Montjuic

Viajes Barcelona

Buscando…

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Montjuïc

Montjuïc es, junto con el Tibidabo, una de las dos montañas que dan carácter a Barcelona, descrita en una antigua canción como la "perla del Mediterráneo" rodeada por las montañas y el mar, centinelas de su paz.

Arquitectura Barcelona Desde diversos puntos de la ciudad y, principalmente, desde los edificios más altos se puede ver la montaña de Montjuic , la montaña situada entre la ciudad y el mar. Tiene en su cima un castillo, y la brusca pendiente del lado que mira al mar, hacia el sur, se encuentra ocupada, en su parte meridional, por el Cementerio Nuevo. En la parte que mira a levante hay un jardín de plantas de tierra cálida.

La vertiente norte, que baja suavemente hacia la ciudad, está cubierta de jardines. La parte alta, lugar en el cual funcionó durante muchos años el Parque de Atracciones, construido en 1966, se destinará en el futuro a zona sin equipamientos ni instalaciones de diversión, favoreciendo de este modo la existencia del paisaje natural.

Al hacer un recorrido por la montaña encontramos, además de los jardines exóticos, una rosaleda, algunos de los museos de la ciudad, diversas esculturas representativas de algunas de las artes tradicionales (La Puntaire), históricas otras (El Timbaler del Bruc) y otras más, dedicadas a personajes populares, escritores y poetas.

La montaña de Montjuïc ha sufrido dos importantes transformaciones, la primera debida a la Exposición Internacional de 1929, la cual ha quedado patente, sobre todo, en la parte más baja de la montaña en donde se encuentra la entrada a la Fira de Barcelona, en la que durante tantos años han tenido lugar las ferias de muestras internacionales con participación de diversos países extranjeros.

La segunda transformación, vivida por todos los barceloneses y barcelonesas y que se extiende prácticamente a toda la ciudad, se coronó con la celebración de los Juegos Olímpicos de 1992. Esta segunda fase del Montjuïc Olímpico forma la etapa de La Barcelona Olímpica.

Los jardines de Costa i Llobera

Debajo de Miramar, en la vertiente más suave del Morrot, el acantilado que cierra Montjuïc, se instaló, en 1970, uno de los jardines de cactus más importantes de Europa: los jardines de Miquel Costa i Llobera. En estos jardines encontramos especies de plantas procedentes de Kenia, Etiopía y México. Hay, además, una escultura de josep Viladomat: La Puntaire, que representa una mujer haciendo encaje de bolillos, y también un monumento dedicado a El pi de Formentor, el poema más famoso de Costa i Llobera.

Los Museos

En el parque Montjuic de Barcelona podemos visitar algunos de los museos más significativos de la ciudad: el Museo de Artes e Indústrias Populares, el Museo Nacional de Arte de Catalunya, el Museo de Arqueología, el Etnológico y la Fundación Miró.

Las esculturas

En la zona del antiguo parque de atracciones encontramos diversas esculturas; cuatro están dedicadas a personajes populares:Carmen Amaya, obra de Josep Cañas (1966); Joaquín Blume (1966) y Charlie Rivel (1972), estas dos últimas de Ros Sabater, y Charlot (1972), de Núria Tortras. La quinta y más conocida, per encontrarse fuera del recinto del parque, es el monumento a La Sardana obra también de Josep Cañas (1966).

El mirador del Alcalde

Desde un mirador conocido como el Mirador del Alcalde (inaugurado por el alcalde de la época, José María de Porcioles), se puede disfrutar de una panorámica diferente sobre el puerto de Barcelona. El suelo del mirador es un original "collage" de cerámicas y trozos de vidrio de botellas, obra del pintor Joan J.Tharrats. La fuente del mirador fué diseñada por Carles Buigas y, en uno de los rincones del mirador encontramos la escultura Homenatge a Barcelona, de Josep Maria Subirats.

El Castillo

En el Castillo, antigua torre de vigilancia que corona la cima de Montjuïc se pueden ver, a su entrada, unas piedras grabadas en las que se lee las fechas de 1679 y 1704. En el camino hacia el castillo está la escultura de una victoria alada en un pedestal, que recuerda al aviador Juan Manuel Durán, uno de los héroes del avión Plus Ultra que, en 1926, viajó hasta América en un vuelo sin escalas.

En el año 1751 se amplió el castillo al efectuarse las obras del ingeniero Juan Manuel Cermeño, que le darían el aspecto actual. Destaca el patio de armas del castillo y el pozo situado al lado del bar. También son dignos de atención los baluartes que llevaban los nombres de San Carlos y Santa Amalia, en honor de Carlos III y de su esposa.

El museo militar

Después de 1940, el estado devolvió a la ciudad el castillo, en el cual se aloja actualmente el Museo Militar que aloja una colección de armas y armaduras, algunas de ellas exóticas, y los retratos de los condes-reyes de Catalunya, obra de Filippo Ariosto. La estatua ecuestre del general Francisco Franco, obra de Josep Viladomat, fue retirada del patio al ser instaurada la democracia.

 

El Teatro Griego

Fue construido con motivo de la Exposición de 1929, por el arquitecto Ramon Reventós. A la entrada del teatro hay unos jardines y una logia con una escultura de Josep Viladomat: La noia de la trena (La muchacha de la trenza).

Cada verano tiene lugar en el teatro representaciones de diversos géneros (danza, teatro, canto, conciertos) durante la conocida "temporada del Grec". Las representaciones de esta temporada se celebran también en otros espacios, tales como las Piscinas Picornell, en donde tienen lugar actos para niños como "Cinema i bany" ("Cine y baño"), en el Instituto del Teatro, en el teatro municipal Mercat de les Flors, en el Teatre Lliure, en el Pueblo Español, en la Plaza del Rey, en el Gran Teatro del Liceo y otros.

Las torres venecianas

Las torres venecianas, de obra vista, se conocen con este nombre porque su creador, Ramon Reventós las construyó en forma de campanile veneciano, como pórtico de entrada al recinto de la Exposición Internacional de 1929, actualmente Fira de Barcelona. Miden cuarenta y siete metros de altura y enmarcan la avenida María Cristina, diseñada por Pere Domènech y restaurada por Lluís Cantallops en 1985. A lo largo de la avenida hay una sucesión de surtidores y columnas de luz. Desde la entrada al recinto ferial podemos contemplar una espectacular perspectiva de la avenida y del conjunto de saltos de agua y escalinatas que forman la base del Palacio Nacional. Una bella imagen que da una idea de la grandeza de la arquitectura barcelonesa.

La Font Màgica

Debida a la inspiración del ingeniero Carles Buïgas que ideó un nuevo tipo de fuente surtidor en la cual el elemento artístico son las formas cambiantes del agua, la Font Màgica es una de las últimas obras que se hicieron en el recinto de la Exposición Universal de 1929. El proyecto se completó con las cascadas y fuentes instaladas en diversos lugares de la avenida María Cristina. El elemento fundamental fue, no obstante, la monumental fuente situada sobre una plataforma levantada al final de la avenida, con la perspectiva del Palacio Nacional al fondo.

El Pueblo Español y la Fundación Mies van der Rohe

Entrando por la avenida Maria Cristina, antes de visitar los diferentes palacios de la Fira, se puede seguir por la avenida Marquès de Comillas para detenerse en el Pueblo Español y pasar antes por delante de la Fundación Municipal del Pavellón Mies van der Rohe.

Los palacios de la Fira

El primero que encontramos a la izquierda es el Palacio de las Comunicaciones, de Fèlix de Azúa y Adolf Florensa. Al fondo de la plaza del Universo, en donde destaca una escultura de Josep Llimona, El forjador, se encuentra el Palacio del Cincuentenario, levantado en 1970 para conmemorar el medio siglo de la primera Feria de Muestras. El Palacio de Congresos, de Ros de Ramis y otros arquitectos, obra del año 1963, se amplió en 1994.

Por las escaleras mecánicas se llega a la plaza de la Font Màgica en la que admirar, en unos parterres, unos árboles jóvenes plantados con tierra de varios países, como "símbolo de paz y amistad de nuestra juventud". En la plaza del Marqués de Foronda de Barcelona destaca el Palacio de Victoria Eugenia y el Palacio de Alfonso XIII, dedicados a los que fueron reyes de España y abuelos del actual rey Juan Carlos I. Los palacios, obra de Josep Puig i Cadafach, de 1923, han sido posteriormente restaurados.

El Palacio Nacional, construido por Enric Catà, Pedro Cendoya y Pere Domènech, en 1929 acoge desde 1934 el Museo Nacional de Arte de Cataluña en donde se puede ver una extraordinaria colección de arte románico. Este palacio se comenzó a restaurar en el año 1987, bajo la dirección de la arquitecta italiana Gae Aulenti.

Recomendar

Viajes.net Barcelona

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

6.6 / 10

50 votos

4874 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados