Monumentos Cordoba

Viajes Cordoba

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Monumentos de Cordoba

Cordoba en una ciudad muy monumental prueba de ello es que todo su casco histórico es Patrimonio de la Humanidad. Sus calles son en sí bellos monumentos donde se entremezclan las antiguas historias con la modernidad de sus actuales habitantes.

Monumentos CordobaEntre los monumentos Cordoba más importantes hay que destacar la Mezquita, la Catedral y el Alcázar. Pero hay numerosas iglesias, palacios, casas, calles y plazas que rivalizan para impresionar al visitante. Pasear tranquilamente por sus calles es la mejor manera de ver sus monumentos.

La Mezquita

Construida en el s. VIII, es la tercera mezquita más grande del mundo y Patrimonio de la Humanidad. Su estilo, califal, es el reflejo de las culturas del momento con aportaciones hispano-romanas y visigodas con influencias siria, persa y bizantina. La Mezquita tiene dos particularidades. Su orientación, pues no mira hacia la Meca sino hacia Damasco. Y la otra, es su ubicación, fuera del Mihrab. Sus características columnas de mármol y granito con dobles arcos de herradura que juegan con la luz y crean una atmósfera muy personal, no deja indiferente al visitante. Sus esculpidas puertas y sus patios también son muy espectaculares, y en particular el Patio de los Naranjos, que es casi el primer lugar que pisan los turistas en su viajes Córdoba.

La Catedral

El mismo año de la reconquista de Córdoba, 1236, la Mezquita fue consagrada como Catedral cristiana. Ya en el s. XII había sufrido algunas modificaciones, como la construcción de la Capilla Real utilizada como panteón de varios reyes castellanos. Pero fue en 1523, cuando el cabildo eclesiástico, con el apoyo de Carlos V, ante la oposición del Consejo de la ciudad mandó edificar una gran nave en el interior de la misma. Destacan en su interior la Capilla del Cardenal, barroca, que alberga el Tesoro de la Catedral del cual destaca la custodia de Enrique de Arfe, el crucifijo de marfil de Alonso Cano e importantes esculturas y pinturas.

El Alcázar de los Reyes Cristianos

Se comenzó a construir en el año 1328 por orden de Alfonso XI y fue la residencia de los Reyes Católicos hasta la conquista de Granada y el lugar donde permaneció preso el rey Boabdil. Desde la galería principal se entra al Salón de los Mosaicos, en cuyas paredes se exhiben mosaicos romanos, descubiertos en la plaza de la Corredera, y en él actualmente se celebran bodas civiles. De especial interés son los bellos baños y jardines árabes, el patio morisco y un sarcófago de mármol del s. III. El recorrido por el Alcázar termina en las Murallas que delimitan el jardín al Oeste y la Puerta de Sevilla, con otro de los bellos y numerosos monumentos de Cordoba , la escultura del poeta Ibn-Hazm.

Caballerizas Reales. Anexas al Alcázar de los Reyes Católicos. Sirvieron para complacer la afición de Felipe II por los caballos en su empeño por conseguir una raza más esbelta y apropiada para los ejercicios de equitación. El descubrimiento de América en 1492 y la anexión de los territorios en ultramar por la corona española, iniciaba una época prospera en la que, una vez asentado su poderío por el emperador Carlos V, su hijo Felipe II podía dedicarse también a la que, probablemente, era su mayor afición: los caballos. En ellas se realizaban cruces de caballos y yeguas con lo que se obtuvo el animal bello y noble que, hoy en día, tiene aficionados en todo el mundo; el caballo de pura raza española. A lo largo del año, en las Caballerizas Reales tienen lugar diferentes acontecimientos del mundo ecuestre y otros eventos.

La Judería

La judería es un bonito barrio, blanco y lleno de flores, que queda como testimonio del núcleo judío que existió ya en la época romana y visigoda. Llegó a ser un importante reducto intelectual en tiempos de Abderramán III, cuando se atrajeron a la corte filósofos, científicos y poetas. En esta época de esplendor nació Maimónides, en el s. XII, que, expulsado por los moros en su juventud, realizó un largo viaje por el mundo estudiando medicina y religión. Actualmente tiene un monumento en su barrio de nacimiento, en la plaza de Tiberias. Asimismo en su parte occidental, combinando estanques y jardines, se rinde homenaje a otros dos ilustres cordobeses: Séneca, el escritor y filósofo romano que vivió en el s. I d.C. y cuya estatua está situada en una bonita plaza junto a la Puerta de Almodovar y la estatua de Averroes, en la calle de la Muralla.

La Sinagoga

Del s. XIV, se encuentra en la calle de los Judíos y es una de las pocas que han conservado su estructura original en España. Conserva la galería de las mujeres, el Arón, donde se guardaban los rollos sagrados de la Ley, y una abundante y bella decoración mudéjar.

El Templo Romano

Fue construido en el siglo I, en la época flavia y es el testimonio de la estancia romana en la ciudad. Las ruinas se encuentran directamente al lado del Ayuntamiento nuevo, en cuyo vestíbulo se integraron los muros del templo. La altura de las columnas frontales y su elevado número indican que se trataba de un templo romano de grandes proporciones y, en consecuencia, de gran importancia. El acceso directo a este monumento no está permitido, pero las imponentes columnas que se alzan sobre un podio con sus enormes capiteles corintios, hacen fácil imaginarse el esplendor de la ciudad en época romana.

Medina Azahara

A ocho kilómetros de Córdoba se encuentran las ruinas de esta antigua ciudad, que fue la residencia y corte de Abderramán III en el s. X. En este lugar se construyeron palacios y edificios oficiales, viviendas y una mezquita. Sin embargo, el esplendor no fue duradero. Después de la muerte de Almanzor, las guerras civiles acabaron con el poder central, surgiendo los Reinos de Taifas. Medina Azahara, símbolo del esplendor califal, fue asaltado por los beréberes que la saquearon e incendiaron. Desde el año 1910 se están realizando excavaciones arqueológicas que nos muestran la magnitud de aquel tiempo.

La lista de monumentos Cordoba reseñables es interminable. En el río Guadalquivir destacan los restos de los molinos árabes, como el de la Albolafia, cuya inmensa rueda transportaba el agua hasta los jardines al Alcázar. Enfrente se encuentra el Monumento a San Rafael, patrón de la ciudad. Y cerca del Puente de San Rafael está la Isla de las Esculturas, una isla artificial donde se encuentran expuestas una docena de esculturas. Un poco más arriba, cerca del puente de Miraflores está el Hombre Río que es la escultura de un bañista mirando al cielo y cuya orientación varía según la corriente.

Callejeando es fácil encontrarse también con la popular Calleja de las Flores, el Cristo de los Faroles o el Memorial a Julio Romero de Torres.

Recomendar

Viajes.net Cordoba

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

8 / 10

1 votos

1666 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados