El rastro

Viajes Madrid

Buscando…

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

El rastro de Madrid

Cada domingo en torno a la castiza calle de Rivera de curtidores se levanta unos de los mercados al aire libre más espectaculares de Madrid: el rastro. El bullicio de los visitantes se mezcla con los reclamos de los vendedores en una representación teatral que se viene repitiendo desde el siglo XV.

Siguiendo el rastro de la historia

Z_comerciales MadridSegún cuentan los ancianos, el rastro de Madrid tiene una larguísima tradición que se remonta a las postrimerías del siglo XV. Las castizas calles que en la actualidad configuran la madeja del rastro fueron otrora una suerte de feria en la que vendedores de productos textiles, sobre todo ropas viejas y usadas, negociaban con los vecinos del Madrid. Fue así como comenzó la aventura comercial de este gran mercado al aire libre.

Durante el mismo periodo comenzaron a instalarse en esta zona los primeros mataderos de Madrid. Con la llegada de los mataderos comenzaron a surgir negocios dependientes de los degolladeros como lo son los artesanos curtidores que hoy en día dan nombre a la calle principal del rastro matritense. Con la llegada de los curtidores comenzaron a venderse todo tipo de productos de piel como cinturones, zapatos, correajes, monturas, etc.

Precisamente de este periodo proviene el nombre que conserva actualmente el rastro aunque su origen es un tanto lóbrego. Al parecer, la actividad de los mataderos dejaba un rastro de sangre que se deslizaba a lo largo de la actual ribera de curtidores hasta lo que hoy se conoce como Embajadores. Esta sangrienta marca se convirtió en el nombre de la zona comercial en la que se vendía la carne de las reses, y que finalmente denomina al gran mercadillo matritense de los domingos.

El rastro en la actualidad

Z_comerciales MadridEl barrio madrileño de embajadores da cobijo los domingos y festivos a esta feria del libre intercambio bienes desde las 9:00 horas hasta las 15:00 horas, aunque en la práctica la mayor parte de los puestos comienzan a recoger hacia las 14:00 horas. El rastro forma un triángulo que tiene como vértices la calle Toledo, la Ronda de Toledo y la calle Embajadores.

El rastro tiene unas 3.500 tiendas que se estructuran alrededor de la calle Ribera de curtidores que hace las veces de columna vertebral y que cada domingo se convierte en un río de viandantes. También es reseñable la plaza de Cascorro que antecede a la Ribera de curtidores, un lugar típico en el que se dan cita los visitantes del rastro y que homenajea a Eloy Gonzalo, un militar español convertido en héroe durante la guerra de Cuba.

Las horas de máxima afluencia se inician hacia las 11:00 horas, por ello si se acude allí para comprar es aconsejable hacerlo antes de esta hora para evitar la marea humana que se forma cada domingo. Además, es importante vigilar las pertenencias a partir de dicha hora ya que es un lugar frecuentado por carteristas.

Qué compro y dónde lo encuentro

Z_comerciales MadridEn el rastro de Madrid es posible encontrar casi cualquier artículo aunque no siempre al precio más económico. Existen algunas zonas donde se pueden encontrar artículos concretos que por tradición se han ido apostando en zonas específicas del rastro.

Desde el Metro de la Latina, la plaza de Cascorro, Ribera de curtidores hasta Ronda de Toledo: se encuentran puestos de ropa en los que se venden vestidos, camisetas, sandalias, pantalones, camisetas de fútbol, ropa alternativa, calzado, ropa interior y complementos. También es posible encontrar sábanas, colchas indias, objetos de decoración, inciensos, juegos para consolas, artículos de cuero, armas blancas, artículos de sonido, etc.

La calle de San Cayetano: en esta calle se encuentran productos relacionados con la pintura artística. Desde cuadros, marcos y lienzos hasta materiales para pintar. Hubo un tiempo en el que en esta calle se vendían cuadros de ilustres pintores como Goya.

Z_comerciales MadridLa calle de Fray Ceferino González: en esta calle se vendían animales y se hizo muy popular. Se llegaban a vender todo tipo de animales, hasta pollitos de colores. En la actualidad la legislación no permite la venta ambulante de animales y en esta calle se venden complementos para mascotas: jaulas, piensos, alpiste, etc.

La plaza de Tirso de Molina: En este lugar durante el transcurso de los años 80 se inició el movimiento madrileño conocido como la Movida. Un lugar donde los jóvenes madrileños quedaba, y siguen quedando, después de las noches de fiesta del sábado. Además, en este lugar se venden todo tipo de artículos, libros y ropa de grupos políticos de izquierdas.

Plaza Vara del Rey: en estas calles se encuentran libros antiguos y nuevos, pero sobre todo es un lugar de Madrid en donde se suelen intercambiar cromos y cartas.

Recomendar

Viajes.net Madrid

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

9 / 10

4 votos

5700 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados