Transportes Copenhague

Viajes Copenhague

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Transportes en Copenhague

Dinamarca tiene una infraestructura desarrollada con una buena red de carreteras en todo el país; el transporte en tren y en avión es rápido, y hay conexión con barcos y puentes a las islas.

Viajes NullLos transportes Copenhague son muy variados, desde el metro, el autobús y el taxi, hasta el barco de línea regular y las abundantes bicicletas, que hacen de Copenhague una ciudad amable y no congestionada por el tráfico.

El sistema del transporte público en Copenhague esta bien organizado y es eficiente. En general, se anima a los ciudadanos a que no circulen con el coche. Dinamarca es, junto con Holanda, uno de los países en donde un mayor número de gente utiliza la bicicleta como medios de transporte habitual.

En general, los ciclistas tienen buenas condiciones con muchas pistas de bicicleta en todo el país. Sin embargo, el coche es el medio de transporte predominante, y es fácil de conducir en Dinamarca. Los nacidos en la Unión Europea pueden utilizar su carnet de conducir, mientras que los nacidos en otros países deben convertir su carnet de conducir si establecen la residencia permanente en este país.

El transporte desde los aeropuertos a Copenhague

El aeropuerto de Copenhague es el más grande del país y constituye, a la vez, un nexo para el tráfico aéreo entre los demás países escandinavos y el resto del mundo. El aeropuerto de Malmoe sirve también a toda la zona circundante, especialmente para rutas aéreas de precios reducidos.

Desde el centro de Copenhague hasta el aeropuerto de Kastrup lo mejor es el tren. Hay trenes desde Østerport, Nørreport y la Estación Central cada veinte minutos que, a partir de las doce de la noche, se reducen a uno cada hora. El viaje hasta el aeropuerto dura cerca de quince minutos. También es posible coger el autobús, el precio hasta el centro es el mismo que el tren, poco más de tres euros.

Para quien venga desde otras regiones de Dinamarca, hay un tren cada hora desde las estaciones de Roskilde y Høje Taastrup, donde se puede hacer el enlace con los Intercity que proceden de Fionia y Jutlandia. Es más, algunos de estos trenes de largo recorrido acaban su trayecto en el propio aeropuerto.

Desde el centro de Copenhague hasta el aeropuerto de Malmoe, salen cinco autobuses diarios desde una calle lateral junto a la estación central. El precio es de unas cien coronas danesas, trece euros, y la duración del viaje, sin paradas, es de cuarenta y cinco minutos aproximadamente. El problema es que las salidas son muy reducidas.

Para quien no quiera estar pendiente de este horario tan estricto, es recomendable que utilice los autobuses o taxis para llegar a la estación central de Malmoe y allí tomar el tren hasta Copenhague, y viceversa.

El transporte dentro de Copenhague

La forma más rápida de moverse por la ciudad es el tren de cercanías, llamado S-Tog. Tiene como punto de partida la Estación Central de Copenhague, donde confluyen la mayor parte de las líneas. El tren atraviesa la ciudad semienterrado de oeste a este y tiene paradas en Vesterport, Nørreport y Østerport, dentro de la zona central de la ciudad. Fuera de esta zona, comunica los barrios del exterior con el centro de la ciudad de un modo bastante eficaz y rápido. El problema es que hay barrios de la ciudad como Bronshøj, Christianshavn o Amager, a los que no llega, y no sirve para trasladarse de norte a sur de la ciudad.

Metro de Copenhague

El Metro fue ideado para solucionar estas limitaciones. Inaugurado en octubre de 2002, recorre la ciudad de norte a sur y enlaza con las estaciones del S-Tog del centro en Nørreport. Tiene una longitud bastante reducida, aunque ya se trabaja en su ampliación al sur, hasta llegar al aeropuerto, lo que mejorará aún más los transportes en Copenhague .

Autobuses

Los autobuses amarillos completan lo que el metro y los trenes de cercanías no pueden alcanzar. Hay varias líneas de longitud especial marcadas con una letra S, antes del número, que realizan menos paradas entre las estaciones principales.

Para los autobuses nocturnos, el punto de enlace para todos ellos es Radhuspladsen, la Plaza del Ayuntamiento. Por último, en el canal central hay dos líneas de barcos que funcionan como transporte regular.

El transporte público es caro. Se paga por un sistema de zonas y el billete más barato comprende dos de ellas. Un billete sencillo cuesta unas quince coronas, unos dos euros, para cada zona y sirve para todos los viajes que se realicen en un tiempo que viene determinado por el número de zonas que se hayan pagado. Vale tanto para el tren, como para el metro o el autobús. El precio se reduce considerablemente si se compra un bono (o klippekort) de un número determinado de zonas.Existe un billete diario por el que se pagan ochenta y cinco coronas, casi 12 euros, que permite realizar viajes ilimitados durante veinticuatro horas. Además, la Tarjeta de Copenhague también permite estos viajes.

Una herramienta útil para viajar Copenhague es el plan de viaje por Internet, que da horarios detallados para cualquier viaje que se quiera organizar dentro de la ciudad. La dirección es: www.rejseplanen.dk

Bicicletas

La bicicleta es uno de los principales medios de transporte en todas las ciudades de la región, aunque especialmente en Copenhague. La ciudad está pensada para la bicicleta. Casi todas las grandes calles de la ciudad disponen de carriles especiales y, en las que no existen, los conductores respetan al ciclista como si estuviera conduciendo otro coche, lo que hace cada recorrido fácil y seguro.

Hay muchas cosas que favorecen el uso de la bicicleta en las ciudades de la zona las distancias son relativamente cortas y las cuestas escasas, con lo que desplazarse de un lugar a otro de la ciudad no requiere demasiado tiempo o esfuerzo. El único gran enemigo del ciclista es el tiempo. Pero para quien no le tema, sin duda la bicicleta será uno de los mayores descubrimientos de Copenhague.

Para el turista que esté en la ciudad por un corto espacio de tiempo, es posible alquilar bicicletas en algunas tiendas. Quizá las más populares sean las de las estaciones de ferrocarril Central y de Østerbro. Los precios no son excesivamente caros para un paseo o un fin de semana. Hace no muchos años, también existían bicicletas turísticas que ofrecía la ciudad.

Una de las cosas curiosas, y que nos puede dar algún disgusto, es que de noche es obligatorio usar luces delanteras y traseras, y no llevarlas puede suponer una multa de quinientas coronas.

Taxis

Los transportes Copenhague cuentan con cinco empresas principales de taxis: Taxa 4 x 35, Codan Taxi, Hovedstadens Taxi, Ryvang Bilen A/S y Taxamotor. Todos los taxis disponen de licencias y pueden ser reservados por teléfono o parados por la calle. La mayoría de taxis aceptan tarjetas de crédito, aunque los visitantes deben informar al taxista al montar el vehículo. No se suele dejar propina, el servicio va incluido en la tarifa, aunque sí se suele redondear el precio final.

También hay taxis más baratos en bicicleta, compuestos por una especie de calesa detrás con espacio para dos personas. Al igual que los taxis convencionales, los taxi-bicicleta pueden ser reservados por teléfono, parados por la calle y están apostados en las paradas del centro, Tivoli, Radhuspladsen o en Kongens Nytorv. Funcionan con un sistema de catorce zonas y el precio mínimo es 25DKK por un viaje dentro de una zona.

Canales

Por último, en cuanto al transporte por los canales fluviales de Copenhague, en el canal central hay dos líneas de barcos que funcionan como transporte regular.

Recomendar

Viajes.net Copenhague

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

0 / 10

0 votos

4106 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados