Arquitectura Lanzarote

Viajes Lanzarote

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Arquitectura de Lanzarote

La arquitectura de la Isla ha sido influenciada por el clima. El blanco es el color predominante de las casas, funciona como espejo ante los rayos solares, permitiendo no elevar la temperatura en el interior, las azoteas echadas y los patios inclinados buscan recolectar la escasa agua de lluvia en un estanque de piedra. El verde es el color que predomina en puertas y ventanas, se explica porque en el pasado los pescadores usaban los remanentes de pintura, luego de haber pintado sus embarcaciones.

Viajes Null No es posible hablar de la arquitectura Lanzarote, sin mencionar el destacado trabajo realizado por el arquitecto, artista y decorador lanzaroteño César Manrique, su influencia y su obra es la identidad de la isla. Manrique fue el gran defensor de la isla y su natural belleza. Logró convencer a su pueblo para mantener su identidad, continuar empleando madera y no derribar casas o fachadas. El Gobierno acogió sus ideas y prohibió el uso de las vallas publicitarias en las carreteras, gracias a esta simple idea desde ellas es posible admirar el paisaje de la Isla.

Manrique se propuso dar a conocer Lanzarote a través de su belleza, su trabajo es la herencia más apreciada por los habitantes de Lanzarote. Para conservar la identidad arquitectónica, construyó una vivienda de estilo típicamente lanzaroteño, para que sirviera de modelo y ejemplo, y, sobre todo, para homenajear el esfuerzo del campesino, que ha sido capaz de vencer la hostilidad de la tierra volcánica. Otros de sus trabajos más destacados son los Jameos del Agua y el Mirador del Río.

Las casas más antiguas y tradicionales son de un solo piso, generalmente con un solo patio de luz en el centro. Sus gruesas paredes conservan la temperatura todo el año, por lo que en el invierno mantiene el calor y en verano el fresco. Los diseños eran simples, rústicos y cumplían las necesidades de una comunidad de campesinos. Los lanzaroteños solían usar materiales de roca volcánica en sus construcciones. Los más ricos podían permitirse bloques de piedra cortada de la cantera, mientras que los más pobres recolectaban rocas del campo.

Las paredes al ser tan gruesas, unos 60 ó 70 cm, se mantenían por su propio peso, con una pequeña cantidad de barro, los exteriores se cubrían de cal. la orientación de las casas se cerraba al viento del norte y las casas en "L" o en "U" se abrían siempre al sur. La arquitectura de Lanzarote actual ha seguido líneas similares, pero, en lugar de usar piedra volcánica, los bloques de cemento forman la estructura básica para las paredes y el cemento se utiliza para el exterior. Estos detalles arquitectónicos que perduran dan a la isla una perfecta impresión de orden.

Mirador del Rio

Desde las cristaleras de sus cúpulas se puede contemplar un magnífico paisaje del océano Atlántico, el Archipiélago Chinijo -La Graciosa, Alegranza, Montaña Clara, Roque del Este y del Oeste o del Infierno-, zona declarada Reserva Marina. El Mirador se enclava en un lugar donde antiguamente existía una batería de cañones utilizada en la guerra entre España y Estados Unidos, en el siglo XIX, por la soberanía de Cuba. Se construye en 1973, a 479 metros de altura sobre el nivel del mar, y consiste no en una excavación en el acantilado sino en una edificación con dos enormes cúpulas enterrada para así conseguir disimular su construcción. Fue realizado por el artista César Manrique con colaboración de Jesús Soto y el arquitecto Eduardo Cáceres.

Casa Museo Cesar Manrique

La Fundación César Manrique está situada en la casa-estudio del artista. La casa se extiende sobre una colada de lava y está levantada sobre cinco burbujas volcánicas naturales de gran tamaño. La planta superior está inspirada en la arquitectura tradicional de Lanzarote, e incorpora elementos funcionales de concepción moderna como cristaleras. Además, en el jameo central puede visitarse una amplia zona de descanso con piscina, comedor, horno, barbacoa..., que dispone de abundante vegetación. El último espacio, ya a la salida, está constituido por el antiguo estudio del pintor.

Monumento al Campesino

En el centro geográfico de la isla emerge el Monumento al Campesino, escultura formada por quince metros de tanques de agua, de viejos barcos de pesca, soldados entre sí y pintados en blanco, obra realizada por Jesús Soto y César Manrique. La Casa Museo anexa, antiguo caserío restaurado, reproduce la arquitectura rural: patio central, aljibe, balcones, horno, prensa de vino y los talleres de cerámica, hilados, artesanía y carpintería, todo de un inmaculado blanco.

Castillo de Santa Barbara

En La Montaña de Guanapay, cerca de La Villa de Teguise, se levanta el Castillo de Guanapay o Santa Bárbara, construido en el siglo XVI como torre de vigilancia. Fue construido por Sancho de Herrera en el siglo XVI y desde entonces sufrió los ataques de piratas y corsarios. En 1586 el asedio del pirata Morato Arráez provoca tales destrozos que el rey Felipe II encarga al ingeniero Torriani su reconstrucción. Desde 1596 el Castillo presenta la misma estructura. Actualmente el Castillo se ha convertido en un museo dedicado a la emigración canaria a América.

Castillo de San Jose

Es otra de las obras de arquitectura Lanzarote edificadas por la imperante necesidad de defender la isla de los ataques de berberiscos y piratas. Actualmente acoge al Museo Internacional de Arte Contemporáneo, creado en 1975 por César Manrique con la finalidad de traer a la isla las obras más características de la pintura moderna. El Castillo es una fortaleza construida en el siglo XVIII bajo el mandato de Carlos III. La obra transcurrió entre los años 1774-1779 y en ella participó un elevado número de pobladores isleños.

Arrecife Gran Hotel

El edificio más alto de la isla, un signo de identidad muy diferente a todo lo dicho de la arquitectura de la isla hasta ahora. Se encuentra situado en la playa de El Reducto, en Arrecife, rodeado de un extenso parque. Es, además, uno de los hoteles mas antiguos de la isla aunque tras unos años de esplendor, fue abandonado e incluso completamente destruido por el fuego. Posteriormente, tanto el parque como el hotel fueron rehabilitados para sus respectivos usos. El hotel, completamente acristalado, tiene diecisiete plantas, y unas vistas espectaculares de Arrecife y su costa.

Recomendar

Viajes.net Lanzarote

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

0 / 10

0 votos

4688 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados