Ruta de las iglesias

Viajes Ibiza

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Ruta de las Iglesias

Las iglesias de Ibiza son únicas en el mundo porque fueron concebidas como fortalezas para proteger a la población del ataque de los piratas. Además de su aspecto defensivo, que les diferencia de otras iglesias, destacan por su bella sencillez que conjuga con maestría las formas de las capillas, naves, presbiterios, campanarios, muros y pórticos.

Ruta iglesias Ibiza La ruta de las iglesias de Ibiza proporciona un buen motivo para recorrer la isla interior, la de la arquitectura y sus tradiciones ancestrales. Todas las iglesias están situadas en el centro de cada localidad y presiden la vida cotidiana de cada pueblo: son el lugar de reunión de muchos de sus habitantes y también el escenario de reuniones, fiestas patronales y conciertos al aire libre.

El origen de estas iglesias hay que buscarlo en la época en que los habitantes de Ibiza se encontraban expuestos al constante ataque de piratas provenientes del norte de África para el expolio de los pocos bienes que hubiera en la isla, el secuestro de mujeres y hombres como esclavos. Ante este continuo acoso, pocas opciones quedaro a los ibicencos para su protección: esconderse en las frondosas montañas, refugiarse en las murallas de la ciudad de Ibiza o buscar cobijo en las iglesias que se construyeron a lo largo y ancho de la isla. Las iglesias de Ibiza tuvieron, de esta forma, una doble función, religiosa y defensiva que se puede evidenciar por sus emplazamientos, casi siempre elevados y con buena visibilidad, la solidez de sus muros o incluso sus torres como elementos claramente militares.

Estas son algunas de las iglesias que pueden visitarse a lo largo y ancho de la isla de Ibiza:

Iglesia de San Carlos de Peralta: Construida a finales del siglo XVIII, tiene uno de los porches compuestos de hileras de columnas más destacados de toda la Ibiza rural. El lugar donde se levantó el templo destacaba por la riqueza de su paisaje, modificado por la intensa urbanización actual. En su interior se conserva un confesionario probablemente del siglo XIX.

Iglesia de Santa Getrudis de Fruitera: Acabada en el año 1797, tiene la particularidad de contar con la “espadanya” (1899) más grande de todas las iglesias de la isla de Ibiza. Su fachada actual delata unos añadidos muy posteriores al templo original, probablemente hechos hacia el año 1890. El presbiterio conserva el retablo original de madera con una imagen moderna de la santa.

Iglesia de la Virgen María de Jesús: Levantada por los franciscanos a finales del siglo XV, aun cuando hoy en día puede considerarse como integrada dentro el casco urbano de Jesús, en sus orígenes servía para el culto de la gente de mar residente fuera de las murallas de la ciudad. Guarda el retablo alusivo a la Natividad de la Virgen María obra de los Osona, joya del denominado estilo Internacional de transición entre la pintura gótica y renacentista.

Puig de Misa de Santa Eulalia del Río: La iglesia, construida al siglo XVI como una pieza más del sistema de defensa y vigilancia de la isla servía, al siglo siguiente, de referente para la construcción de las primeras casas agrupadas de la comarca, una de las cuales se utiliza hoy en día como sede del Museo Etnológico de Ibiza.

Iglesia de San Antonio de Portmany: La iglesia actual data del siglo XVI, habiéndose edificado en el mismo lugar que el templo antiguo, probablemente levantado hacia finales del siglo XIV. De este primer edificio sólo se conserva el presbiterio. Destaca el aspecto de fortaleza, reforzado por la presencia de la torre junto al presbiterio.

Iglesia de San Rafael de Sa Creu: Siguiendo la ruta de las Iglesias de Ibiza se llega a San Rafael, construida entre 1791 y 1795. El monte sobre el cual está edificada, de una altitud cercana a los 130 metros, permite una vista panorámica de toda la banda norte de la ciudad de Ibiza en la que destaca el perfil de las murallas renacentistas. Tras el saqueo de 1936 el único elemento ornamental que queda en el templo es la reja de hierro que separa el presbiterio de la nave.

Capilla subterránea de Santa Inés: Según la opinión de algunos especialistas, esta capilla podría haber formado parte de las edificaciones religiosas levantadas para el culto de los primeros cristianos de Ibiza, en el periodo de los denominados “siglos oscuros”, tras la desintegración del imperio romano de occidente. Actualmente forma parte de un restaurante a las afueras de Sant Antonio.

Iglesia de Santa Inés de Corona: Se trata del templo de menor alzada de toda la isla, aun cuando muy bien proporcionado tanto en el interior como en el exterior. El paisaje del Pla de Corona, que rodea la iglesia es uno de los más singulares de Ibiza, sobre todo en las estaciones húmedas.

Iglesia de San Mateo: Cuenta con una campana situada en el templo el año 1864, en la cual se conservan las inscripciones originales: una cruz hecha de cuadros en la parte frontal y una imagen de San Mateo en la parte posterior. Los apoyos del altar mayor provienen de materiales de una perforada hecha en la comarca, pintados de ocre oscuro. La tradición de la Casa Santa por Semana Santa, se mantiene desde el año 1851 en el mismo lugar: la capilla del Roser.

Iglesia de San Juan de Labritja: Construida entre 1737 y 1770, se edificó alrededor de la actual capilla honda, ya existente hacia 1720. Este hecho es singular, pues usualmente las capillas hondas son una ampliación posterior del templo, y además, se ubican en la zona del presbiterio y no como ésta, que se encuentra en medio de la parte longitudinal de la nave.

Iglesia de San Lorenzo de Baláfia: Levantada entre 1786 y 1797, su planta está considerada como una de las más esbeltas de entre todas las iglesias rurales. Con el escalonamiento del porche, los muros maestros de la nave y la cubierta, hacen de su fachada una solución única. Mantiene como pocas su función original de punto de encuentro entre los pobladores que viven dispersos por la comarca.

Iglesia de San Vicente de la Cala: Construida entre 1825 y 1838, se encuentra situada en uno de los lugares más inaccesibles de toda la isla. De hecho hasta los años 70, en que se construyó la actual carretera de acceso, la manera natural de llegar a Sa Cala era por su pequeño puerto de pescadores. Es con toda probabilidad el templo con menos aditamentos y más sobriedad arquitectónica de Ibiza, por lo cual se puede comprobar sin demasiado esfuerzo sus dimensiones reales que se encuentran entre las más reducidas de todos los templos parroquiales.

Iglesia de San Miguel de Balanzat: El templo se encuentra situado en un lugar prominente desde el que se domina la llanura próxima a Sant Miquel en dirección Santa Gertrudis, así como los accesos desde Sant Llorenç. Se trata de una de las cuatro iglesias cabecera de los antiguos “quartons” por los cuales se dividía territorialmente la isla de Ibiza tras la conquista cristiana en 1235.

Iglesia de San José de la Atalaya: Construida entre 1727 y 1731 bajo la dirección de Pere Ferro, se convirtió en el referente desde donde surgiría tiempo después el núcleo de población de Sant Josep. Destaca el volumen rectangular de su fachada con el porche. En su patio abierto se acostumbra a llevar a cabo la mayor parte de las celebraciones que tienen lugar en pueblo.

Iglesia de San Jorge de las Salinas: Es el único templo que todavía conserva almenas en su azotea como recuerdo de los constantes asedios vividos en los siglos XVI y XVII. El edificio original, probablemente del siglo XIV, se fue ampliando hasta sus dimensiones actuales, de manera parecida a lo que sucedía con las iglesias de Sant Antoni y de Sant Miquel. Junto con la de la iglesia de la Virgen María de Jesús, su pila de agua bendita se cuenta entre las más antiguas de la isla.

Iglesia de San Agustín de Es Vedrá: Construida bajo la dirección de Pedro Grolliez de Servien entre 1791 y 1809, tiene su orientación hacia la parte sur. La nave tiene unas proporciones pocos habituales por su escasa anchura y carece de porche de acceso hecho que también la convierte en singular.

Iglesia de San Francisco de Paula: Se trata de una capilla edificada en el siglo XVIII por orden del Rey, con la finalidad de dar asistencia religiosa a los trabajadores de las salinas. Como en ningún otro edificio religioso de Ibiza, a su alrededor se han ido añadiendo otras edificaciones hasta cuadruplicar el volumen de la capilla. Dada su ubicación en los terrenos próximos a los estanques de sal, no pudo autorizarse nunca la habilitación de un cementerio.

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

8 / 10

1 votos

3525 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados