Ayuntamiento de Bilbao

Viajes Bilbao

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Ayuntamiento de Bilbao

Es otro de los edificios más llamativos y céntricos de Bilbao y lugar frecuente de reunión de los bilbaínos. En su espectacular Salón Arabe se celebran las bodas civiles, lo que engrandece aún más tan importante acontecimiento. Actualmente se está levantado otro edificio municipal justo detrás del viejo Ayuntamiento.

Monumentos Bilbao El Ayuntamiento de Bilbao fue inaugurado en 1892 y es obra del arquitecto Joaquín Rucoba, también autor del teatro Arriaga. Pocos son los bilbaínos que no han pasado ya por su Salón Arabe para celebrar su boda o asistir a la de un familiar o amigo. La decoración de este Salón fue dibujada minuciosamente por Rucoba, incluso las originales lámparas fabricadas en París, son una evocación de la Alhambra de Granada y de la Mezquita de Córdoba. Todo llama la atención, sus techos, sus paredes, sus arcos y sus columnas que, en número de noventa y seis, rodean todo el salón. No pasa desapercibido el zócalo de azulejos finos de estilo musulmán, encargado a la Fábrica de Porcelana de la Cartuja de Sevilla. Además de este Salón, pueden visitarse en esta planta noble, el Salón de Sesiones de la Corporación y el Despacho del Alcalde.

Arquitectura

En la amplia fachada del Ayuntamiento se ve una manifestación del eclecticismo de estilos que se produjo en la transición entre los siglos XIX y XX, alternando las líneas clásicas con cierto barroquismo en los laterales. Se distinguen cinco cuerpos: tres salientes, el del centro y los dos laterales, algo más pronunciados y dos no salientes, comprendidos entre los laterales y el central antes citados. En todos ellos existen cuatro plantas: una inferior de bajos techos y ventanas pequeñas, pensado como salvaguarda en caso de inundaciones provenientes de la ría, y otras tres plantas encima.

Se llega a la primera planta por una gran escalinata de piedra, con balaustradas, que desemboca en la puerta principal, custodiada por las estatuas de la Justicia (matrona con espada y balanza) y de la Ley (matrona con pergamino). Y a ambos lados de la puerta principal, existe también una balaustrada corrida, a modo de terraza limitada por los dos laterales salientes. La primera planta presenta diez grandes ventanales, flanqueando los dos centrales la puerta principal del edificio y formando, así, el cuerpo saliente central.

La planta segunda o planta noble, prescindiendo de los dos ventanales laterales, cuenta con nueve ventanales que corresponden, en su interior, al Salón Arabe. Los tres del centro forman el balcón principal del Ayuntamiento, que se encuentra instalado en el cuerpo saliente central. Cuatro estatuas se hallan colocadas, dos a dos, en los ventanales laterales, dando custodia externa al despacho del Alcalde (a la derecha) y al Salón de sesiones de la Corporación (a la izquierda). Uno es un macero y otro es un heraldo, que forman pareja. Del balcón principal se elevan cuatro parejas de columnas gemelas, que sostienen tres arcos prolongados a la altura de la tercera planta y, sobre ellos, un airoso chapitel con un reloj.

La tercera planta del Ayuntamiento de Bilbao presenta en los cuerpos no salientes seis ventanas normales, las tres de la izquierda corresponden al Archivo y las tres de la derecha a viviendas. Y en los cuerpos salientes presenta cinco óculos u ojos de buey y cinco bustos colocados en los mismos. En el cuerpo central y bajo los tres arcos prolongados, se ve a Diego López de Haro, fundador de la Villa, justo bajo el reloj. A su derecha (izquierda desde la calle) el Cardenal Gardoqui, representando a la Iglesia. A su izquierda (derecha desde la calle) el Almirante Recalde, en alusión a la vocación navegante de la Villa. En el saliente lateral próximo al Campo de Volantín, Tristán de Leguizamón, gran Preboste y Capitán del Emperador Carlos V. En el extremo opuesto, Nicolás de Arriquibar, ilustre economista bilbaíno del siglo XVIII.

En el centro del tejado y tras el reloj, se eleva un torreón o campanil de considerable altura, que aloja el campanario de dicho reloj. Este torreón, junto a la triple arquería central y a la escalinata inferior, forman un eje de simetría que agiliza la pesada masa rectangular del resto del edificio.

Historia

En los siglos XIV y XV, el Concejo de Bilbao se reunía en el exterior o en el interior de la iglesia de Santiago, en alguna casa-torre cercana a la Plaza Mayor, así como en esta misma Plaza. Fue en el siglo XVI, cuando se edificó una casa consistorial, que fue derribada por las inundaciones de 1.593. Poco después, a partir de 1.603, el Consulado y el Concejo convivieron juntos en la casa del primero. Y en 1.680, el Ayuntamiento construyó su segunda sede propia, pared por medio con la iglesia de San Antón y en ángulo recto con la misma, alojándose en el piso segundo de este edificio el Consulado. Dos siglos largos estuvo en uso esta Casa de la Villa.

En 1.880, los terrenos del arruinado Convento de San Agustín, bombardeado durante los tres primeros sitios de Bilbao, fueron cedidos al Ayuntamiento para que hiciese una Escuela de Artes y Oficios y un Pabellón de Exposiciones, proyecto que fue cambiado, en 1.883, por el de un nuevo y tercer consistorio municipal, que fue inaugurado, en 1.892.

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

7.67 / 10

3 votos

3594 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados