Monumentos Burgos

Viajes Burgos

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Monumentos de Burgos

Como ciudad monumental que es, Burgos recibe al viajero entre grandes y antiguos edificios. Desde el cerro del Castillo, se puede contemplar una primera vista privilegiada sobre la ciudad para apreciar la singular estampa de la Catedral, con sus torrecillas y chapiteles, y a las afueras de Burgos el conjunto del Real Monasterio de las Huelgas y la Cartuja de Miraflores.

Monumentos Burgos Lugar de gran espíritu religioso, los monumentos Burgos son la expresión de la devoción cristiana del pueblo burgalés que se demuestra, no sólo en su Catedral y los monasterios, sino en las numerosas y bellas iglesias entre las que destaca la iglesia de San Lesmes. En los viajes Burgos el misticismo es parte del recorrido por la vieja ciudad.

Catedral de Santa María

Es una de las más importantes muestras del arte gótico en España y ha sido declarado patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La primera piedra del templo fue colocada en 1221 por el rey San Fernando consagrándose solemnemente en el año 1260. En su construcción intervinieron numerosos artistas, entre ellos el Maestro Enrique, Juan Simón, Juan de Vallejo y los escultores Gil y Diego de Siloé, el pintor Alonso de Sedano y el maestro vidriero Arnao de Flandes.

El exterior destaca por el armonioso conjunto de sus líneas. La fachada principal consta de tres hastiales en los que se abren otras tantas puertas, flanqueados los laterales por esbeltas torres rematadas con los característicos chapiteles, o agujas, levantadas a mediados del siglo XV por Juan de Colonia, que, con las torrecillas de la Capilla del Condestable y la linterna del Crucero, forman un conjunto de bellas proporciones.En los extremos de la nave transversal se encuentran las magníficas portadas góticas del Sarmental y de la Coronería.

En su interior, destaca la Capilla de los Condestables, construida a finales del siglo XV por Simón de Colonia para el Condestable de Castilla don Pedro Fernández de Velasco, la Capilla de Santiago y San Juan, donde se exponen valiosas piezas del Museo Catedralicio, la de Santa Tecla, decorada profusamente con los esplendores del último barroco. La Escalera Dorada es una obra sin parangón en el arte universal, realizada por Diego de Siloé a principios del siglo XVI. Bajo la delicada linterna del Crucero, construida en el siglo XVI por Juan de Vallejo, descansan el sencillo sepulcro Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid, y su esposa Jimena.

Monasterio de Santa María la Real de las Huelgas

Es uno de los grandes monumentos de Burgos y de toda Castilla. La belleza arquitectónica de este monasterio se hace más patente en la iglesia, de estilo cisterciense, la Sala Capitular y Claustro de San Fernando, hoy muy alterado. En el centro de la nave mayor se encuentran los sepulcros de los reyes fundadores, adosados y bellamente policromados con las armas de Castilla y de la Familia Plantagenet. Especial interés tienen, además las Capillas de Santiago, de estilo mudéjar, y la de la Asunción, almohade.

Cartuja de Santa María de Miraflores

Tras su reciente restauración, la Cartuja de Miraflores ha recuperado el aspecto que tuvo en el s. XV cuando la reina Isabel I de Castilla encargó a Gil de Siloé la realización de los sepulcros de sus padres: Juan II e Isabel de Portugal así como el espectacular retablo mayor. Aunque el monasterio fue levantado por el rey Enrique III, años más tarde, Isabel la Católica engrandecería la iglesia, al escoger el lugar como sepulcro de sus padres, don Juan II de Castilla y doña Isabel de Portugal.

Las obras se llevaron a cabo en la segunda mitad del siglo XV bajo la dirección de los maestros Juan y Simón de Colonia. La Cartuja encierra otras obras de interés como la sillería gótica del coro de los padres o el coro renacentista de los hermanos, ejecutado en el siglo XVI por Simón de Bueras, y la estatua de San Bruno, obra de gran realismo, de Manuel Pereira. De Pedro Berruguete es la extraordinaria tabla de la Anunciación que aparece junto al altar mayor.

Castillo de Burgos

En el cerro donde se emplaza el Castillo se encuentran los orígenes de la ciudad. La construcción primitiva es del siglo IX, pero sufrió numerosas modificaciones y reconstrucciones a lo largo de su historia y fue destruido en 1813 por las tropas napoleónicas.

Tras su reciente restauración, conserva buena parte de su muralla exterior con algunos de sus torreones originales, algo de su estructura interna, el aljibe, toda una red de galerías subterráneas y su magnífico y profundísimo pozo a cuyo fondo conduce una escalera de caracol de trescientos treinta y cinco peldaños. Desde su Mirador se contempla una espectacular vista de la Ciudad.

Arco de Santa Maria

Es uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad y una de las antiguas doce puertas de acceso en la Edad Media. Comunica el puente de Santa María, sobre el río Arlanzón, con la plaza de San Fernando, donde se encuentra la Catedral. Simula un castillo con dos robustos cubos y un arco de triunfo en honor a Carlos V todo ello presidido por Santa María la Mayor.

Destaca la Sala de Poridad, lugar de reunión del Concejo de Burgos hasta el siglo XVIII con motivos cidianos y artesonado mudéjar. En la Sala Principal hay restos de yesería mudéjar y la farmacia del antiguo Hospital de San Juan. Actualmente es un Centro Cultural Histórico Artístico que llama mucho la atención de los turistas en su viaje a la capital.

Otros monumentos de Interés

Otros monumentos Burgos de especial importancia son:

Casa Miranda. Es una de las casas señoriales más interesantes de Burgos y es la sede del museo de Burgos. La fachada principal, que da a la calle Calera, está presidida por una bellísima portada plateresca. En el interior destaca un elegante patio renacentista de dos pisos y la monumental escalera.

Instituto Cardenal López de Mendoza. Es un buen ejemplo de arquitectura renacentista que destaca por la portada principal renacentista. El edificio se ha dedicado desde sus orígenes a fines educativos.

Monasterio de San Juan. La gran espadaña de este Monasterio preside la plaza de San Juan, uno de los espacios urbanos más sobresalientes de Burgos. El edificio conserva el Claustro, la Sala Capitular y las ruinas de la Iglesia. Actualmente es una sala de exposiciones y la sede del Museo Municipal Marcelino Santa María, con numerosas obras del pintor burgalés.

Iglesia de San Lesmes. Fue reedificada en el siglo XV y tiene una portada ojival de Simón de Colonia. Tiene tres naves con crucero y coro plateresco. Conserva varios retablos barrocos, el retablo de la Santa Cruz del siglo XV e interesantes sepulcros renacentistas. En el centro de la Iglesia en encuentra el sepulcro de San Lesmes, patrón de Burgos, con estatua yaciente.

Casa del Cordón. Fue construida en el siglo XV por los Condestables de Castilla y se le atribuye a Simón de Colonia. Destaca la portada con el cordón franciscano y el elegante patio renacentista. Ha sido sede de numerosos acontecimientos históricos de la ciudad y el mejor monumento civil conservado del Burgos medieval.

Recomendar

Viajes.net Burgos

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

0 / 10

0 votos

2406 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados