Fiestas Burgos

Viajes Burgos

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Fiestas en Burgos

Burgos disfruta de multitud de celebraciones distribuidas a lo largo del año y que animan la ciudad de múltiples maneras pero sobre con el buen ánimo de divertirse y de disfrutar de la rica y sencilla gastronomía de estas tierras castellanas.

Fiestas Burgos Las fiestas Burgos más importantes son las patronales que se celebran a finales de junio en honor de San Pedro y San Pablo, los patrones de la ciudad. En pleno enero se hace la degustación popular de los Titos de San Antón y la celebración de San Lesmes con sus tradicionales roscos. En la última semana de mayo se celebra la recientemente institucionalizada Romería de la Virgen Blanca. Cerca de Burgos, en Atapuerca, otro acontecimiento destacable es la representación popular de la Batalla de Atapuerca.

Titos de San Antón

Es una antigua tradición que se celebra el 17 de enero en dos barrios de Burgos: el Gamonal y Huelgas. En el Barrio de Gamonal se organizan diferentes actos religiosos y profanos, entre los que destacan la bendición de los cerdos y de los titos a la salida de la misa. Los cerdos, vivos, se rifan al final del día, mientras que los titos, legumbres similares a los garbanzos y preparados en grandes cazuelas a la manera tradicional y con leña, se distribuyen entre los asistentes. Este es el acto más concurrido y peculiar, se extiende durante toda la mañana, y el mal tiempo no influye en la concurrencia, que espera pacientemente su turno para poder llenar su puchero de titos y llevarlos a casa

Mientras, en el Barrio de Las Huelgas se celebra una misa solemne tras la que tiene lugar la bendición de los animales puestos en corro y engalanados para la ocasión, aunque la afluencia varía de unos años a otros. Las peñas del barrio ofrecen a los asistentes productos típicos: chorizo, morcilla, vino y caldo mondongo. Como en el Gamonal, al final del día se rifa el cerdo entre todos los asistentes. Los cofrades venden panecillos redondos elaborados con manteca y anís, que antes repartían con los animales para que el santo les protegiese.

San Lesmes

Se celebra el domingo más próximo al 30 de enero y, como la anterior fiesta, es una bonita conjunción de folklore, devoción y gastronomía. La jornada comienza con una misa solemne en honor a San Lesmes con la ofrenda del cirio y la danza al santo por algún grupo folklórico. A la salida, los burgaleses participan en los actos festivos con baile de jotas al son de la dulzaina y degustando productos tradicionales de la tierra: chorizo, morcilla y vino, que se venden y se regalan en los alrededores.

Los roscos de San Lesmes son muy populares y, además de ofrendarlos al santo en la misa, muchos los compran, bendecidos, para acompañar la comida del día, pues son similares al pan y al bollo de leche. A esas dos variedades se añade la ideada por las pastelerías: rosco de hojaldre relleno de nata y crema que contiene sorpresa, el báculo de San Lesmes.

Romería de Nuestra Señora la Blanca

El último fin de semana de mayo se celebra esta romería estrechamente ligada al castillo y a su recuperación. Junto a la esplendorosa fortaleza burgalesa se erguía el templo románico que albergaba la imagen de Ntra. Sra. de la Blanca. La Romería consiste en llevar la imagen de la Virgen Blanca desde la Iglesia de San Pedro, en procesión, hasta donde se encuentran los restos de su primitivo emplazamiento.

Del carácter divulgativo de los actos de la primera romería con la programación de conferencias sobre los hallazgos en el castillo, la Romería ha pasado a ser, en poco tiempo, una de las fiestas Burgos más importantes con un estupendo ambiente festivo y popular cuyos actos más destacados son el mercado medieval durante el fin de semana con actuaciones musicales, de animación de calle, talleres, torneo con caballos, y actos similares.

El Curpillos

La fiesta del Curpillos se celebra también a finales de mayo. Los orígenes de la tradición del Curpillos en Burgos apuntan a la victoria de Alfonso VIII en la batalla de las Navas de Tolosa el 16 de julio de 1212. La fiesta comienza con la reunión y formación de las tropas militares antes de la liturgia eucarística en el Monasterio de las Huelgas. La  Abadesa del Monasterio recibe a las autoridades civiles y militares. Tras la eucaristía da inicio la procesión cuya comitiva está formada, entre otros, por los gigantones y danzantes, clarineros, estandartes de cofradías y representantes del barrio de Huelgas.

Después, en el parque del Parral el pueblo toma el protagonismo de la fiesta y burgaleses y foráneos se acercan a degustar los platos gastronómicos elaborados en los puestos preparados por las peñas y casas regionales. El mercadillo instalado en las inmediaciones del parque y los bailes públicos dan color y sonido a la fiesta que termina bien entrada la tarde.

Fiestas Mayores de San Pedro y San Pablo

Las fiestas mayores de la capital se celebran a finales de junio. Hasta 1873 las fiestas en Burgos se venían celebrando en el mes de septiembre, una vez finalizadas las labores del campo y coincidiendo con la Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz. Es a partir de ese año cuando se nombra una Comisión de Festejos y se adopta el acuerdo de trasladarlas al mes de junio. Entre los actos más tradicionales hay que destacar la proclamación de las reinas el día de inicio de las fiestas, la ofrenda de flores a Santa María la Mayor o los Bailes de gigantillos, gigantones y danzantes.

Día del Burgalés Ausente. El último día de las fiestas patronales, miles de personas se acercan hasta el Parque de Fuentes Blancas, que se encuentra a unos cinco kilómetros del centro de la ciudad, para recordar a todos los burgaleses que están lejos de su tierra natal: es la Operación Añoranza. Con motivo de esta celebración se invita a una veintena de emigrantes burgaleses de todas las partes del mundo y a ellos se suman los ciudadanos de Burgos que viven en otros puntos del territorio nacional.

La fiesta comienza con los tradicionales bailes de los gigantillos y danzantes que se pasearán por el parque todo el día, a lo que sigue una misa de campilla en honor a la Virgen de la Gruta. Después, y en el mismo Parque de Fuentes Blancas, se organiza un concurso gastronómico del Buen Yantar, en el que participan las diversas peñas. Espectáculos, verbenas, fuegos artificiales, charangas y bailes completan la jornada, con la que se despiden las fiestas de la ciudad hasta el próximo año.

Batalla de Atapuerca

La auténtica Batalla de Atapuerca tuvo lugar en 1504 y enfrentó a los reyes, y hermanos, García de Navarra y Fernando I de Castilla. La representación de la Batalla de Atapuerca se realiza al aire libre, en la ladera de la Iglesia de San Martín de esta localidad de Burgos, en la segunda quincena de agosto. El público se coloca en la ladera y los actores no profesionales, cerca de doscientos amigos y vecinos de Atapuerca, se sitúan en unas tierras de labranza.

La representación es de carácter gratuito, con narrador y diálogos de los personajes principales en riguroso directo. Los actores están caracterizados de soldados, campesinos y también les acompañan caballeros a caballo y con tambores. Espadas blandiéndose en el aire, escudos heráldicos en todas las casas y dos reinos enfrentados, los habitantes de Atapuerca regresan a la Edad Media por un día.

Recomendar

Viajes.net Burgos

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

0 / 10

0 votos

2085 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados