Museo Picasso

Viajes Malaga

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Museo Picasso de Malaga

Málaga, como ciudad natal del genial pintor Pablo Picasso cuenta con un importante museo dedicado a su obra y que resulta ser un buen complemento de la visita a la cercana casa – museo donde nació el artista. Y entre ambos edificios, un paseo por las calles, plazas y lugares donde se forjó la infancia y las influencias que reflejó después Picasso en sus obras.

Museos Malaga El Museo Picasso de Malaga responde al deseo de Pablo Picasso de que su obra estuviera presente en la ciudad en que nació el 25 de octubre de 1881. Las donaciones de Christine y Bernard Ruiz-Picasso, hicieron posible la creación de este Museo en el emblemático Palacio de Buenavista. La Colección se ha visto muy ampliada a comienzos de 2010.

Las 155 obras que, inicialmente, reunía la Colección permanente del Museo Picasso de Malaga abarcaban las innovaciones revolucionarias de Picasso, así como la amplia variedad de estilos materiales y técnicas que dominó. Desde los primeros estudios académicos a su visión personal del clasicismo, desde los planos superpuestos del cubismo a su investigación con la cerámica, desde su interpretación de los grandes maestros a las últimas pinturas de los setenta.

La idea inicial de este Museo nace en 1953 de los contactos entre Pablo Picasso y Juan Temboury Álvarez, Delegado provincial de Bellas Artes de Málaga, y queda frustrada poco después. Christine Ruiz-Picasso, viuda de Paul Ruiz-Picasso, hijo mayor del artista, retoma los contactos con Málaga en 1992 con la exposición Picasso clásico y en 1994 con la exposición Picasso, primera mirada, y en 1996 reinicia el proyecto de 1953, que se hace finalmente realidad 50 años más tarde, el 17 de octubre de 2003, en que el Museo es inaugurado por Sus Majestades los Reyes Don Juan Carlos I y Doña Sofía.

Es en el año 2010 cuando se está reorganizando la Colección permanente de la pinacoteca, cuyos fondos han pasado de 155 a 233 obras del pintor en propiedad. En total, 72 nuevas adquisiciones y seis donaciones que incrementan la colección del Palacio de Buenavista, por un importe total de 2,75 millones de euros procedentes del fondo para adquisiciones con el que cuenta el museo. Estas 72 obras se han adquirido a la Fundación Almine y Bernard Ruiz-Picasso para el Arte (FABA). Junto a estas adquisiciones, 22 dibujos, 46 grabados y cuatro libros ilustrados que abarcan diferentes periodos y técnicas de Pablo Ruiz Picasso, la colección se amplía con otras seis obras, dos dibujos y cuatro grabados, gracias a la donación realizada por el nieto del artista Bernard Ruiz-Picasso a través también de la FABA.

Entre las obras de Picasso que se pueden ver en el Museo Picasso de Malaga se puede destacar “Olga con mantilla” (1917); “Retrato de Pablo con gorro blanco” (1922); “Madre y niño” (1921-1922); “La niña y su muñeca” (1897), o las esculturas “Cabeza de Fernande” (1909) y “Bañista jugando” (1958). Entre las nuevas obras, se encuentran piezas como “Calle con coches” (1897), “Mujer joven en un café” (1899) o “Mujeres lavándose” (1902-1903) que, son dibujos de juventud que dan cuenta del peso que en toda la trayectoria de Picasso tiene el sentimiento de origen. Otras, como “Estudio de rostro” (Cabeza de mujer) (1909-1910), “Pareja con botella” (1914), “Mujer sentada en un sillón” (1915) o “Mujer con guitarra sentada en un sillón” (1915) ayudan a investigar mejor qué significó el cubismo para la historia de la imagen occidental y la trascendencia histórica de esta idea de doble imagen inherente a los cuadros cubistas.

Palacio de Buenavista

Fue en su origen una residencia señorial mandada construir en el año 1530 por Diego de Cazalla, Regidor de Málaga, medio siglo después de la conquista de Málaga y desde el primer momento fue el edificio privado más emblemático de la ciudad por su amplia parcela, privilegiada situación y su recia imagen exterior que le proporciona la poderosa torre mirador. Ha ido sufriendo variaciones que siguen la tipología arquitectónica malagueña: edificio de dos pisos en torno a un patio porticado. Este esquema sencillo posibilitó la versatilidad de los usos que ha tenido a lo largo de su historia, sin necesidad de trasformaciones estructurales. Se utilizó como centro de enseñanza, fabrica de muebles y en 1938 como hospital de la Cruz Roja.

En la década de 1950 se hizo la primera intervención para su recuperación como Museo de Bellas Artes, y en 1984 se realizará una nueva reestructuración. El Palacio no era suficiente para cumplir con todas las necesidades de su nueva utilidad, el Museo Picaso, por lo que se inicia un proceso de ampliación comenzando por la adquisición de dos casas en la trasera del palacio y su posterior derribo para la ubicación de una sala de exposiciones temporales y un salón de actos.

La necesidad de una segunda ampliación se evidenció cuando se descubren restos arqueológicos con todas las capas que han ido conformando la ciudad incluida una parte de la antigua muralla de la Malaka fenicia. Se tuvo que diafanizar parte de los muros que se apoyaban directamente sobre los restos recogiendo su carga en vigas que la trasmiten al terreno por medio de pilares. Para la exposición de los restos arqueológicos al público se proyectó un suelo de tablas soportada por una estructura metálica ligera en forma de pasarela que discurre entre los restos iluminados en semipenumbra sin tocarlos y sin quitarle protagonismo. Al programa se le añaden una biblioteca-centro de documentación, un edificio para departamento de educación, un auditorio y un edificio de oficinas. Todo un complejo cultural, en honor de Picasso en su tierra natal, Malaga.

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

8 / 10

2 votos

2874 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados