Las murallas de Madrid

Viajes Madrid

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Las murallas de Madrid

Pocos vestigios quedan ya de las viejas murallas que protegíeron antaño Madrid, sin embargo son suficientes para recordar los primeros pasos de la ciudad. Primero los árabes y más tarde los cristianos, cercaron la capital tras una elevada muralla. La historia de la Villa se conserva en los desgastados sillares que se diseminan en por el casco más castizo de la capital.

Historia de la muralla, historia de Madrid

Arquitectura MadridLas tierras de Madrid fueron pobladas inicialmente por los visigodos sin embargo su estancia en la villa pasó desapercibida para la historia. No fue hasta la llegada del emir Mohammed I cuando comienza a forjarse la historia de la capital española. El emir levantó a lo largo del siglo IX un castro árabe en el área que hoy ocupa la Catedral de la Almudena y la plaza de armas aneja al Palacio de Oriente.

Ese modesto Madrid andalusí abarcaba cerca de cuatro hectáreas pero era lo suficientemente relevante como para ser protegido por un recinto amurallado. Mohammed I mandó levantar en la segunda mitad del siglo IX cerca de mil metros de muralla que debía salvaguardar la alcazaba de las incursiones cristianas. Este asentamiento será conocido como Mayrit.

Durante algún tiempo esta medida defensiva funcionó y permitió a la población árabe crecer en torno a las murallas de la alcazaba, cobijando a un grupo de población que se conocería como Al-mudayna. El crecimiento de la ciudad obligó a construir nuevas casas fuera de los muros de la ciudadela. Aunque no hay consenso sobre ello, se cree que estos arrabales fueron circundados por una segunda muralla.

Madrid es conquistada definitivamente por los cristianos en el año 1085, comandados por el rey castellano Alfonso VI. Precisamente de esta conquista viene el apelativo "gato" con el que se designa a los madrileños, y se debe a que para conquistar Mayrit, los castellanos tuvieron que trepar por las murallas árabes.

Bajo dominio cristiano, Madrid volvió a ser escondido tras los muros de una nueva muralla, esta vez más extensa que la primera.

Los restos del Madrid andalusí

Arquitectura MadridLos primeros muros de la muralla estaban destinados a proteger las importantes construcciones de la gobernación árabe: el Alcazar, hipotéticamente levantado en el mismo lugar que hoy ocupa el Palacio de Real, la mezquita y el hogar del gobernador.

Este perímetro amurallado presentaba tres puertas que permitían el contacto con el exterior. Se sabe aproximadamente la ubicación de dichas entradas a la ciudad: la puerta de la Vega que se abría hacia la vega del Manzanares, la puerta de la Almudena también llamada de Santa María localizada en la calle Mayor, y la puerta de la Sagra emplazada cerca del Palacio Real.

Hoy poco queda en pie de los mil metros de muralla andalusí, apenas 120 metros de los cerca de mil que llegó a alcanzar. Estos vestigios pueden verse en la Cuesta de la Vega, frente a la cripta de la Catedral de la Almudena. Los restos de muralla tienen una altura de once metros y un grosor de dos y medio.

Arquitectura MadridLa muralla primigenia fue construida con sillares de pedernal en su interior y piedra caliza en la cara externa. Todo el perímetro estaba conectado mediante torreones destinados a vigilar el horizonte.

A lo largo del siglo XV, la muralla fue perdiendo su valor defensivo y sus materiales fueron empleados para otras construcciones. El Madrid nobiliario se encargó de soterrar los restos de la vieja muralla andalusí bajo sus palacios. Al ocultarla en la cimentación la muralla  pudo ser conservada y descubierta en 1950. Posteriormente, las obras arqueológicas han sacado a la luz nuevas estructuras que aún no están abiertas al público

Las murallas castellanas

Tras la conquista cristiana la ciudad de Madrid experimentó un gran crecimiento. Se protegió a los nuevos barrios cristianos mediante la ampliación de la muralla árabe. Esta nueva fortificación se conoce como muralla medieval ya que fue levantada entre los siglos XI y XII.

Arquitectura MadridEl perímetro cubierto por la nueva muralla alcanzaría las veintidós hectáreas ampliando notablemente el perímetro delimitado por los muros árabes. Se emplearon en su construcción sillares de silex y caliza, empalmando los tramos de muro con torreones. Se estima que se levantaron más de ciento veinte torres.

La nueva fortificación se comunicaba con el exterior mediante cuatro puertas: la puerta de los moros, localizada en el emplazamiento actual de la plaza del humilladero, la puerta de la culebra ubicada en la plaza cerrada, la puerta de Guadalajara en la calle Mayor que fue el principal acceso a la ciudad medieval de Madrid, y la puerta de Valnadú situada en las proximidades del actual Teatro Real.

Poco queda ya de esta muralla desmantelada a partir del siglo XVI, sin embargo pueden visitarse algunos fragmentos aun en pie que se localizan en los números 10, 22 y 30 de la Cava Baja. En el número 17 de la Calle del Almendro también se mantiene una franja de muralla de 16 metros. Todo esto junto con algún vestigio ubicado en la Plaza cerrada y en la de Isabel II es todo lo que queda de aquella fortificación medieval.

Recomendar

Viajes.net Madrid

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

10 / 10

1 votos

4045 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados