Sagrada Familia

Viajes Barcelona

Buscando…

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

La Sagrada Familia

Es uno de los grandes símbolo de Barcelona y la obra más famosa de Antonio Gaudí. Reconocida como “obra maestra” del escultor y arquitecto, resume la genialidad de su saber arquitectónico.

Arquitectura Barcelona El proyecto de la Sagrada Familia se inicia en 1883, pero en 1926 Gaudí muere, y actualmente las obras de la catedral no han finalizado. En 1936 se interrumpe la construcción por la Guerra Civil y no será hasta 1952 cuando se reanuden otra vez. El templo, cuando esté terminado, contará con un total de dieciocho torres. Cada una de ellas simboliza a los doce apóstoles, los cuatro evangelistas, la Virgen María y Jesucristo. El sueño de Gaudí era representar su fe cristiana y religiosidad a través del arte y de este modo crear “una catedral abierta para todos”.

La parte exterior del Templo

La fachada de la Natividad

Es la única parte del templo directamente construida por Gaudí. Cuando Gaudí muere en 1926 sólo la torre de San Bernabé estaba totalmente acabada y las otras tres muy adelantadas. La fachada de la Natividad de la Sagrada Familia ha sido recientemente declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Está formada, como las otras fachadas, por cuatro campanarios de planta cuadrada en su base, que pasa a ser cilíndrica cuando llegan a la cuarta parte de su altura. Más arriba, van adoptando un perfil parabólico hasta convertirse en un pináculo que corona cada una de las torres. Los tres espacios que quedan entre las aristas, están ocupados por tres portales que en conjunto constituyen el pórtico.

Las torres o campanarios

Tienen una altura de ciento siete metros las dos centrales y de noventa y ocho metros las exteriores y son los elementos principales y más característicos de la fachada. Son accesibles por medio de escaleras helicoidales que dejan un importante espacio vacío central y que llegan casi hasta arriba.Toda la longitud de los campanarios está abierta por medio de una especie de persianas de piedra que permitirán la difusión del sonido de las campanas tubulares previstas por Gaudí.

El Pórtico

Gaudí diseñó para este pórtico de la Sagrada Familia de Barcelona , una impresionante iconografía en la que además de las figuras religiosas, se han esculpidos enormes cantidades de elementos vegetales que sirven de unión entre los diferentes motivos religiosos en una imaginativa explosión de vida. El pórtico está compuesto por tres portales: de la Fe (a la derecha), la Esperanza (a la izquierda) y la Caridad (en el centro) que presentan en sus motivos escultóricos una amplía y fantasiosa representación de la vida de Jesús. La arquivolta de cada portal continúa hacia arriba formando una linterna que acaba en un pináculo.

El portal de la Caridad

Es el central, está dividido en dos entradas diferentes por una columna que sustenta estatuas de Jesús, Maria, José y ángeles, completadas a ambos lados por grupos escultóricos que representan la adoración de los reyes y los pastores. Frente al ventanal del tímpano compuesto de dos ojivas y un rosetón se ve la estrella de Belén y sobre unos pedestales la imagen del Arcángel haciendo la Anunciación a la Virgen.

El portal de la Esperanza

El situado a la izquierda, es mucho más pequeño que el central y sobresale algo menos de la fachada, tiene una sola puerta, contiene también una vegetación exuberante en este caso acuática, puesto que en este portal se representan escenas de la fuga de Egipto y también del sacrificio de los santos inocentes. El portal está presidido por una estatua de San José con el niño Jesús de pie. La linterna culmina con un pináculo que representa las montañas de Montserrat y encima el grupo de los desposorios de la Virgen y San José. En el extremo superior, una corona imperial sobre una estrella poliédrica.

El portal de la Fe

Situado a la derecha del central, es de dimensiones similares al anterior. Con una sola puerta, hay pedestales con aves domésticas y vegetales con un friso de arabesco. El tímpano tiene un ventanal de ojiva y un rosetón. La arquivolta está decorada con una vegetación exuberante con ramas de manzano, a la izquierda unos ángeles trompeteros entre otros elementos decorativos.

El interior del Templo

Si la parte exterior de la Sagrada Familia destaca por su inigualable belleza y su simbolismo cristiano, el interior no será menos importante. En cuanto a la estructura de la superficie tiene la planta en forma de cruz latina, por donde se dispersan las ocho naves, cinco laterales y tres de crucero. Cuenta con un total de treinta y séis columnas de diferentes alturas, entre once y veintidós metros. Los materiales que se emplearon para su construcción oscilan entre la piedra, el granito, basalto o pórfido.

Los ventanales armonizan con el resto de elementos, se levantan a través de los mosaicos de las vidrieras, de forma suave. Destaca también, la simbología que contienen las columnas interiores: las cuatro que rodean la parte principal o crucero están dedicadas a los cuatro apóstoles, en la nave central y en las próximas laterales señalan los cinco continentes; mientras que el resto de columnas representan los distintos obispados tanto de España, como de Cataluña.

El Museo

En el crucero situado en el interior de la Sagrada Familia, justamente en la parte correspondiente al sótano, se encuentra el Museo de la Catedral. En él se pueden ver algunos de los planos diseñados por Gaudí, así como distintas fotografías de la evolución del templo. Además, cuenta con una sala de audiovisuales, donde se explica la trayectoria de Gaudí desde sus comienzos y su proyecto. El museo rinde un pequeño homenaje a algunos de sus colaboradores como: Francesc Quintana, Isidre Puig i Boada, Jaime Busquets i Lluís Bonet i Garí.

Curiosidades

Mucho se ha comentado sobre una tabla en forma de cuadrado situada en la fachada de la Sagrada Familia de Barcelona , al lado de la imagen representada El beso de Judas. Se trata de un cuadrado mágico, que contiene 16 celdas con 16 números. Si sumamos cuatro de sus números, en cualquier dirección el resultado será siempre el mismo, 33. Lo cual es un dato muy significativo y otra muestra del simbolismo empleado por el catalán, ya que se corresponde con los años que tenía Cristo cuando al morir.

Recomendar

Viajes.net Barcelona

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

7 / 10

59 votos

6008 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados