Turismo Barcelona

Viajes Barcelona

Buscando…

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Turismo en Barcelona

En una ciudad tan antigua como Barcelona existe una gran variedad de rutas turísticas, desde la romana hasta la que se deleita con la arquitectura contemporánea, aunque hay otros tipos de turismo como el gastronómico o el de compras, ambos grandes reclamos para acudir a esta ciudad, vanguardista en todos los sentidos.

Viajes NullEl turismo Barcelona se caracteriza por la gran variedad de itinerarios que se pueden elegir para recorrer la ciudad, aunque quizás los arquitectónicos sean los más adecuados para conocer esta elegante ciudad mediterránea donde el modernismo y artistas como Gaudí o Miró dejaron su huella imborrable. En las últimas décadas, otros muchos arquitectos de prestigio internacional se han atrevido a competir con los grandes maestros catalanes, engalanando aún más la ciudad.

Barcelona Romana

Barcino, la ciudad romana fundada en el siglo I a.C, nos ha dejado un importante legado dentro del Barrio Gótico, lugar de emplazamiento del primer recinto amurallado. Un recorrido por el perímetro de la muralla romana lleva a ver algunos de sus restos en lugares como la plaza de Ramón Berenguer, la calle Tapineria o la plaza Nova, donde se encontraba una de las puertas de entrada de la ciudad. A un lado, adosado a la casa de l'Ardiaca, hay el fragmento de una copia moderna de uno de los dos acueductos de la ciudad.

Desde aquí salía una de las vías principales de la colonia romana, el antiguo Cardus, hoy la calle del Bisbe, que se cruzaba unos metros más adelante con el Decumanus, la actual Baixada de la Llibreteria. En este punto de intersección se encontraba el Forum romano, que coincide con la actual plaza de Sant Jaume. Además se pueden ver los restos de cuatro columnas del templo de Augusto en la calle Paradís, en el interior del Centre Excursionista de Catalunya. Cerca, en la plaça del Rei, el Museo de Historia de la Ciudad ofrece una visita por el interesante conjunto arqueológico de la antigua colonia romana de Barcino. Fuera del recinto amurallado, en la plaza Villa de Madrid, se pueden ver setenta tumbas de la antigua necrópolis.

Barcelona Medieval

El poder que ejerció la Corona catalano-aragonesa durante la Edad Media sobre el Mediterráneo ha dejado un valioso legado de palacios, iglesias y edificios civiles que se encuentran principalmente en la Ciutat Vella. La plaça del Rei es un punto neurálgico en la historia de Barcelona, junto a ella, el Ayuntamiento de Barcelona habla de los orígenes medievales de esta institución y, muy cerca, la Catedral destaca entre construcciones góticas y neogóticas, compitiendo con iglesias tan bellas como la de Santa Maria del Pi o la magnífica Santa Maria del Mar, en el barrio de la Ribera. Es ahí donde merecen una visita los palacios de la calle Montcada, hoy llenos de museos y galerías de arte.

En la Via Laietana, la plaza Ramón Berenguer cuenta con un importante legado tanto romano como medieval. Las iglesias más antiguas de la ciudad, Sant Pere de les Puel•les y Sant Pau del Camp son también parte de esta ruta. Cerca del mar, edificios civiles de estilo gótico que hablan del pasado marinero de Barcelona durante la Edad Media, como La Lonja y las Reales Atarazanas, sede del Museo Marítimo de Barcelona. Un poco más retirado del centro, el Monasterio de Pedralbes permite la visita de un espacio recogido y tranquilo, y en Montjuïc, la visita al MNAC cierra la visita por la Barcelona Medieval.

Barcelona Modernista

El modernismo es un estilo que surgió a finales del siglo XIX, para manifestarse en centenares de edificios de gran belleza y que, en la actualidad atrae mucho turismo en Barcelona. Edificios llenos de lujo, fantasía, simbolismo y color, que aunaron el dinero de la rica burguesía catalana con el talento artístico de los arquitectos de la época. De estas alianzas surgieron las centenarias fachadas modernistas del Eixample y ejemplos tan destacados como las tres casas de la llamada "manzana de la discordia", en el Passeig de Gràcia. Aquí, tres de los grandes arquitectos del Modernismo, Lluís Domènech i Montaner, Josep Puig i Cadafalch y Antoni Gaudí, construyeron una casa para las familias Lleó Morera, Amatller y Batlló respectivamente.

Este estilo arquitectónico también está presente en muchos otros lugares de Barcelona. Así, en Ciutat Vella se puede apreciar el Palau de la Música Catalana, y en el Parque de la Ciutadella, el edificio del Museo de Ciencias Naturales y Zoología, entre otros. El Hospital de la Santa Creu i Sant Pau es una de las nueve obras maestras del Modernismo que hay en Barcelona, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Barcelona Contemporanea

Barcelona es conocida mundialmente por su arquitectura y los nombres de los grandes arquitectos y artistas del momento está presente en los rincones de casi todos los barrios de la ciudad. El MACBA, emplazado en el corazón del barrio del Raval e inaugurado en 1995, es uno de los muchos edificios con firma, en este caso, se trata de Richard Meier. Pero la singularidad de la arquitectura contemporánea de Barcelona la encontramos también en edificios tan destacables como la Torre Agbar, de Jean Nouvel; la Torre de Collserola, de Norman Foster; el Auditori de Rafael Moneo; el TNC, de Ricard Bofill; o el puente de Bac de Roda, de Santiago Calatrava.

Barrios enteros de la ciudad se vinculan a una arquitectura postmoderna, como por ejemplo la Vila Olímpica, nacida del antiguo suelo industrial del Poblenou delante del mar. En la Anella Olímpica de Montjuïc se encuentra el Palau Sant Jordi, obra del arquitecto japonés Arata Isozaki, y muy cerca, el Jardín Botànico de Barcelona se extiende por la ladera de la montaña como una malla de terrazas totalmente accesibles.

Barcelona de Gaudi

El arquitecto más genial del Modernismo eligió Barcelona como marco de una obra que aún nadie ha igualado. En el Passeig de Gràcia se encuentran las casas más vistosas y conocidas de Antoni Gaudí: la Casa Milà, la famosa Pedrera, de formas ondulantes que recuerdan las olas del mar. Más abajo, la Casa Batlló, metáfora de la leyenda de Sant Jordi. Los pasos del maestro nos acercan a su obra clave, la Sagrada Família, una biblia arquitectónica inacabada que se ha convertido en símbolo de la ciudad.

El Parque Güell es una pieza indispensable para entender el juego gaudiniano entre la naturaleza y la arquitectura. Los pabellones de entrada a la finca Güell, cerca del Palau de Pedralbes, la cripta de la iglesia de la Colònia Güell o el Palau Güell, en la calle Nou de la Rambla, llevan también el nombre de quien fue su principal mecenas, Eusebi Güell.

Picasso en Barcelona

Cuando el pintor malagueño entregó a Barcelona una parte importante de su obra, que hoy se puede admirar en el Museu Picasso barcelonés. En él podemos ver una colección del Picasso más joven así como algunas pinturas de la época azul y la famosa serie de “Las Meninas”, además de una valiosa colección de cerámica donada por la última esposa del pintor, Jacqueline Picasso. Fuera del museo, delante de la plaza Nova, encontramos la única pieza del artista que hay en un espacio público de Barcelona. Se trata de tres frisos que el escultor y fotógrafo noruego Carl Nesjar realizó en la fachada del Col.legi d’Arquitectes, basándose en dibujos de Picasso.

Barcelona y Miro

Joan Miró, barcelonés de nacimiento, dejó un legado y una huella muy importante en su ciudad. La voluntad de búsqueda y creatividad mironianas salpica con sus colores y formas tan características la ya colorida Barcelona. Lo hace dentro de la Fundació Miró, pero también en la calle. Los peatones que caminan por la Rambla pisan insistentemente el Pla de l’Os, un mosaico de Joan Miró que puede verse desde 1976. Era un emplazamiento que él conocía bien, cerca de su residencia en Barcelona, la casa que lo vio nacer en 1893, situada en el número 4 del Passatge del Crèdit.

Los que llegan en avión para hacer turismo Barcelona son recibidos por otra obra de Joan Miró. Se trata de un gran mosaico de cerámica que decora la pared de la Terminal B, realizado en 1970 con la colaboración del ceramista Josep Llorenç Artigas. Aquí el uso de los colores primarios y de las formas relacionadas con el mundo de los sueños son inconfundibles. También lo es la escultura “Dona i ocell” (Mujer y pájaro), que se eleva, desde 1983, por encima de las aguas del Parc Joan Miró, bautizado con el nombre del artista pocos meses antes de su muerte y lugar importante de cara al turismo cultural de la ciudad.

Recomendar

Viajes.net Barcelona

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

0 / 10

0 votos

3255 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados