Jameos del Agua

Viajes Lanzarote

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Jameos del Agua

Al norte de Lanzarote, al pie del Volcán de la Corona, cuya última erupción fue hace más de 3.000 años, comienza uno de los sistemas de cuevas y tubos volcánicos más interesantes del mundo. César Manrique hizo su primera incursión Arte - Naturaleza en este lugar, convirtiendo los Jameos del Agua, en uno de los monumentos naturales más visitados de la isla.

Monumentos Lanzarote Los Jameos del Agua es el extremo del tubo volcánico que une el mar con la Cueva de los Verdes y la montaña del Volcán de la Corona. Diferentes desprendimientos hacen que actualmente, ambos monumentos, la Cueva y los Jameos, no se encuentren unidos por el interior del tubo, pese a encontrarse a un kilómetro escaso uno del otro y pertenecer al mismo fenómeno natural.

Jameo es un vocablo aborigen, por el que se entiende la oquedad resultante del desplome de una gruta volcánica. Su nombre le viene porque a diferencia de otros jameos, este esconde en su interior una laguna natural creada por las filtraciones del mar, con aguas claras y transparentes. Este hábitat acuático subterráneo, de gran riqueza faunística, alberga más de una docena de especies endémicas de gran interés científico.

Destacan los pequeños cangrejos ciegos (Munidopsis polymorpha) que destacan como puntitos blancos en las rocas de la laguna. Este raro espécimen, único en el mundo, de color blanquecino y de apenas un centímetro de longitud, sirve como símbolo de los Jameos del Agua. Según el biólogo ingles A. Knyrett Totton es una especie separada del mar hace milenios. Estos cangrejos son muy sensibles al ruido por eso a veces es difícil verlos cerca de las orillas e incluso han llegado a estar amenazados por la costumbre de los visitantes de tirar monedas al lago, lo que desequilibra su frágil ecosistema.

Debido a la singularidad de su estructura, este lugar cuenta con una importante protección medioambiental. De una parte, se encuentra situado dentro del Monumento Natural del Malpaís de la Corona y, de otra, su declaración como Sitio de Interés Científico. A estas protecciones hay que sumarle la declaración de Bien de Interés Cultural con la categoría de Jardín Histórico.

Está formado por al menos tres jameos o aberturas en el terreno. El Jameo Chico, por donde se realiza el acceso al interior, el Jameo Grande y un tercero, denominado Jameo de la Cazuela, donde se encuentra el Auditorio. A esto hay que añadir la laguna y el espacio dedicado a la Casa de los Volcanes, lugar imprescindible de visitar para conocer algo más sobre el mundo de la vulcanología, en el que el turista se ve abocado a entrar cuando visita Lanzarote.

La entrada a los Jameos del Agua de Lanzarote se hace por el Jameo Chico, tras descender por una escalera de caracol de piedra volcánica y madera, que ya pronostica la belleza del lugar. En el Jameo Chico destaca la abundante vegetación y los elementos ornamentales. Forma parte de la primera fase del acondicionamiento de los Jameos del Agua en los años sesenta del pasado siglo. Originariamente, fue concebido como sala de espectáculos por lo que, de esta época, destaca el bar, los accesos y la pista de baile. Choca ver toda esta composición discotequera en un entorno tan natural, pero tiene un gran encanto.

A continuación llama la atención el lugar más emblemático de los Jameos, el lago. Este espacio, apenas intervenido, conserva la estructura con forma de bóveda de cañón propia del túnel volcánico. Su carácter catedralicio se ve reforzado por la presencia de un hueco en la parte superior de la bóveda desde donde, en días luminosos, se proyecta un haz de luz cenital que se hunde en la profundidad del agua. Mimetizado con el entorno, una pasarela permite cruzar el lago lateralmente y, tras ascender a través una pared ajardinada, acceder al Jameo Grande.

El ingenioso tratamiento artístico de esta zona difiere del resto de lo visitado. El Jameo Grande es un exuberante y exótico jardín donde florece una vegetación sorprendente de palmeras, cactus, crotos e higueras, que rodean una piscina blanca de un azul intenso. Corona todo el conjunto las paredes curvas del propio jameo. La gran palmera, junto a la piscina es otra de las estampas mil veces fotografiadas en el Jameo.

Si se prosigue, más allá del Jameo Grande, se llega al Jameo de la Cazuela donde se intervino para crear un singular Auditorio y aprovechar así la buena acústica que ofrece el interior de las grutas volcánicas. Tiene capacidad para seiscientos espectadores y en su interior se celebran importantes acontecimientos de la vida lanzaroteña.

Importante destacar la lección de vulcanología que ofrece la Casa de los Volcanes, ya para finalizar la visita a los Jameos. Se creó a finales de los años ochenta y se trata de un centro de interpretación del volcanismo de Lanzarote y del resto del mundo. Su planteamiento informatizado e interactivo permite a cualquier persona acceder al conocimiento de los aspectos que desee de forma entretenida. En su gestión interviene el Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España.

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

9 / 10

1 votos

3793 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados