Plaza de los Luceros

Viajes Alicante

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Plaza de los Luceros

Una de las plazas más emblemáticas de la ciudad en pleno centro, pues allí acontecen todos los años las típicas mascletás de las fiestas grandes de Alicante, las Hogueras. Por allí suelen pasar también todas las manifestaciones populares, y los aficionados del Hércules C.F no pierden la esperanza de celebrar en la fuente de la Plaza su ascenso a primera división algún día.

Arquitectura Alicante La Plaza de los Luceros es una rotonda circular, de dimensiones no muy grandes y que sirve para ordenar el tráfico en la confluencia de cuatro grandes avenidas de la ciudad: la Avenida de la Estación, la Avenida de Alfonso X el Sabio, la Avenida Federico Soto y la Avenida General Marvá. Este lugar se ha convertido en un lugar muy querido por los alicantinos, sobre todo por celebrarse allí las tradicionales mascletás de las Fiestas de Hogueras y en menor medida, otros actos festivos como las victorias importantes del Hércules, uno de los equipos de fútbol locales.

Fue a principios del siglo XX, en los años veinte, cuando el Ayuntamiento de Alicante propuso un concurso para la construcción de una fuente que adornaría la rotonda creada en 1915 para separar estas cuatro avenidas principales. Entre otros proyectos se presentó el monumento diseñado por Daniel Bañuls, quién ganó el concurso y asumió la obra de la actual Fuente de los Luceros, en 1930.

La Fuente de los Luceros, o de los Caballos como se la conoció hasta los años sesenta, es una fuente dentro de un parque circular, que adorna la rotonda. El parque, con bancos de madera, pensamientos en los bordes y muchas palmeras más o menos simétricas, crean un ambiente agradable en un entorno en principio caótico por el enorme flujo de tráfico de las calles adyacentes.

La Fuente de los Luceros

Es un monumento de estilo expresionista autóctono creado por el artista Daniel Bañuls en 1930, basando su creación en los cuatro luceros que brillan en el cielo, las cuatro estaciones o las cuatro fuerzas de la naturaleza. De hecho, todo el monumento está lleno de multitud de detalles simbólicos, expresiones distintas de lo que Alicante significaba desde el punto de vista del autor.

Bañuls escogió los caballos para expresar todo esto, estaciones, luceros y fuerzas de la naturaleza además de ser los representantes de la abundancia de agua, tan necesaria en Alicante. Los caballos son ,a pesar de nos ser el centro del monumento, las figuras principales del mismo. Tienen además, en sus pechos, un ave exótica, amiga siempre de la libertad.

Los cuatro caballos están puestos de forma, que parecen estar girando como en un carrusel, pues tienen todos la cabeza girada hacia la izquierda y las patas puestas en posición de giro también hacia la izquierda. Este giro de los cuatro caballos, hace una composición en cruz, completamente opuesta a la cruz esvástica.

Pero esta fuente, situada en la Plaza de los Luceros de Alicante, esconde mucha más simbología. Bajo las patas de cada caballo hay un Elfo, seres mitológicos relacionados de la misma forma con el agua a la par que poseedores de tesoros y gran inteligencia. Cada uno de ellos sostiene una esfera, en cuyo centro hay una estrella, representación básica de la fuente, pues son los luceros, y que unidos al hierático giro de los caballos, quieren mostrar el movimiento de las estrellas en el cielo.

Detrás de la cabeza del elfo y de la esfera que representa al lucero, surgen los frutos de la tierra; granadas, uvas, melocotones, manzanas, naranjas e higos representando la fecundidad de la naturaleza, mostrando una relación entre el cielo y la tierra. Sobre la grupa del caballo asoma la figura de un niño abrazando las frutas con su brazo izquierdo y sujetándose el tronco del árbol que nace del lomo del caballo y que representa al ser humano en la cúspide de la naturaleza.

Las Hespérides, fueron la inspiración que siguió el maestro Bañuls a la hora de colocar las cuatro figuras femeninas de la fuente, pegadas a la figura central, con forma de obelisco. Estas cuatro mujeres acogen los cuatro luceros: el lucero de la mañana, el lucero del alba, el lucero de la noche y el lucero del norte. Además estas cuatro mujeres que ya llevan enorme simbología escondida tanto en ellas mismas como en los adornos que las rodean, son también una alegoría a la ciudad de Alicante. La cúspide del monumento es una representación del árbol de la Hésperides que se alza hacia el cielo. El árbol del Jardín y sus frutos tienen la misma idea que el árbol sagrado de muchas otras mitologías.

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

6.56 / 10

36 votos

4135 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados