Restaurantes Girona

Viajes Girona

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Restaurantes en Girona

La oferta gastronómica de Girona se oculta en calles solitarias y edificios históricos, escondida en recoletos restaurantes con pocas mesas, rodeados de historia y los sabores de la tradicional y vanguardista cocina catalana.

Restaurantes GironaUna de las características más interesantes de los restaurantes Girona es la forma en que los ingredientes más dispares se mezclan para ofrecer exóticos platos de exquisito sabor. Los ingredientes de la cocina catalana varían desde las setas silvestres, la caza y cría de animales en los Pirineos, a las aceitunas y todos los tipos de frutas hortalizas de las tierras bajas a una gran variedad de mariscos de la Costa Brava. Esta cocina es el resultado de siglos de comercio con los países vecinos, en particular los griegos, italianos, árabes y franceses que han aportado su toque particular a las recetas.

Restaurantes en la ciudad

Dentro del casco antiguo nos encontramos con varios restaurantes en Girona que pueden alegrar mucho nuestro recorrido turístico por los monumentos de la ciudad. Las terrazas de la Rambla son otro bonito lugar donde tomar una copa y descansar admirando el paisaje y el río.

Albereda. Su especialidad son el pescado y el marisco de la Costa Brava. No hay que perder la ocasión de probar el Crep relleno de marisco o la Cola de rape al aceite virgen. Si se prefiere la carne lo más sorprendente es el asado de cabrito relleno de butifarra y setas.

Cal Ros. Su cocina permanece abierta desde la década de 1920 y se encuentra situada bajo los pórticos de la calle Cort Reial, en el interior de una casona del siglo XVI. La decoración del asador es muy interesante, con objetos que han sido solicitados por museos nacionales, pero más original aún es su carta de especialidades ideada por el chef Joan Piqué. El Asado de conejo con butifarra negra, el Lomo de dorada con espinacas a la crema y vinagreta de nueces o las Milhojas de huevo frito, son algunas de las recetas que reclama, incansable, una clientela fiel.

La Penyora, discretamente ubicado en un silencioso callejón, es un lugar frecuentado por intelectuales y artistas, con nueve mesas perpetuamente ocupadas gracias a la peculiar elaboración de su cocina artesanal con platos como las Flores de Calabacín rellenas de marisco.

El Cipresaia, situado en una luminosa esquina en la calle Blas Fournas, se ha convertido en poco tiempo en un referente gastronómico. Sobre todo para disfrutar de un buen arroz, clásico o diferente.

Bronsoms. Situado en el corazón de la Ciudad Vieja en un edificio de 1890 que una vez fue una casa privada. Para los amantes de la gastronomía tradicional este es uno de los restaurantes más coherentes de Girona y es famoso por su cocina de mercado (platos cocinados con los ingredientes frescos disponibles en el mercado). La carta incluye platos de pescado, paella, arroz negro, judías blancas y varias especialidades de jamón ibérico

Restaurante Mimolet. Este es un restaurante relativamente nuevo en el casco antiguo,cerca de donde el puente del ferrocarril cruza el río. Abrió en febrero de 2006 y tiene un estilo minimalista de diseño, excelente servicio y comida típica catalana incluida la parrilla con espárragos y salsa catalana regada con vino tinto del Empordà.

Casa Marieta. Es el restaurante de Girona más antiguo de la ciudad. Está situado en la plaza de la Independencia y fue fundada en 1892, coincidiendo con la primera etapa del movimiento modernista (finales s. XIX), y con la inauguración del antiguo trayecto del tren de vía estrecha que conectaba Girona y St. Feliu de Guíxols. Desde entonces, Casa Marieta ofrece a sus clientes una cocina casera basada en la tradición catalana y el trato familiar. Entre sus platos, el pollo con cigalas y el cordero al horno.

El Celler de Can Roca. A solo dos km. al norte del centro de Girona, es el mejor restaurantes de la zona nueva de la ciudad. Está a cargo de tres jóvenes hermanos y es un restaurante íntimo, con sólo 12 mesas. La cocina, como no podía ser menos, catalana creativa, transformado platos tradicionales mediterráneos en contemporáneos. Se puede empezar pidiendo un puré de aguacate y de postre el sorbete de naranja mandarina con compota de calabaza.

Restaurantes fuera de la ciudad

El Bulli. Está situado en la Cala Montjoi en el pueblo costero de Roses y a unos 56 kilómetros de Girona y tiene tres estrellas Michelín. Las reservas para comer en este exclusivo restaurante, referente mundial de la gastronomía catalana, ha de hacerse con meses de antelación. Si ocurre que se consigue una mesa, el viaje hasta Roses merecerá la pena. Su Chef, Fernando Adrià, es uno de los más prestigiosos de España, el denominado "Salvador Dalí de la cocina" por su enfoque creativo hasta el extremo. No hay carta, el menú consiste en una degustación de doce platos inspirados en los mejores y más exquisitos productos de temporada. Entre estos platos nos podemos encontrar con los chips de polenta y semillas caramelizadas de girasol, un capuchino de guacamole o una rica lasaña de calamares.

Sant Pau. En San Pol de Mar, a 55 kilómetros de Girona se encuentra otro restaurante que merece ser visitado por la maestría de Carmen Ruscalleda al frente de la cocina. Tiene dos estrellas Michelín por su virtuosismo técnico y su capacidad para combinar los productos más frescos con la mínima cantidad de especias o condimentos y aprovechar así el sabor de los alimentos al máximo.

Recomendar

Viajes.net Girona

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

0 / 10

0 votos

1662 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados