Playa del Postiguet

Viajes Alicante

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Playa del Postiguet

Esta bonita playa de ciudad, galardonada con una bandera azul, se encuentra en el centro de Alicante y es muy visitada tanto en invierno como en verano pues en cualquier época es un placer acercarse hasta allí. Su ubicación es privilegiada, junto al Puerto de Alicante y frente al casco antiguo de la ciudad, con unas vistas espectaculares de toda la bahía y el Castillo de Santa Bárbara.

Playas Alicante Quizás sea fuera de temporada, cuando más se pueda disfrutar de todas las cualidades de la playa del Postiguet. En verano, debido a su ubicación, es una playa muy concurrida y está llena de gente. Al tener muy buenos accesos resulta muy cómodo para los alicantinos, y para los turistas que se alojan en la ciudad, acercarse a esta playa sin necesidad de coger el coche.

Su arena es blanca y fina, y la limpian a diario. El agua bastante cálida, tranquila y con poca profundidad, aunque al alejarse hay que tener cuidado con los desniveles. Las algas en la orilla a veces son un problema. Cuenta con todos los servicios de una gran playa como socorristas y puesto de Cruz Roja, servicio de tumbonas y sombrillas, aparcamientos, zonas deportivas, zonas de juegos infantiles, lavapies, zonas accesibles para sillas de ruedas, e incluso un área de atención al disminuido psíquico.

La franja de arena se ha regenerado recientemente, ampliando su superficie, sobre todo en la zona llamada del Cocó, antes rocosa, junto a la estación del ferrocarril de vía estrecha y muy próxima a un puerto deportivo que depende del Real Club de Regatas.

A lo largo de toda la playa, se encuentra un amplio paseo marítimo con palmeras, cafeterías, bancos, vendedores ambulantes, niños patinando, gente haciendo footing, o simplemente dando un paseo y admirando el magnífico paisaje. Allí hay también una Oficina de Turismo, por lo que puede ser un buen lugar para comenzar el viaje a Alicante.

Por la noche también merece la pena acercarse a la playa del Postiguet en Alicante, pues el entorno cambia, las luces transforman la bahía y el Castillo, que se ve impresionante allí arriba. Además, al encontrarse al lado de la zona de ocio del puerto de Alicante, el viajero se encuentra con numerosos bares, restaurantes y pubs muy apreciados por los alicantinos. Desde la playa, también se puede cruzar hacia la zona del Ayuntamiento y el casco antiguo, donde se encuentran agradables restaurantes para todos los gustos.

En verano, se organizan numerosas actividades, festivales y conciertos en la playa del Postiguet y durante las fiestas de Hogueras, el espectáculo de los fuegos artificiales a las doce de la noche resulta casi mágico.

Los antiguos balnearios del Postiguet

Cuando se visita esta playa, es difícil imaginar que hasta bien entrado los años sesenta, estaba llena de balnearios de madera que se extendían bastantes metros dentro del mar y con ese estilo decimonónico tan personal y romático.

En torno al año 1862 Alicante ya era un destino turístico y ya se conocía la calidad de su clima y sus aguas por lo que surgió la idea de construir en la playa del Postiguet unas edificaciones que emergían por encima del mar, totalmente de madera y soportadas con unas vigas , para ser usados como balnearios y permitir disfrutar de las bondades para la salud de las aguas salinas del mar Mediterráneo a los alicantinos y turistas. Las personas que allí acudían eran todas de un alto nivel económico, pues tener el privilegio de adentrarse en una de estas instalaciones resultaba muy caro.

Cada balneario tenía su propio nombre como La Esperanza, La Confianza, la Alianza, Ferrocarril, El Madrileño. Tres de ellos, La Esperanza, La Alianza y Diana, consiguieron ubicarse permanentemente, ya que eran los mayores en dimensión estructural y muy difícil de montar y desmontar en poco tiempo cada verano. El resto sí que lo hacían cuando empezaba y finalizaba la temporada estival.

Fueron utilizados durante muchos años y ofrecían sus propios servicios, muy sofisticados para la época, como reservar un habitáculo individual o familiar, donde los visitantes se podían cambiar de ropa y ponerse el bañador. Se bajaba por una escalerilla directamente a las tranquilas y cristalinas aguas del mar. Ofertándose, en paquete aparte con fines terapéuticos, los baños de tina, baños de algas hervidas con propiedades curativas o simples baños de agua de mar caliente e incluso baños de sol en el solario. Estos baños eran muy recomendados por los médicos para enfermedades como anemia, atonia y reumatismos crónicos o incluso enfermedades de la piel.

En el año 1969, en pleno boom turístico, desaparecieron para siempre de la Playa del Postiguet, ya que el Paseo de Gomiz se iba a remodelar y estas edificaciones se habían quedado totalmente obsoletas para su uso. Con ellos se perdía el modelo de turismo que había existido hasta entonces en Alicante y comenzaba una nueva época.

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

6.65 / 10

48 votos

4818 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados