Semana Santa

Viajes Malaga

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Semana Santa de Malaga

El origen de la Semana Santa en Málaga se remonta a los Reyes Católicos y destaca por la grandiosidad de sus tronos procesionales y el gran ambiente de fiesta que se vive durante esta celebración con su música y sus saetas, las flores y los miles de personas que salen a la calle a expresar su devoción religiosa.

Fiestas MalagaDurante más de quinientos años, la Semana Santa de Malaga ha permanecido presente en el calendario religioso y popular de los malagueños. Gracias al gusto que durante siglos han tenido las cofradías y hermandades por el arte barroco y la cantidad de elementos procesionales que han acumulado a lo largo de los años, las calles de la Semana Santa de Málaga son un gran escenario de arte lleno de color y majestuosidad. Sus tronos, portando a las imágenes que son mecidas durante todo el recorrido, miles de nazarenos y penitentes que van dando luz y color con sus cirios y vestimentas por el itinerario, marchas procesionales que llenan de la particular música de Semana Santa, aromas a incienso y a flores al paso de las procesiones y miles de personas que se agolpan por ver y aplaudir a sus cofradías.

Los malagueños no conciben la Semana Santa como un momento de recogimiento y silencio sino que salen a la calle a expresar con bullicio, vítores, saetas o aplausos su admiración por los diferentes tronos y vírgenes. Es sin duda, un espectáculo sorprendente y emotivo para quienes están acostumbrados a una Semana Santa más sobria y tranquila. Pero lo que más sorprende son sus tronos, enormes, casi no caben por las puertas de las iglesias, con un peso de más de cinco mil kilos en algunos casos, y mecidos por decenas de porteadores.

A lo largo de la historia de Málaga hubo dos hechos importantes para que el tamaño de los tronos o pasos de Semana Santa aumentara. Por un lado, las grandes imágenes eran un mensaje triunfal del catolicismo frente al ateísmo republicano. Y en segundo lugar, las malas relaciones entre las cofradías-hermandades y el clero de Málaga por las molestias que ocasionaban las cofradías al clero durante la celebración de los ritos de Semana Santa. Por este motivo se comenzó a montar los tronos “en tinglaos” (que deriva en la expresión “montar el tinglado” u organizar algo de grandes dimensiones que requiere coordinar muchas cosas). Los tinglaos son estructuras montadas en la calle, cubiertas por lonas donde se guarecían los tronos. Como ya no dependían de las dimensiones de las puertas de las Iglesias para salir por ellas, se comenzaron a construir tronos enormes. Esto hizo que las procesiones de Semana Santa de Malaga tengan grandes tronos como característica particular y sello distintivo.

Durante los días de Semana Santa, las cofradías malagueñas salen de su templo, tinglao callejero o de su casa de hermandad, para dirigirse al recorrido oficial que comienza en la Alameda Principal y sigue por la Rotonda del Marqués de Larios, calle Marqués de Larios y calle Granada. Una vez abandonado este recorrido, las hermandades retornan a sus templos de origen. Las hermandades no asociadas en la Agrupación de Cofradías no transitan por el recorrido oficial. El recorrido medio de un trono es de ocho horas, según itinerario, aunque hay algunos de muy corto recorrido, como es el caso de la Pollinica, cuatro horas, y otros de un largo recorrido como la Nueva Esperanza desde las cuatro de la tarde hasta las cuatro de la madrugada.

Los tronos son llevados por “hombres de trono”, que meten el hombro bajo los varales (seis varales u ocho dependiendo del trono en cuestión), llegando algunos tronos a necesitar la cifra de más de 250 hombres bajo los varales. Algunos tronos llevan además, el acompañamiento musical de Bandas de Música, Bandas de Cornetas y Tambores, Agrupaciones Musicales, Capillas Musicales o un simple tambor, como es el caso de la Dolorosa de Servitas. La Semana Santa malagueña comparte con las demás celebraciones andaluzas la saeta, una formas artísticas propia para expresar el fervor religioso popular más arraigado.

Escuela malagueña

Durante los siglos XVII, XVIII y en menor medida en el XIX, existe en Malaga la denominada escuela imaginera malagueña, como la sevillana o la granadina, pero más reducida que éstas, posiblemente, a partir de que Pedro de Mena, se afincase en la ciudad. Los rasgos característicos de las dolorosas de la escuela malagueña son: el rostro ovalado, ligeramente puntiagudo en la barbilla, ligeramente inclinado hacia la izquierda, ojos y boca entreabiertos y manos entrelazadas. También es característica la mirada al cielo, presente en algunas imágenes. Cabe señalar que a muchas de las dolorosas malagueñas que han perdurado hasta nuestros días, se les ha sustituido las manos entrelazadas por unas abiertas, por estar más de moda. Algunos escultores célebres de esta "escuela" son, Fernando Ortiz (s. XVIII) y Pedro de Zayas (s. XVII).

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

7.5 / 10

4 votos

2924 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados