruso de la Guerra, el Museo Nacional de Artes, el Museo de Historia y Cultura y el Museo Natural y de Medio Ambiente.

Entre los monumentos no hay que perderse la Catedral Ortodoxa del Santo Espíritu, una de las pocas de estilo barroco que sobrevivieron a la guerra, la Catedral de San Joseph y la Iglesia Fortificada de San Pedro y San Pablo en la que destacan especialmente sus dos torres gemelas.

Al viajar a Minsk hay que tener en cuenta que el clima es de tipo continental y que aunque moderado, las temperaturas son por lo general bastante frías. De hecho, la media climática se encuentra en torno a los - 6,8º C en los meses de invierno y de 17,5 en julio, por lo que se recomienda no viajar hasta aquí en el periodo invernal sobre todo si se viaja desde lugares cálidos en los que le contraste será mucho más duro.

Lugares de interés en Minsk

Catedral del Espíritu Santo: fue durante mucho tiempo una antigua iglesia del monasterio de las monjas de la Orden de San Bernardo y es en la actualidad una de las pocas construcciones del barroco de Bielorrusia que puedo resistir a los bombardeos de los ejércitos nazis en la Segunda Guerra Mundial. Es por tanto uno de los monumentos más antiguos de esta ciudad, ya que fue construida en el año 1642.

Avenida central de los Vencedores: fue la antigua avenida Francysk Skaryna aunque tras la subida al poder de los soviéticos fue remodelada de forma que hoy es uno de los mejores ejemplos del estilo imperio estalinista que gobernó la URSS entre 1932 y 1955. En la actualidad está pendiente de entrar a formar parte de la lista de monumentos de la UNESCO.

Zaslaŭje: es una villa bastante antigua que fundada en el siglo X. De los restos de la muralla que han quedado se ha extraído bastante información de las fortificaciones de la época así como algunos datos sobre este castillo bielorruso.

Iglesia de la Transfiguración: fue construida en el siglo XVI dentro del terreno en el que se encontraba el castillo de Zaslaŭje, concretamente junto a las murallas. En un principio fue un templo calvinista, pero en el siglo XIX, fue convertido en iglesia ortodoxa como consecuencia de la política general de la rusificación.

Iglesia Católica de Nuestra Señora: este templo se construyó en el año 1744 por parte del arquitecto italiano Fontana, siendo uno de los pocos monumentos de la época barroca que han podido llegar hasta el siglo XXI y que llaman la atención de los turistas.

Moverse en Minsk

Esta ciudad cuenta con dos aeropuertos por el que en el viaje a Minsk los vuelos de bajo coste son bastante frecuentes o bien en el aeropuerto de Minsk 1 que se encuentra en el sur de la ciudad o el de Minsk 2 que recibe por lo general los vuelos internacionales con Austria, Alemania, Francia, Chipre, Irlanda, Israel, Italia y Polonia, principalmente.

Fiestas de Minsk

Una de las fiestas más celebradas por sus habitantes y más interesantes para los turistas es el Día de Iván Kupala, que está considerada como una fiesta libertina que disfrutan especialmente los jóvenes. Durante este día se cantan canciones y se salta a través de hogueras. Sin embargo, lo más llamativo es el hecho de que las chicas tejen coronas de flores que luego echan al agua con la intención de que éstas busquen a su amado.

Comer en Minsk

En Minsk el plato más destacado es el de las setas que se combinan con diferentes salsas por lo que en la mayor parte de los restaurantes se sirve este tipo de alimento. Forman parte de muchas recetas como el gribnoy sup que es una sopa de cebada y setas o la kotleta po krestiansky es una albóndiga de cerdo en salsa de setas.

También es muy importante el pescado de río, ya que son muchos los que recorren las tierras de la ciudad, con lo que es uno de los alimentos más populares.

En cuanto a las bebidas se recomienda probar sobre todo el kvas, que es una bebida resultante de la fermentación de malta, azúcar, hierbabuena y frutas.

Recomendar

Viajes.net Minsk

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

7 / 10

54 votos

2745 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados