Parque Nacional Timanfaya

Viajes Lanzarote

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Parque Nacional Timanfaya

El Parque Nacional de Timanfaya es sin duda una de las atracciones turísticas más asombrosas del mundo. Es el único Parque Nacional donde la ausencia de plantas y animales es la característica más destacada. Sus paisajes volcánicos, casi irreales y llenos de color, se clavan en la retina de quien tiene la oportunidad de conocerlos.

Parques Lanzarote La isla de Lanzarote surgió hace más de dieciocho millones de años producto de la agresiva acción volcánica, siendo esta isla la más antigua de Canarias. La conformación del Parque Nacional Timanfaya en su configuración actual, se explica por las erupciones ocurridas entre 1730 y 1736 que cubrieron de cenizas y material volcánico toda la isla, destruyendo campos de cultivos y pueblos. Son estas erupciones las causantes del nacimiento de los cientos de cráteres que hoy se pueden admirar y que crean un ambiente volcánico espectacular.

Timanfaya sorprende además por el contraste de colores, donde predominan las tonalidades negras y rojizas de lapillis y arenas y las oscuras lavas basálticas. Todo ello salpicado de manchas de diferentes colores pertenecientes a las numerosas especies de líquenes que pueblan el Parque. Es muy interesante, para los científicos, la riqueza biológica del lugar y el gran número de endemismos vegetales y animales que existen. Sólo las criaturas y plantas más resistentes logran sobrevivir en este paisaje lunar, donde la tónica son los campos de lava solidificada.

La lacerta atlántica, un pequeño lagarto, parece disfrutar de este asombroso terreno. Otros animales como los ratones y los conejos, que habitan en otras partes de la isla pueden verse ocasionalmente en el Parque. Algunos pájaros vuelan por la zona, pero su presencia se considera accidental y limitada solo a los lugares donde hay algún afloramiento vegetal. Los líquenes son los auténticos reyes, luchando contra los vientos alisios, permanecen allí dando color y vida a estas áridas tierras. A las afueras del parque, sorprenden los cultivos de higueras, al modo que aprendieron a cultivar los lanzaroteños tras las erupciones, con ceniza y creando barreras de piedra contra el viento.

Timanfaya, es uno de los parques de Lanzarote que llegan a nuestros días con su naturaleza casi intacta gracias a su lenta evolución y a no haber sido prácticamente alterada por la intervención humana. Para lograr su conservación se le otorgó el máximo grado de protección bajo la figura de Parque Nacional y se reclasificó más del 90% de su superficie como Zona de Reserva. Los conos volcánicos más emblemáticos del Parque son la Montaña de Timanfaya, la Montaña Rajada, la Caldera del Coranzoncillo, el Volcán Nuevo del Fuego o del Chinero y las Calderas quemadas.

Si se accede al Parque Nacional desde Yaiza, es fácil encontrase en primer lugar con el Echadero de Camellos, donde se halla el Museo-Punto de Información, ubicado en una instalación subterránea. Los visitantes pueden admirar aquí una muestra de los distintos materiales volcánicos y de los aperos de labranza que se utilizaban tradicionalmente con el camello. También puede hacer aquí un pequeño recorrido en dromedario. Ya en la entrada del Parque, el centro de visitantes de Mancha Blanca, que a través de su exposición y un audiovisual permite hacerse una idea de lo que se va a ver después.

Rutas dentro del Parque

Ruta de los volcanes: Es la ruta básica a realizar cuando se visita Timanfaya. Los turistas acceden por la entrada principal del parque, el Taro de Entrada (carretera LZ-67) donde se abona el importe por el acceso al Parque, 8€ adultos y 4€ los niños a partir de 8 años. El ticket da derecho al servicio de aparcamiento, las demostraciones geotérmicas y el recorrido, exclusivamente en autobuses, por la Ruta de los Volcanes. La salida se hace desde el Islote de Hilario y aproximadamente cada 15 minutos parte un autobús. Así, cómodamente instalados en los asientos, sólo hay que dejarse llevar por los magníficos paisajes que se van desplegando a nuestro paso.

Ruta de Termesana: Recorrido guiado a pie, de unas tres horas de duración y que sólo se puede realizar con guía y previa reserva llamando al Centro de Visitantes de Mancha Blanca. Su único inconveniente es que sólo lo pueden realizar mayores de 16 años.

Ruta del Litoral: Puede ser un recorrido guiado previa reserva, como la ruta anterior, o recorrerse libremente, por un sendero paralelo a la costa por el dominio público. Tiene mayor dificultad que la Ruta Termesana y también hay que tener más de 16 años.

Recorrido en dromedario: Unos doscientos dromedarios esperan a los visitantes en el Echadero de los Camellos. Parte del encanto de este recorrido está en la experiencia de subir en dromedario, algo que los niños no olvidarán fácilmente. Los turistas hacen un breve recorrido por la ladera sur del Timanfaya en las cestas que cargan estos animales, y reviven así los pasos de los lugareños de antaño, quienes hasta mediados del siglo XX utilizaban estos animales para su traslado.

Demostraciones geotérmicas: Los guías del Parque demuestran las pavorosas temperaturas de alrededor de 400 Cº que fluyen a sólo varios centímetros bajo tierra. Los vapores salen despedidos de las tuberías cuando se les arroja agua y si se arroja paja, ésta estalla inmediatamente en llamas.

Para finalizar esta inolvidable experiencia en uno de los Parques de Lanzarote más impactantes y extraordinarios, el restaurante "El Diablo", dentro del Parque, ofrece un paisaje sobrecogedor y una muy particular forma de cocinar los alimentos, utilizando el calor geotérmico que emerge de la tierra.

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

6.09 / 10

43 votos

9066 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados