Catedral de Ibiza

Viajes Ibiza

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Catedral de Ibiza

Fue construida sobre la antigua mezquita musulmana de Yebisah que a su vez, se supone construida sobre algún primitivo templo dedicado a un dios fenicio o romano. Se encuentra bajo la advocación de Nuestra Señora de las Nieves ya que era la Virgen más cercana en el santoral, 5 de agosto, en el momento de su consagración.

Catedral Ibiza En su configuración actual, la Catedral de Ibiza obedece a distintos estilos, desde el gótico original, siglo XIV, hasta las reformas barrocas del siglo XVIII realizadas entre 1715 y 1728 por los arquitectos Jaume Espinosa y Pere Ferrero. Así el ábside y la torre se corresponden con el estilo gótico del siglo XIV, mientras que el resto corresponde a ampliaciones o reformas posteriores.

Es un templo de una sola nave de planta rectangular, con capillas laterales entre los contrafuertes y un ábside pentagonal con capillas que rodean el presbiterio, dando a la cabecera una disposición poligonal. Destaca el campanario, construido sobre una de las capillas absidiales, debido con toda probabilidad, a la falta de espacio físico en la plaza donde ubicar la torre.

Durante el siglo XIV se construyó la sacristía en estilo gótico y la capilla Honda, poco después se inicio la obra de la nave central, ya de una forma más ligera, con piedras de roca caliza. La puerta de entrada estuvo situada en la misma fachada pero más al extremo y no es hasta el siglo XVI cuando se abre la actual puerta.

La torre - campanario posee forma trapezoidal y aspecto macizo, lo que recuerda claramente su carácter defensivo, pues la isla de Ibiza era un lugar de frecuentes ataques piratas berberiscos y turcos. La torre tiene entrada tanto por el exterior como por el interior a través del presbiterio. Está formada por cinco cuerpos separados entre si por molduras que recorren todo el perímetro. En el primer cuerpo se sitúa la entrada a la torre, en el segundo se abre una ventana apuntada; en el tercer piso está el reloj, colocado en este emplazamiento en 1804, el cuarto y quinto piso alojan las campanas. Estos estas formados por tres vanos abiertos al exterior por arcos apuntados en su lado mayor y por pequeñas ventanas en sus lados menores. Se remata la torre por una estructura piramidal truncada.

Durante el siglo XVI se produce una reforma muy severa de la Catedral de Ibiza, debido a su deterioro. Se construyen las capillas laterales derechas, excepto la capilla Honda que ya existía. Un poco más tarde se construyen las capillas del lado izquierdo, creándose una nueva línea exterior al invadirse el cementerio que estaba adosado a esta parte de la iglesia. Esta obra supuso la construcción de esta nueva fachada al prolongarse hasta la línea de la torre. La puerta principal también fue trasladada desde el extremo hacia una posición más centrada.

La reforma afecta a lo que fue la sacristía gótica que tuvo que trasladarse a una nueva edificación adosada al exterior de la iglesia. Se utilizaron las mismas piedras para su construcción, lo que explica que tenga una cubierta con bóveda de crucería gótica en plena época renacentista. En el espacio que ocupó la antigua sacristía se instalo las capillas de La Soledad y la de el Cuerpo de Jesús.

Todas estas ampliaciones del siglo XVI aumentaron el espacio físico del edificio, pero con posterioridad causaron problemas muy serios a la estructura general del templo, sobre todo en lo referente a su cubierta. Nada más acabadas la obras, la cubierta y el suelo sufrieron números grietas, seguramente por la cantidad de huecos levantados al comunicarse las capillas de la nave, lo que aumento el peso de la estructura sobre los apoyos.

No es hasta 1712 cuando ya amenazaba la iglesia el estado de ruina, que la Universidad inicia los trabajos de reparación, con sucesivas actuaciones sobre las capillas laterales y sobre su cubierta. Hasta esa fecha cada capilla tenia su propio beneficiario que se ocupaba de sufragar los gastos de la iglesia así como de beneficiarse de una sepultura en ella. Todo ello llevo a que en esta época los beneficiarios y los enterramientos fueron en aumento, construyéndose criptas funerarias en cada capilla. Durante esta época se produjeron los asaltos de berberiscos y turcos, lo que llevó a la isla a una gran recesión económica, contribuyendo aún más a que la iglesia permitiese los enterramientos en las capillas.

Estos enterramientos se prolongaron hasta bien entrado el siglo XIX, cuando se prohibieron en el interior de la Catedral. En la actualidad, se conservan cinco lapidas. La lapida de Antonio Arabí es la única de forma individual, las cuatro restantes son de sepulturas del tipo familiar. La de la familia Balanzat que debió de estar en un principio junto al campanario indica: “Don Pedro de Balanzat y sus descendientes, 23 de septiembre de 1460”.

Museo Diocesano: Entre las obras de arte que se pueden contemplar destacan dos tablas góticas del siglo XIV representando a Santa Tecla y San Antonio realizadas por Francesc Cines, y las tablas de San Jaime y San Matias de Valentí Montoliu del siglo XV. También hay expuesta, en este pequeño museo de Ibiza, una custodia gótica de plata dorada con esmaltes, de estructura turriforme del siglo XIV, realizada por Francesc Martí en 1399.

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

8 / 10

1 votos

3616 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados