Romeria de los Dolores

Viajes Lanzarote

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Romeria de los Dolores

Es la fiesta más destacada de la isla y se celebra como homenaje y agradecimiento a la patrona de Lanzarote, la Virgen de los Dolores. Los devotos acuden a pie desde todos los puntos de la isla hasta la ermita de Mancha Blanca para hacer sus ofrendas a la Virgen, también conocida como Virgen de los Volcanes.

Fiestas Lanzarote Con la Romeria de los Dolores el pueblo de Lanzarote agradece a la Virgen el Milagro de detener el manto de lava que amenazante se cernía sobre los pueblos de Mancha Blanca y Tinajo allá por 1736 y 1824. El tradicional traje de campesino es la tónica general en la celebración de la Romería de Los Dolores, que reúne en Mancha Blanca a miles de peregrinos. Por el camino, puntos de avituallamiento ayudan a que el romero no desfallezca.

Las carrozas y los camellos, que tan útiles resultaron en la complicada orografía lanzaroteña son también típicos de la celebración. Las canciones y las danzas populares, el vino de la tierra, los dulces típicos, los gritos de los más chinijos, lo el mercadillo de artesanía, dan color y carácter festivo a la devota peregrinación.

El camino de la Romeria

Todo depende del punto de partida y del tiempo. Hay quien prefiere salir de madrugada y aprovechar la buena temperatura nocturna, mientras que hay quien llega a Mancha Blanca al atardecer, cuando parte de la fiesta ya ha finalizado. Es una jornada de mucho cansancio, pero en la que participan niños, adolescentes, jóvenes, adultos y mayores, en familia o con los amigos. Luego quedará el domingo para descansar. Además de los trajes típicos son importantes los grandes sombreros que protegen del sol y que tan útiles han resultado siempre aquí a los antiguos campesinos para realizar las labores del campo.

Avituallamiento para el camino

Los romeros suelen ir bien provistos de alimentos y, de vez en cuando, se detienen a descansar, siendo el mejor momento para disfrutar de los típicos productos canarios. Pejines, bocadillos, la bota de vino o licores son parte de los componentes que debe lleva el caminante en su mochila. Los menos prevenidos pasan por los puntos de avituallamiento. Allí reciben una bolsa con agua, un bocadillo y una pieza de fruta. Un lugar en el que los peregrinos suelen parar para descansar es el Monumento al Campesino. Quedan muchos kilómetros pero cada paso supone estar más cerca de la Virgen y el camino se convierte en una fiesta, donde personas desconocidas comparten comida y bebida.

La Plaza de los Dolores

La llegada a la Plaza de Los Dolores es espectacular, una vista aérea permite ver una multitud de colores. Miles de personas ya están en Mancha Blanca. La zona es un continuo ir y venir de gente y muchos se felicitan por haber llegado un año más hasta la ermita. Durante todo el día las puertas del templo están abiertas. Poco a poco llegan más romeros que se unen a la fiesta. Otros aprovechan el tiempo para ver la feria, montarse en los cochecitos o visitar la feria de artesanía. Cada vez quedan menos horas para el momento cumbre de la romería.

A las seis de la tarde todos los romeros concentrados en la plaza presencian la salida de la patrona por la puerta de la ermita y estallan en aplausos. A partir de entonces comienza la tarde de ofrendas en la Romeria de los Dolores de Lanzarote.

La Ofrenda a la Virgen

Ante la patrona comienzan a desfilan las carrozas de las distintas localidades de Lanzarote. Ataviadas con elementos característicos de cada zona, como la vela de un barco o las palmas y flores, vienen acompañadas por vecinos de cada pueblo. Ellos serán los encargados de dejar a los pies de la Virgen sus ofrendas, como comida que luego se llevará a Cáritas y otras organizaciones no gubernamentales. Los romeros se paran ante la impresionante talla, se santiguan y rezan.

Otros le cantan folías y otras canciones típicas de Canarias. En el continuo pasar de gente también hay agrupaciones folclóricas que bailan ante la patrona de Lanzarote. De vez en cuando se escuchan los aplausos de quienes no pueden contener la emoción de ver los regalos que le hacen a la Virgen de Los Dolores. Son muchos los que quieren pasar ante la imagen. Por eso la ofrenda termina sobre las once de la noche. Durante unas horas gentes de todos los rincones de la Isla están en Mancha Blanca para rendirle su mejor homenaje a la patrona. Tras el acto la Virgen vuelve a su templo del que no volverá a salir hasta el próximo año.

Historia

La Virgen se ganó la advocación de "Los Volcanes" por el milagro que obró en la erupción de 1736, en la que detuvo los ríos de lava que se dirigían a la población. Cuenta la leyenda que el padre franciscano Guardián tuvo la iniciativa en abril de 1736, cuando los ríos de lava se acercaban a Tinajo, de llevar en procesión a la Virgen de Los Dolores y hacer la rogativa de que los detuviera, prodigio que la Virgen concedió. A cambio, los devotos tenían que construir allí donde las lavas se detuvieron, una ermita.

La promesa se olvidó, hasta que en 1774 una niña de nueve años llamada Juana Rafaela Acosta es advertida, por una mujer enlutada, de una nueva erupción del volcán si no se construía la ermita. Como no fue creída, la mujer, que era la mismísima Virgen, grabó en los hombros de la niña la silueta de sus manos. La niña reconoció la imagen de la mujer en la Iglesia y los vecinos construyeron la ermita en diez años, aportando lo que buenamente podían.

El 31 de julio de 1824, a las siete de la mañana, entró en erupción el volcán de la Capellanía del Clérigo Duarte, entre Tao y Tiagua. Los vecinos constituyeron una procesión encaminada desde Guiguán hacia la Vegueta. Llegando a las faldas de Tamia, por el camino del Tiagua a Tao, todos los concurrentes, rodilla en tierra, imploraron a la Virgen de los Dolores que no permitiera que las tierras fueran de nuevo desoladas y sus bienes malparados. Al poco rato, el volcán dejó de vomitar lava para expulsar sólo columnas de humo. Tras este nuevo milagro a la Virgen se la proclamó como Señora de los Volcanes.

Por último, el 18 de Junio de 1988, se trasladaron los objetos del interior de la ermita a la Parroquia de Tinajo debido a la restauración a que debía someterse la ermita por su estado de deterioro. Sobre la 1 del mediodía fue cuando sacaron la imagen de la Virgen de su templo y dos horas después se derrumbó la cúpula de la ermita, lo que hizo pensar a algunos en otro posible milagro en Lanzarote.

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

8 / 10

2 votos

4677 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados