Z_comerciales Barcelona

Viajes Barcelona

Buscando…

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Zonas comerciales en Barcelona

Barcelona cuenta con más de treinta mil tiendas, entre las que se encuentran las principales firmas comerciales a nivel mundial, y tiendas que venden tendencia y diseños originales autóctonos de la zona.

Z_comerciales Barcelona Las zonas comerciales Barcelona son muchas, pero su principal eje comercial se encuentra en el Barcelona Shopping Line, cinco kilómetros de tiendas que va desde Port Vell, por toda la Rambla, hasta Diagonal. Esta zona propone un entretenido paseo con una amplia variedad de atractivos productos para comprar. La mayoría de los tramos son peatonales, así que es agradable ir de tienda en tienda sin preocuparse por el tráfico.

Aquí se pueden encontrar los modelos más innovadores de vestido, calzado y accesorios. Múltiples tiendas internacionales y modernos centros comerciales que se acumulan en la Plaça de Catalunya, en Passeig de Gracia y en la Avenida Diagonal. Hay muchas tiendas de diseñadores nacionales e internacionales que representan las más prestigiosas marcas entre las que se incluyen Giorgio Armani, Versace, Burberry y muchas otras más. La Rambla y el Barrio Gótico son los sitios donde se pueden comprar los souvenirs más típicos.

En los últimos años, se han abierto varias tiendas de moda chic-urbana en el centro de la ciudad. Ritual, Carrer Consell de Cent 255, tiene la última moda para discotequeros y urbanitas, mientras que Jean Pierre Bua, Avenida Diagonal 469, es mucho más convencional, y tiene prendas de diseñadores como Gaultier y Miyake.

Entre los grandes almacenes de Barcelona destaca El Corte Inglés y la Fnac, también situados dentro de la Barcelona Shopping line. De hecho, hay un Corte Inglés en la Plaza Catalunya y otro en el Portal De l'Angel.

Mercados y Mercadillos

En una ciudad tan comercial como Barcelona, no pueden faltar importantes mercados tradicionales y mercadillos callejeros. Los mercados de abastos, como la Boquería y Sant Antoni, son lugares estupendos para llevarse algunos productos alimenticios regionales como quesos, conservas, embutidos, entre otras delicias y en muchos de los mercadillos callejeros se pueden encontrar numerosos recuerdos y obsequios elaborados de forma artesanal. Entre los regalos típicos de Barcelona, destaca la alfarería negra catalana, las cestas tejidas a mano y el encaje barcelonés.

La Boqueria

El Mercat de Sant Josep, más conocido como La Boqueria, se encuentra en el corazón de La Rambla. Es el mercado más famoso y pintoresco de Barcelona, ocupa lo que fue el patio de la antigua iglesia de Sant Josep y fue inaugurado en 1836. En un principio el mercado era al aire libre, y consistía en puestos de vendedores ambulantes y agricultores, que ofertaban directamente sus productos en la calle. Pero fue en 1914 cuando el recinto se cubrió definitivamente.

El exterior de la Boqueria es de estructura metálica y vidrio. Pero es su interior lo que llama la atención y hace de este mercado, célebre por la calidad y la diversidad de sus productos procedentes de todo el mundo. Lo mejor para sentir su peculiar ambiente es caminar entre sus puestos de frutas y verduras, de pescados y carnes, acercarse a sus bares y restaurantes y disfrutar de la mezcla de sonidos, olores y sabores.

Sant Antoni

Éste es otro mercado similar a La Boquería, salvo que es más grande y no tiene tantos turistas. Un mercado de los de antes, o casi, con nuevos puestos como el que vende libros de cocina. La estructura, de hierro, es de finales del XIX. Dentro hay un restaurante que da menús del día. El domingo de 8 de la mañana a tres de la tarde, justo afuera del mercado, hay un mercadillo de libros, monedas y sellos para los coleccionistas. Destaca por su gran variedad de libros, revistas, tiras cómicas y tarjetas postales antiguas.

Fira Artesana

Situado en la plaza del Pi, este es el mercado que se conoce como el mercado de la miel. Los productores catalanes se reúnen mensualmente para vender sus mercancías orgánicas. Es muy conocido por sus pasteles caseros y por sus gloriosos quesos con infusiones de miel. Una de las zonas comerciales en Barcelona que no hay que perderse si se está en la ciudad el primer viernes y sábado del mes.

Mercadillo de la Plaça de Sant Joseph

Es un mercado pequeño compuesto por artistas catalanes y sus caballetes, todos bajo la sombra de la iglesia y durante los fines de semana. No suele haber más de quince artistas, pero cubren todos los estilos y medios, desde acuarelas hasta óleos, pintando desde puestos de mercado hasta maravillosos paisajes. Los artistas también colocan sus caballetes en la parte sur de las Ramblas todas las noches, si lo que se busca es un retrato o una caricatura.

Mercados de Pulgas

Se sitúa los domingos por la mañana en la Plaza Rejal y no es un mercado de pulgas en estricto sentido, sino un lugar muy interesante para los coleccionistas pues se pueden encontrar montones de monedas y estampillas. Como curiosidad, cuando el mercado oficial cierra por la tarde los ancianos del barrio sacan sus pertenencias para venderlas. Al final de la Ave. Portal de l'angel también suelen haber puestos de artesanías, que son excelentes para realizar un buen regalo, o un pequeño mercado de pulgas, que se recorre rápidamente. Algunas veces se puede tener la suerte de encontrar antigüedades realmente interesantes.

Mercat Del Encants

Es uno de los mercados de pulgas más grandes y más amados en Barcelona. Se celebra los lunes, miércoles, viernes y sábados desde las 8:30 de la mañana en la Plaza de les Glories Catalanes y es un lugar un tanto extraño. Se vende todo tipo de artículos, antiguos y nuevos, herramientas eléctricas, antigüedades y cosméticos, unos al lado de los otros.

Hay muchos trastos inútiles y vendedores que simplemente exponen sus artículos desperdigados encima de una sábana, así que hay que investigar si se está frente a un tesoro escondido. El sábado es el día más ajetreado, así que es mejor evitarlo, y, si se buscan buenas gangas, hay que llegar temprano. Las subastas de antigüedades se realizan a las 7 de la mañana, cuando todos los compradores comerciales están ahí, y nuevamente a las doce, cuando bajan los precios de todos los objetos no vendidos. Los muebles del salón grande, al lado del mercado, merece la pena verlos.

Fira de Santa Llucia

Es el mercadillo navideño de Barcelona, y cuenta con todo lo necesario para poner a tono el espíritu festivo. Es un acontecimiento típicamente catalán y los fines de semana suelen asistir muchas personas. Llamativas son las figuritas de los Caganes, muñequitos defecando que los catalanes usan tradicional para adornar sus belenes. Parece ser que esta curiosa tradición data del siglo XVIII y que las estatuas simbolizan la esperanza y la fertilización del nuevo año. La tradición es tan fuerte y amada por los catalanes que ni siquiera la iglesia católica ha tenido la fuerza para prohibirla. Los puestos del mercadillo están abiertos todos los días durante el mes de diciembre y desde las diez de la mañana.

Mercat de la Concepcio

Siendo Barcelona, no se puede dejar de hablar de su típico mercado de las flores, tan colorido y con tantos y buenos aromas. Es agradable entrar simplemente y mirar, seguro que hay plantas que sorprenden porque no se han visto nunca antes. Además de esto, tiene las habituales zonas comerciales de alimentos típicas de los mercados tradicionales. Fue construido en 1888 en el centro de Barcelona, en el distrito del Eixample y es un edificio aislado entre las calles de Aragón y Valencia.

Para comprar flores hay otras zonas comerciales Barcelona muy emblematicas, los puestos de flores de Las Ramblas, tan tradicionales como el mismo mercat de la Concepcio.

Recomendar

Viajes.net Barcelona

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

0 / 10

0 votos

3597 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados