Liubliana

viajes Liubliana

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Liubliana

La capital de Eslovenia es también la ciudad más interesante de este país por lo que los viajes Liubliana son bastante habituales entre los turistas que quieren conocer algunos de los más importantes lugares de Europa del Este. Esta es un tierra de castillos y leyendas donde la figura del dragón está presente en todos los rincones de esta ciudad.

Visitar Liubliana

Viajes LiublianaLiubliana se encuentra en el centro del país y aunque se trata de una ciudad mediana, la capital de Eslovenia es el centro más importante de la vida cultural, política, económica y social eslava. Su ubicación geográfica ha hecho que tradicionalmente sea un lugar de confluencia de diferentes culturas e imperios por lo que los viajes a Liubliana permiten conocer una de las más grandes variedades de Europa del Este.

Respecto al significado y origen del nombre de esta ciudad, los historiadores todavía no han llegado a un consenso, aunque la mayoría considera que procede de una antigua ciudad eslava llamada Laburus y que se encontraba en el mismo emplazamiento de Liubliana.

Otras hipótesis sostienen que procede de la palabra latina Aliviana, referida a una inundación que hubo en la ciudad, aunque también es muy posible que venga de Laubach que cuyo significado es marisma. No obstante la hipótesis más extendida aunque menos probable es la que dice que procede de la palabra eslava Luba cuyo significado es amada.

En los viajes Liubliana, las leyendas forman una parte importante de su folclore, y de hecho, una de estas leyendas, de origen griego, se han aceptado como parte de la historia de fundación de la ciudad. Según el relato, el héroe Jasón y sus Argonautas una vez hubieron encontrado el famoso vellocino de oro en Cólquida se dirigieron hacia el norte por el río Danubio hasta llegar a su afluente, el Sava y más tarde al río Ljubljanica. Entre las actuales ciudades de Vrhnika y de Liubliana encontraron un lago rodeado de una marisma donde Jasón venció al dragón de Liubliana que hoy se ha convertido en el símbolo de la ciudad y que se puede ver en cada rincón de sus calles además de en el escudo y la bandera de la ciudad.

El territorio ha estado poblado desde hace mucho tiempo, puesto que ya en el año 2.000 a.C las marismas sobre las que se asienta la ciudad estaban colonizadas por poblaciones que realizaban construcciones de madera sobre pilotes en las que vivían. A ellos les siguieron otros pueblos y tribus entre los que destacan los vénetos y sobre todo la tribu celta de los Taurisci.

Los romanos también se asentaron aquí durante algún tiempo, construyendo el castrum d'Emona, un fuerte atrincherado que más tarde iría dando paso a los núcleos urbanos antiguos una vez que se contuvieron los ataques de pueblos como los hunos.

En el siglo XII aparecería por primera vez el nombre de la ciudad como Luvigana en un documento del año 1144 lo que ha dejado constancia de la importancia que adquirió por aquellos tiempos, obteniendo el estatuto de ciudad en 1220 y el derecho a acuñar su propia moneda.

Al viajar a Liubliana se disfruta aquí de un clima de tipo continental con lo que en los inviernos las temperaturas descienden bastante con heladas y nevadas frecuentes, mientras que en los meses de verano se alcanzan temperaturas muy altas por encima de los 30ºC.

En consecuencia si se puede elegir lo mejor programar el viaje para los meses de primavera en los que las condiciones climatológicas con algo más favorables.

Lugares de interés en Liubliana

Castillo de Liubliana: este castillo medieval está situado sobre la Colina del castillo y es uno de los más antiguos de Eslovenia puesto que parece ser que en el año 1144 ya aparecía en algunos documentos como la sede de los duques austríacos de Carintia.

Es uno de los castillos más encantadores y bellos del mundo, en el que se han inspirado muchos de los cuentos de hadas de la zona por lo que en él la historia real con las historias ficticias se confunden dando lugar a relatos interesantes que gustan mucho a los turistas.

Fuente de Robba: esta fuente de estilo barroco es muy parecida a la de la Piazza Navona de Roma, no en vano fue diseñada por el escultor italiano Francesco Robba quien llevó el modelo artístico de la época predominante en Roma a esta ciudad.

La fuente cuenta con un obelisco, elemento muy popular en las fuentes del barroco y a cuyos pies se están dispuestas tres figuras de mármol blanco que simbolizan los tres principales ríos de Carniola.

Catedral de San Nicolás: es la única catedral de esta ciudad y en ella destaca sobre todo su cúpula verde y sus dos torres gemelas. Está emplazada en el lugar en el que antes había una iglesia románica, que fue destruida por un incendio y que más tarde se reconstruyó siguiendo el estilo gótico, del que conserva algunos elementos mezclados con las incorporaciones barrocas añadidas entre 1701 y 1706.

Esta en la plaza Vodnik, muy cerca del Tromostovje o Puente Triple por lo que permite visitar estos tres monumentos en una sola visita.

Puente de los Dragones: fue construido entre 1900 y 1901 cuando la ciudad formana parte del Imperio austro-húngaro. Es el monumento más reconocido y curioso de Liubliana por lo que casi todos los turistas que deciden viajar hasta aquí pasean por él.

Está además considerado una de las mejores obras del estilo arquitectónico de la Secesión de Viena, más conocida como Art Nouveau, y en él lo más contemplado son los cuatro dragones que acechan desde sus esquinas.

Plaza de Preserenov: está situada en el corazón de la ciudad y en ella hay un gran número de cafeterías y de restaurantes lo que la convierte en el lugar más frecuentado para descansar y tomar algo tanto entre los turistas como entre los propios habitantes.

Se encuentra muy cerca del casco antiguo cuya entrada se encuentra al otro lado de la plaza por lo que es un lugar de paso indispensable en todas las visitas turísticas.

Moverse en Liubliana

El viaje a Liubliana por la red de carreteras eslovenas es muy sencillo ya que al situarse en el centro se puede llegar a ella desde cualquier rincón del país.

No obstante para llegar hasta ella desde cualquier país europeo es mucho más corriente hacer uso del avión y por ese motivo el primer lugar que se pisa es el aeropuerto de Liubliana que está a 26 kilómetros al norte de la ciudad. Los principales destinos con los que mantiene conexión son Amsterdam, Belgrado, Bruselas, Budapest, Helsinki, Londres, París, Praga y Viena, mientras que con otros se peude acceder de forma indirecta haciendo escalas.

En el interior el único medio de transporte público existente es el autobús que aquí es conocido popularmente como trole. No obstante, lo que más se recomienda es hacer la visita a pie para conocer más y mejor de la capital de Eslovenia.

Fiestas de Liubliana

Esta es una ciudad moderna que ofrece a sus habitantes y visitantes una agenda cultural bastante completa. En ella destacan sobre todo dos citas, la del Festival de verano o la Bienal Internacional de Artes Gráficas, que son dos de los encuentros más interesantes del mundo de la cultura en el país.

Además hay otros muchos festivales menores dedicados a disciplinas como el jazz, el teatro o el cine y que pueden interesar a los viajes si coinciden con ellos en sus viajes.

Comer en Liubliana

La gastronomía de Liubliana es uno de las más representativas de las típicamente eslovenas. Entre los platos que más se recomiendan degustar está el štruklji, que es una versión nacional del strudel de manzana o el potica, otro pastel pero esta vez nueves. Tampoco hay que perderse otros platos como el gibanica, que es un hojaldre elaborado con queso serbio.

Recomendar

Viajes.net Liubliana

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

7 / 10

51 votos

2949 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados