Girona

viajes Girona

Buscando…

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Girona

Girona dispone del encanto de las grandes ciudades sin que lleguen a suponer el agobio de otras ciudades más cosmopolitas como Barcelona. Por ese motivo resulta muy fácil desplazarse por ella con comodidad y encontrar al mismo tiempo cualquier tipo de oferta turística como los museos, actos culturales, lugares de compras y ocio y festividades de relevancia. Prácticamente cualquier momento del año es bueno para viajar Girona.

Visitar Girona

Viajes GironaLos primeros asentamientos en Girona son bastante antiguos ya que datan de los íberos en concreto de la tribu de los indigetes que se localizaban en el Llano de Gerona. Sin embargo la ciudad comenzó a despuntar como una urbe de cierta importancia en el año 77 a.c. cuando Pompeyo construyó sobre la vía Heráclea un oppidum.

En este tiempo pasó a llamarse Gerunda de donde deriva su actual nombre, haciéndose muy habituales los viajes a Girona por su interés geográfico y comercial a pesar de encontrarse en el interior puesto que contaba con una excelente conexión con el puerto de Ampurias.

Más adelante con la fundación de la diócesis de la Iglesia teniendo como sede a la ciudad de Tarragona, obtuvo un segundo momento de esplendor tras el abandono de la población romana.

Los musulmanes no fueron ajenos al encanto de este territorio y durante algún tiempo los árabes establecieron allí uno de sus centros aunque a consecuencia de la cercanía del imperio carolingio fue bastante breve este episodio de la historia de la ciudad.

Los carolingios fundaron allí la sede del Condado de Gerona y con ellos vivió su primera expansión territorial en la que también convivieron los judios que crearon allí una de las primeras escuelas cabalísticas. La presencia de este pueblo se ha conservado hasta nuestros días y en la actualidad es posible visitar en los viajes Gerona uno de las mejores juderías de las que se han conservado no sólo en España, sino también en Europa. De ahí su interés como atracción turística.

En los siglos sucesivos, entre el XV y el XVII, fue creciendo e incorporándose nuevas ampliaciones tanto en la urbe como en la muralla que lo rodeaba y que tanto le valió en la defensa frente a invasiones como la de los franceses en el siglo XVIII.

En los paseos por sus calles no sólo se encuentran una gran variedad de tiendas que van desde las más tradicionales hasta las más modernas sino también muchos puestos de mercado que se instalan en ella los martes y los sábados o incluso tenderetes que son instalados durante el año. En este sentido el centro histórico es uno de los más recomendados para los turistas, de manera que se convierte en un recorrido peatonal en el que caminar con total tranquilidad.

Algunos de los productos más solicitados que se encuentran en sus comercios y tenderetes con el xuixo un tipo de butifarra dulce que no se suele dar fuera de la ciudad o los bombones de chocolate que están inspiradas en las diversas leyendas de la ciudad, junto con productos artesanos como la alfarería negra.

Posiblemente a los turistas lo que más les llame la atención sean algunas de esas leyendas como la del Tarlà que está muy presente en La Rambla y según la cual este era un acróbata que durante una cuarentena provocada por una epidemia entretuvo a los vecinos de la calle de Argenteria. Al parecer mantuvo una relación amorosa con la hija de un pastelero siendo descubierto por el padre a consecuencia de un estornudo que se convertiría en el popular estornudo delator.

Otra de las más populares es la que gira en torno a los jardines de la Francesa donde se cuenta que había una bruja que tiraba piedras en las procesiones que se celebraban en la ciudad. En el día de Corpus cuando esta haciendo esto, se oyó una voz que dijo “Si piedras tiras, piedras tirarás y en piedra te convertirás” de manera que la bruja se convirtió en un gárgola que se puede ver en la girola de la Catedral y que muchos turistas buscan en su viaje a Girona.

Lugares de interés en Girona

Casco Antiguo: se encuentra en el original asentamiento romano, por lo que contiene lo más importante del patrimonio artístico de esta ciudad. Una de las construcciones más antiguas y emblemáticas es precisamente la muralla que se puede recorrer por el Paseo Arqueológico y el Paseo de la Muralla, desde donde hay unas magnificas vistas en el mirador sobre la ciudad.

Las Casas del Oñar: son una de las atracciones más curiosas de la ciudad ya que se trata de unas casas colgantes sobre el río de Oñar. Fueron construidas a lo largo de los siglos en el margen del río y ofrecen un conjunto muy pintoresco que sintetiza las características de una pequeña ciudad mediterránea, a lo que contribuye mucho el hecho de que estén pintadas de colores.

Judería: en sus viajes Girona los turistas no suelen perderse este barrio típico judío que es uno de los más importantes y mejor conservados de Europa. Hasta los últimos años del siglo XV vivió aquí una reducida comunidad de judíos que han dejado mucha huella en el bario. Destaca sobre todo el Centro Bonastruç Ça Porta, que se cree que es una antigua sinagoga que en la actualidad sirve como centro de estudios, mientras que en el norte se ve el Montjuïc, es decir, el monte de los judíos.

Catedral de Girona: fue construida entre los siglos XI-XVIII debido a sucesivas reformas y reconstrucciones y se encuentra en la Plaza de la Catedral donde hay otros muchos lugares de interés para los turistas como la Casa Pastors que es un edificio renacentista que en la actualidad sirve como Palacio de Justicia, y la Pia Almoina. También se pueden conocer otros edificios como a Casa de l'Ardiaca, el monasterio de Sant Pere de Galligants, la Basílica de Sant Feliu y el Palacio Episcopal, todos ellos monumentos importantes para el turismo. A consecuencia de la demora que obtuvo en su construcción se conjugan en ella varios estilos arquitectónicos como el románico, el gótico, el renacentista y el barroco, lo que le confiere un aspecto muy curioso que es estudiado en muchos de los manuales de historia del arte.

Baños árabes: son muy curiosos por su linterna cupulada que se encuentra en el interior y son de visita oblligada si se recorre el Paseo Arqueológico ya que se están al final del mismo.

Rambla de la Libertad: está considerada como una de las piezas claves de la antigua ciudad medieval de Girona y es además en la actualidad el espacio público más concurrido. Aun así, como rambla es bastante reciente puesto que su creación se debe al arquitecto municipal Martí Sureda i Deulovol en el año 1885 cuando unificó la conocida como plaza de las coles con la calle del abrevadero. Para entrar en el Barrio Antiguo hay que pasar por esta plaza por lo que prácticamente todos los turista la conocen durante su viajes a la ciudad.

Puentes sobre el río Oñar: al mismo tiempo que el río facilitó la vida en la ciudad, supuso un impedimento para su crecimiento ya que dividía en dos el territorio con lo que mientras que a un lado se daba el Barrio Viejo, en la orilla derecha, en la izquierda estaba el barrio de Mercadal. De ahí que los puentes jugaran un importante papel en el desarrollo de Girona destacando sobre todo cuatro, el Puente de Piedra, el Puente de Hierro, el Puente de Gómez y el Viaducto del Ferrocarril.

Museo de Arqueología de Cataluña: conocido antes como Museo Provincial de Antigüedades y Bellas Artes, se encuentra situado en la antigua iglesia y convento de Sant Pere de Galligants. Hoy forma parte del Museo de Arqueología de Cataluña, siendo considerada una sección del mismo. Es el museo más interesante de Gerona ya que en su interior se encuentra material arqueológico de todas las etapas históricas de la ciudad, desde la prehistoria, hasta los tiempos antiguos en los que se engloban los hallazgos de origen ibérico, griego y romano.

Moverse en Girona

Girona dispone en la actualidad de un solo medio de transporte público urbano colectivo, el autobús aunque llegó a contar con un servicio de tranvía. Además de cubrir toda la ciudad también llega a conectarla con municipios cercanos como el Salt, el Quart y Vilablareix entre otros.

Fiestas de Girona

Una de las más conocidas es la de San Narciso, que está dedicada al patrono de la ciudad por lo que se celebra con varios actos religiosos a los que se suma la instalación de ferias y tenderetes y la organización de conciertos y otros eventos de tipo lúdico.

Comer en Girona

Al viajar a Girona la gastronomía es uno de sus más importantes atractivos ya que es muy variada por su excelente huerta, las carnes selectas y los pescados y mariscos de gran calidad dan como resultado recetas variadas y ricas. Sin embargo es mucho más conocida por los embutidos entre los que destacan sobre todo el bull, el paltruc y las butifarras.

Recomendar

Viajes.net Girona

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

6.5 / 10

77 votos

2874 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados