Monumentos Lanzarote

Viajes Lanzarote

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Monumentos de Lanzarote

Además de sus numerosos monumentos naturales, en Lanzarote destacan varios castillos, iglesias, conventos y algunos edificios civiles que dan cuenta del ajetreado pasado que siempre ha tenido esta isla canaria.

Viajes Null Los monumentos Lanzarote pueden quedar un poco eclipsados por la voluptuosa belleza natural de sus paisajes, no obstante, la isla cuenta con numerosos edificios de interés, como los castillos que defendían a sus habitantes de los ataques piratas y otros invasores. Sus bonitas iglesias adornan todos los pueblos lanzaroteños, al igual que las casas y palacios que algunos nobles habitantes se hicieron construir.

Arrecife

Es la capital de Lanzarote, toma su nombre de la particular configuración de sus costas, con una serie de bajíos e islotes cuya formación responde a la penetración de coladas de lava, producto de la actividad volcánica en el mar y que parcialmente fueron destruidas por la acción del oleaje. Allí se puede visitar varios monumentos de interés:

Castillo de San Gabriel: levantado en un islote frente a Arrecife, fue construido en 1574 y reconstruido en 1590. Está unido a la ciudad por un puente levadizo llamado de "las Bolas" o “Muelle de los Puentes”.

Castillo de San José: en la actualidad es la sede del Museo Internacional de Arte Contemporáneo, único de estas características que existe en Canarias. Fue construido en 1779 y se le conocía como la Fortaleza del Hambre, pues en esa época la enfermedad y la miseria estaban azotando la isla. Hoy, además del Museo hay, paradójicamente, un restaurante.

Charca de San Ginés: es una gran laguna que se abre entre el litoral y la ciudad de Arrecife. Debido a esta charca Arrecife a veces recibe el nombre de la "Venecia del Atlántico".

Iglesia de San Ginés: templo dedicado al patrono de la ciudad, que data del siglo XVIII y fue totalmente restaurada en 1989.

Haria

El pueblo se levanta en un valle de extraordinaria belleza, donde se encuentra el palmeral más grande de la isla llamado "Valle de las Mil Palmeras". Aquí se encuentran dos de los monumentos de Lanzarote más conocidos.

Los Jameos del Agua: Son una serie de surtidores naturales combinados con la bella arquitectura de César Manrique. Destaca una laguna situada en el fondo de una cueva de lava, en la que se dejan sentir los influjos de las mareas y donde habita un pequeño cangrejo blanco y ciego, único en el mundo. La acción volcánica es el origen de esta cueva subterránea, prolongación de la Cueva de los Verdes, donde la naturaleza y el hombre han logrado un conjunto de extraordinaria belleza.

Cueva de los Verdes: A los pies del volcán Corona, el subsuelo de la isla está surcado por galerías que eran antiguo refugio de los guanches. Al enfriarse la superficie de la colada se formó una capa de basalto bajo la cual el magma fundido seguía circulando. Es una cueva de más de seis kilómetros de largo con varios pisos de galerías. El recorrido visitable está dotado de una magnifica iluminación que realza el color y las formas fantasmagóricas de este mundo subterráneo. Una de las galerías más espaciosas se ha aprovechado para crear un espléndido auditorio, que según los melómanos, tiene una sonoridad extraordinaria.

Teguise

Cuenta con varias construcciones interesantes de visitar.

Fortaleza de Guanapay: se la conoce igualmente con el nombre de Castillo de Santa Bárbara. Fue edificado en los primeros años de la conquista hispánica.

Iglesia de Santa María: hermosa edificación, de estilo gótico. El templo fue levantado durante el siglo XV, en su interior se puede apreciar una imagen de la Virgen de Guadalupe.

Palacio de los Spínolas: este soberbio edificio fue edificado a lo largo del siglo XVI.

Convento de San Francisco: También conocido como Convento de Miraflores, fue construido en el siglo XVI. Conserva en su interior una talla de San Francisco de origen posiblemente genovés. Actualmente alberga el Museo de Arte Sacro.

Tias

El territorio de este municipio es una suave ladera desde el mar hasta su costa norte, donde se encuentran las montañas. También existen algunos conos volcánicos como el de las "Montañas de Guarilama". Tías cuenta con uno de los centros turísticos mayores de Canarias, Puerto del Carmen, en el que se encuentran playas enormes y de gran belleza.

Iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria: el actual templo, de 1796, fue construido sobre las ruinas de otro edificio que databa del siglo XVII. En ella destaca su techo artesonado.

Masdache: es un pueblo tendido sobre un mar de lava de las erupciones volcánicas producidas en 1736. En esta zona, que incluye también "La Geria", donde se produce la particular forma lanzaroteña de cultivar la vid, y que da lugar a uno de los vinos más famosos de Canarias, la malvasía.

Yaiza

Es la localidad situada más al sur de la isla. La aldea, que surgió en la época colonial, se ha quedado casi inmóvil en el tiempo. Los monumentos Lanzarote que se pueden visitar en Yaiza han sido construidos por la mano de la naturaleza. Los volcanes y la lava han hecho aquí auténticas obras maestras.

El Golfo: es una laguna de color verde esmeralda separada del mar por una playa ancha y retenida en un antiguo cráter, de manera que las erupciones volcánicas han llegado a esculpir en la roca un enorme espacio que tiene la forma de un gran anfiteatro.

Los Hervideros: está muy cerca de El Golfo. Es un lugar excepcional, donde al adentrarse el mar por las hendiduras de los acantilados de lava, ruge y se encrespa en gigantescas olas.

Las salinas del Janubio: situadas también en un antiguo cráter. Debido a la penetración del mar se ha ido depositando un impresionante fondo salino.

Parque Nacional de Timanfaya: al norte de Yaiza se extiende la región volcánica más grande y sorprendente de todo el archipiélago canario. Su aspecto es el de una enorme plataforma que desciende suavemente hacia el océano. Las últimas noticias que se tienen sobre sus erupciones es que las más recientes tuvieron lugar durante los siglos XVIII y XIX.

Montañas de Fuego: son una extensa sucesión de bellos montes y cráteres volcánicos que se encuentran dentro del término del Parque Nacional. El Islote de Hilario es uno de los puntos más interesantes. A él acuden numerosos visitantes atraídos por las demostraciones de energía geotérmica que allí se realizan. Se pueden contemplar fenómenos naturales de aguas termales: el agua penetra en el subsuelo y se convierte al instante en vapor. Asimismo, las ramas pequeñas arden al contacto con el terreno.

Tacita de Chocolate: esta localidad es todo un monumento y su nombre le viene por el color oscuro de la lava que cubre las paredes del minúsculo cráter.

Recomendar

Viajes.net Lanzarote

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

0 / 10

0 votos

5492 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados