Monumentos Logroño

Viajes Logroño

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Monumentos Logroño

En el siglo X el Camino de Santiago cruzaba el río Ebro por un puente que después dio origen a una población que con el tiempo sería la ciudad de Logroño. En este lugar del Camino surgieron diversas iglesias y monumentos que adornaron la ciudad, tal y como la vemos ahora al viajar Logroño.

Monumentos Logrono La Redonda es seguramente una de las imágenes más conocidas de los monumentos Logroño . Junto a ella varias otras iglesias recuerdan constantemente la importancia que históricamente ha tenido esta villa en el místico Camino de Santiago.

Concatedral Santa María La Redonda de Logroño

Enclavada en el corazón del Casco Antiguo, con portada principal a la Plaza del Mercado y dos portadas laterales a las calles Caballerías y Portales, las primeras noticias de esta iglesia datan de finales del siglo XII, y parece que se trataba de un templo románico de planta poligonal o circular de la que hoy sólo queda el sobrenombre con el que se la conoce La Redonda.

En 1453 obtiene el rango de colegiata, al fusionarse con la de San Martín de Albelda, lo que ocasiona una reedificación más amplia. Fue reconstruida en el siglo XVI y sufrió, posteriormente, un gran número de transformaciones. Fue declarada "insigne" por el Papa Benedicto XIII según bula del año 1727.Y en 1959 fue promovida a Concatedral.

El edificio tiene tres naves, de igual altura, divididas en cinco tramos. En el siglo XVII, el templo fue objeto de una ampliación por su cabecera y en el siglo XVIII por sus pies. De esta época se pueden destacar las dos portadas laterales, edificadas al sur y al norte, y dedicadas a la Asunción y a San Martín, así como la gran portada principal, que da a la Plaza del Mercado. Se trata de la Portada de los Ángeles, un gran retablo de tres cuerpos flanqueado por dos torres conocidas como "las gemelas", ejemplo emblemático del llamado barroco riojano.

Las torres fueron proyectadas por Juan Bautista Arbaizar y finalizadas por Martín Beratúa que en 1756 finalizaron las obras de las torres y de la capilla. Su diseño tuvo una gran influencia en otras torres de la región y hay otras similares en Briones o Haro. Todas ellas se construyeron con varios cuerpos superpuestos: los más bajos de sección cuadrada, el superior octogonal y un chapitel cuajado de pináculos como remate.

Convento de la Merced

Primero fue una construcción religiosa pero terminó siendo a finales del siglo XIX una fábrica de tabacos que todavía hoy muestra la chimenea. El elemento más destacado de este edificio es su portada, muy interesante dentro de los monumentos de Logroño . Actualmente se utiliza como sala de exposiciones, biblioteca y es la sede de la Diputación de La Rioja.

Se encuentra ubicado junto al único vestigio de la antigua muralla o Puerta del Revellín, y el edificio inicial, antiguo Convento de La Merced, data del siglo XIV aunque las fechas que aparecen en tres escudos de la Orden de la Merced, situados en el interior del claustro y de la iglesia, nos indican que fue durante el siglo XVI cuando tuvieron lugar las renovaciones más importantes, además de la construcción de gran parte del actual conjunto, coincidiendo posiblemente con un momento de auge de la comunidad religiosa.

Iglesia de San Bartolomé

Se trata de un edificio del siglo XIII, aunque tiene elementos de siglos posteriores. Se piensa que su torre formó parte de la línea de defensa de la ciudad. Consta de tres naves con dos tramos, crucero alineado y tres ábsides. Respecto a la portada, cabe decir que es de estilo gótico, con un bajo arco apuntado y seis arquivoltas con molduras.

Toda la iglesia está cubierta con bóvedas de crucería. La cabecera es románica, formada por un ábside central semicircular, cubierta con bóveda de cañón apuntado. La mayor parte de la construcción junto con la fachada es gótica. La fachada es notoria por su iconografía, ésta describe episodios de la vida de San Bartolomé. En el exterior destaca la torre, de base cuadrangular, y con cuatro cuerpos: el inferior está construido en sillería; el segundo en sillería y ladrillo; y los últimos en ladrillo, con influencias mudéjares.

Iglesia de Santa María de Palacio

La iglesia fue construida y reformada desde los siglos XII al XVIII. El exterior tiene una sobria portada de Juan de la Riva, una torre del siglo XVI y una aguja gótica piramidal sobre el tejado para dar luz al crucero. Es de planta cuadrada y sobre el crucero se eleva la cúpula octogonal, que exteriormente se prolonga en la torre piramidal de estilo gótico.

En el interior destaca el retablo mayor, obra de Arnao de Bruselas, y en la Sacristía se conserva una cajonería del siglo XVIII. Tiene un valioso claustro al que se accede por una puerta con restos románicos, y a la capilla de Nuestra Señora de la Antigua, en estilo gótico florido, donde está el sepulcro de Juan de Vergara. La iglesia recibe este nombre porque se construyó sobre la base de un palacio donado por Alfonso VII de Castilla. También se la conoce como “La Aguja” o “La Imperial”.

Iglesia de Santiago el Real

Es de estilo gótico y de una sola nave con capillas entre los contrafuertes. A la portada de 1662, atribuida a Juan de Raón, en el siglo XVIII se le añadió una figura de Santiago a caballo. La torre es cuadrada, y el retablo mayor, realizado en 1649, es de una gran belleza. Constituía el antiguo archivo del Ayuntamiento pues en esta iglesia se reunía el Concejo Municipal y se guardaban los documentos más importantes del Ayuntamiento.

Comenzó a construirse en 1513 y posee una nave de tres tramos con crucero. La fachada, del siglo XVII y concebida a modo de arco del triunfo, está decorada con dos esculturas del apóstol Santiago: en una aparece representado con los hábitos de peregrino y en la otra como guerrero a caballo. El templo se encuentra junto a la Plaza de Santiago, en cuyo suelo se reproduce un singular juego de la oca con motivos relacionados con el Camino de Santiago, algo en lo que hay que fijarse en este viaje.

Instituto Práxedes Mateo Sagasti

Junto a la Iglesia de San Sebastián, este templo es uno de los más importantes de la ciudad. Se trata de una construcción neoclásica que data del siglo XVIII y que destaca por su sobriedad y la pureza de sus trazos.

Palacio de Espartero

Fue propiedad de la duquesa de la Victoria, que estaba casada con el general Espartero. Consta de planta cuadrangular irregular y tres plantas. Tras la muerte de los propietarios se pensó instalar la sede del obispo en este edificio, pero aquel proyecto nunca llegó a buen término.

Puente Romano de Mantible

Es uno de los monumentos Logroño más antiguos pues podría datarse en la primera mitad del siglo II, en el periodo imperial. En su momento tuvo una longitud de ciento sesenta y cuatro metros y una anchura de cinco metros. Se sostenía sobre seis pilares, rematados en arcos de medio punto.

Teatro Bretón de los Herreros

Fue inaugurado como Teatro Manuel José Quitana, por iniciativa municipal, pero la gente empezó a llamarlo Teatro Principal. No sería hasta 1902 cuando recibió su nombre definitivo. En 1979 fue destruido por un incendio. Tantos acontecimientos han obligado, con el paso del tiempo, a sucesivas reformas y rehabilitaciones de este monumento , con lo cual su estilo está marcado por todas ellas y fue en 1990 cuando se reinauguró el teatro Bretón.

Recomendar

Viajes.net Logroño

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

0 / 10

0 votos

2587 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados