La Graciosa

Viajes Lanzarote

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

La Graciosa

Separada de Lanzarote por un brazo de mar, conocido como el Río, es la única isla habitada del Archipiélago Chinito, Reserva Marina desde 1995. Los barcos que regularmente salen desde Orzola, pueblo pesquero al norte de Lanzarote, hasta la Graciosa permiten pasar un magnifico día de playa y naturaleza en el volcánico suelo de este pequeño paraíso natural.

Turismo Lanzarote El pueblo de Orzola, donde hay agradables restaurantes con vistas al mar y buenos productos de la tierra, es el punto de partida de las excursiones a La Graciosa. Esta isla es la más grande del Archipiélago Chinijo, con una extensión de 27 km2, y una población que no supera los 700 habitantes censados.

La Graciosa esta situada cerca de uno de los bancos de pesca más ricos del mundo, y ésta es la principal fuente de ingresos de sus habitantes. Es una isla llana, donde destacan cuatro conjuntos volcánicos bien diferenciados, siendo el complejo de Las Agujas, con sus 266 metros de altitud, la máxima cota.

En el sur de La Graciosa predominan amplias playas de arenas finas de gran belleza, como las de la Cocina y la de los Franceses. También en el litoral, se localizan los dos asentamientos de esta isla: Caleta de Sebo y Casas de Pedro Barba. El primero constituye el núcleo tradicional, mientras que el segundo es una pequeña urbanización turística. Los dos pueblos miran hacía Lanzarote y esto lo saben bien, quienes han visitado primero el Mirador del Río, muy cerca de Orzola. Desde este Mirador situado en la isla de Lanzarote y diseñado por César Manrique se puede contemplar la isla de La Graciosa entera y sus dos poblaciones.

La isla es accesible únicamente desde el mar, aunque también posee un helipuerto situado muy cerca de Caleta del Sebo. Esta población da la impresión de ser muy pequeña, pero cuenta con todos los servicios como asistencia médica, farmacia, correos, banco, dos cajeros automáticos, policía, iglesia, zona infantil, tres supermercados, carnicería, panadería, restaurantes, bares, alquiler de bicicletas y taxis, que en su mayoría son jeeps, dado que los caminos no están asfaltados. El suelo de la población es simplemente la arena de la playa en la que se encuentra, por lo que el calzado para visitar la isla debe ser muy cómodo y práctico.

Las líneas marítimas Romero son las encargadas de comunicar La Graciosa Lanzarote. El trayecto desde Orzola dura unos 20 minutos y cuesta unos 18 € ida y vuelta. Si sólo se va a pasar el día, conviene salir temprano, pues el último barco de regreso es a las 6 de la tarde. El barco no transporta coches. Como la isla es pequeña, una vez se desembarca en Cabo Sebo, muchos turistas deciden pasear hasta la zona de playa elegida mientras se contempla su idílico paisaje. Hay otras opciones como alquilar allí mismo una bicicleta o un quad, o los taxis, que suelen ser los propios coches de los habitantes de la isla. Se puede negociar un precio con ellos para poder hacer un recorrido completo por La Graciosa. Seguramente el conductor estará encantado de contar las bondades de su tierra.

La isla es un buen lugar para practicar la pesca, senderismo, vela, mountain bike, snorkeling, trekking, flysurf, surf, windsurf y disfrutar de playas solitarias, tranquilas y doradas. Un lugar donde quienes disfrutan del silencio y la naturaleza querrán pasar más de un día. Para ellos no existen hoteles, pero sí alguna pensión, casas rurales a pie de playa y un pequeño camping. Al ser poca la oferta de lugares para pernoctar, si se planea una estancia en temporada alta conviene reservar con varios meses de antelación.

A la hora de comer, en la isla hay bares y restaurantes que sobre todo ofrecen pescado fresco del día, conejo en salmorejo, o carne de cordero, sin olvidarnos de las típicas y deliciosas papas arrugás con mojo picón rojo o verde, y no esperen cocina de autor, la cocina es casera y autóctona. Para beber, vino de Lanzarote, muy recomendable y criado en alguna de las bodegas que integran las Gerías. A la hora de pagar hay que asegurarse de llevar dinero en efectivo, pues ningún establecimiento de La Graciosa admite tarjeta.

Playas

La isla está declarada en su mayor parte Espacio Natural Protegido de Canarias y, para su escasa superficie cuenta con muchas playas como la del Salao, Playa de los franceses, montaña Amarilla, La Alhambra, Playa del conejo o la Playa de las Conchas que tiene unas vistas impresionantes hacia la isla de Montaña Clara. Esta última playa, que sin duda es la más bella de las de la isla es muy peligrosa para el baño, que de hecho, está prohibido. Caminando por sus riscos se pueden observar las obras de arte creadas por los líquenes amarillos, verdes, blancos y anaranjados sobre las formas volcánicas de esta isla tan cercana a Lanzarote.

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

8 / 10

1 votos

7517 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados