Turismo Bilbao

Viajes Bilbao

Buscando…

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Turismo en Bilbao

La historia de Bilbao está íntimamente ligada a su ría, lugar a partir del cual la ciudad se desarrolló hasta convertirse en un importante núcleo industrial y comercial, que alberga hoy uno de los museos más importantes de España. La desbordante naturaleza que envuelve la ciudad hace interesante todo tipo de rutas por Bilbao y sus alrededores.

Turismo Bilbao Una de las ventajas de hacer turismo Bilbao es que se puede visitar algunas de las más aplaudidas maravillas arquitectónicas de los últimos años, disfrutar de una excelente gastronomía, aprender cosas de la ancestral cultura vasca, bañarse en sus bonitas playas salvajes o adentrarse en sus verdes montes. Todo cerca y todo al alcance de la mano.

Dentro de la ciudad hay varias rutas turísticas imprescindibles y que se pueden hacer dando un agradable paseo con los ojos atentos a los edificios, monumentos y plazas que van saliendo al paso. Cuando se note el cansancio, lo mejor es darse un respiro tomando un vino y un pintxo en cualquiera de los numerosos bares de poteo de Bilbao.

Ruta del Casco Viejo

Este itinerario permite descubrir los orígenes de la Villa de Bilbao y el comienzo de la ciudad comercial, que aún hoy sigue siendo uno de los centros comerciales más importantes de Europa. La ruta se puede empezar en el Paseo del Arenal donde se encuentra la Iglesia de San Nicolás, patrón de los navegantes, obra de Ignacio Ibero que data de 1756 y cuya inauguración dio origen a la Semana Grande Bilbaína. Después hay que continuar hacia la popular Plaza Nueva, lugar de encuentro habitual para tomar unos pintxos acompañados por unos txikitos. Por la calle Libertad se llega a la Plaza de Unamuno, donde se puede escoger varias alternativas. Una es subir los 213 escalones de las Calzadas de Mallona para llegar hasta la Basílica de Begoña, conocida popularmente como la "Amatxu" o continuar por la calle de la Cruz hasta el Museo Vasco donde poder conocer un poco más las tradiciones, historia y costumbres vascas. Junto a este museo, está la Iglesia de los Santos Juanes, que tiene un altar dedicado al Sagrado Corazón, único en el mundo.

La antigua puerta a la Villa de Bilbao o Portal de Zamudio lleva a la primera de las Siete Calles, Somera, hasta llegar a la Iglesia de San Antón, lugar donde Don Diego López de Haro leyó la carta fundacional de la Villa de Bilbao el 15 de junio de 1300. Junto a ella se encuentra el Mercado de la Ribera. Hay que continuar el recorrido por la calle Carnicería Vieja hasta la Catedral de Santiago, que es la iglesia más antigua de la Villa y que fue construida en un principio como iglesia parroquial (S.XIV). Por uno de los cantones, se llega al Palacio John o Edificio de la Bolsa, único punto del Casco Viejo desde donde se ve la Basílica de Begoña. El recorrido termina en el Teatro Arriaga, uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad y la Estación de Santander (Concordia) con una preciosa fachada de 1902

Paseo por el Ensanche

En la Plaza de España o Plaza Circular, se encuentra la estatua del fundador de la Villa y la estación de Abando. Aquí comienza la Gran Vía, arteria principal de la ciudad y eje de la City bilbaína. A escasos metros de la Plaza, en la Calle Berástegui se encuentra una de la las plazas más bellas de la ciudad, los Jardines de Albia, cuyas palmeras protegen una hermosa estatua del escritor Antonio Trueba, obra de Mariano Benlliure y que junto a la Iglesia de San Vicente Mártir (S. XVI), conforman uno de los lugares más agradables de Bilbao. De nuevo en la Gran Vía, junto a grandes sedes bancarias hay edificios de gran belleza como el de la Diputación Foral de Vizcaya, obra de Luis Aladrén.

Después hay que continuar haciendo turismo en Bilbao por la Plaza Moyúa, donde se asientan algunos de los edificios más emblemáticos de la ciudad: el Palacio Chavarri, con la peculiaridad de que todas sus ventanas y balcones son diferentes; el Hotel Carlton, que fue la sede del Gobierno Vasco durante la Guerra Civil Española, o las curiosas entradas al metro, denominados "fosteritos" como reconocimiento a su diseñador Sir Norman Foster. En una de las calles que atraviesan esta plaza, Alameda Recalde, se puede ver uno de los pocos ejemplos del estilo modernista, la Casa Montero obra de Luis Aladrén.

De vuelta a la Gran Vía, se pueden tomar dos direcciones, una hasta el Sagrado Corazón, estatua que delimita el final de la Gran Vía y que permite ir viendo, entre otros, el Edificio Sota al tiempo que se pueden contemplar los escaparates de las tiendas de los mejores diseñadores internacionales. Si se prefiere continuar por la calle peatonal Ercilla, se habrá entrado en una de las zonas más comerciales de Bilbao, adornada con edificios tan clásicos como la Casa de los Aldeanos o la Casa de Luis Allende situados en la Plaza de Indautxu. Andando por la Alameda de Urquijo se acaba la ruta con un broche de oro el Estadio de San Mamés, la catedral del fútbol.

Abando o el nuevo Bilbao

Hay que situarse en el Paseo del Arenal, bordeando la Ría en dirección al Ayuntamiento. Frente a este edificio se encuentra la escultura de Jorge Oteiza "Variante ovoide de desocupación de la esfera" (2002). Continuando por el Campo Volantín, se llega hasta el Puente Zubizuri, obra de Santiago Calatrava. Desde aquí existe la opción de subir al Monte Artxanda, en el funicular, para disfrutar de las mejores vistas panorámicas de Bilbao, de su Aeropuerto Internacional, La Paloma, y de la desembocadura de la Ría. De nuevo en el puente, hay que cruzar la pasarela y continuar por la margen izquierda tomando el Paseo de Uribitarte donde se encuentra el famoso Museo Guggenheim Bilbao, símbolo del renacimiento de esta ciudad. Dos grandes esculturas destacan en su entorno: "Mamá", araña realizada por la escultora Louise Borgoise y "Puppy", un enorme perro floral de doce metros de altura, obra de Jeff Koons.

Toda esta zona se conoce como Abandoibarra, área emblemática de la regeneración urbanística de Bilbao. Una nueva pasarela conecta esta zona con la prestigiosa Universidad de Deusto. El siguiente punto de la ruta es el Museo de Bellas Artes, tercera pinacoteca más importante de España, con una impresionante colección permanente y unas excepcionales exposiciones temporales. Por el Parque de Doña Casilda Iturrizar, llegaremos a otro importante hito arquitectónico y cultural el Palacio de Congresos y de la Música, Euskalduna. Junto a él, el Museo Marítimo, situado bajo el Puente Euskalduna, y los Jardines y la Casa de la Misericordia, edificio de Antonio Goicoechea.

Guernica

Para los que gustan de hacer turismo por sitios cargados de historia es importante acercarse hasta Guernica. Se trata del pequeño pueblo que fue arrasado el 26 de abril de 1937 por el avión alemán mandado por Hitler como apoyo a las tropas de Franco en la Guerra Civil Española. Éste fue un experimento de las tácticas de guerra relámpago y del bombardeo a civiles que más tarde se practicaron en guerras sucesivas, y que llevó a Pablo Picasso a pintar su famosa obra de arte. Guernica ha sido siempre el centro tradicional del nacionalismo vasco. El famoso Árbol de Guernica, bajo el cual se han celebrado asambleas democráticas desde tiempos medievales hasta el siglo XIX, ha sido adoptado como símbolo del País Vasco. El núcleo de la cercana Casa de Juntas es la iglesia de Nuestra Señora la Antigua, una capilla donde se reúne la Diputación Foral de Vizcaya desde 1979, año en que el País Vasco obtuvo su autonomía. En una de las salas, una vidriera muestra el Árbol de Gernika y en torno a él una asamblea de ciudadanos vascos debatiendo sobre sus derechos.

A cinco kilómetros al noreste de Guernica, cerca de Kortezubi, están las cuevas de Santimamiñe, descubiertas en 1917. En las paredes de una pequeña cámara se ven dibujos de bisontes y otros animales debidos a cavernícolas de la época Cro-Magnon que vivieron hacia el 11.000 antes de Cristo. Una guía lleva a los visitantes por la Galería Larga, un pasadizo subterráneo lleno de estalagmitas y estalactitas de formas caprichosas y brillantes colores.

El turismo Bilbao y sus alrededores ofrece otras múltiples posibilidades, como recorrer sus escarpadas costas o sus pequeños pueblos del interior, descubriendo en cada uno de ellos maravillas naturales y gastronómicas.

Recomendar

Viajes.net Bilbao

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

0 / 10

0 votos

2900 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados