Aeropuerto

Viajes Malaga

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Aeropuerto de Malaga

Con la puesta en funcionamiento de su nueva Terminal T3 el Aeropuerto de Málaga conseguirá duplicar en poco tiempo, su capacidad operativa, a la vez que se pone a la cabeza como uno de los aeropuertos más modernos de Europa.

Transportes Malaga Antes de que comenzase a operar la T3, el Aeropuerto de Malaga ocupaba ya el cuarto lugar en cuanto a volumen de tráfico entre los aeropuertos de España, el tercero dentro de la Península Ibérica y el puesto 22 en la Unión Europea. En 2007 alcanzó los 13.590.537 pasajeros (10.001.021 en vuelos internacionales) y 129.693 operaciones de despegue y aterrizaje, cifras que lo sitúan como la gran puerta de entrada del turismo no sólo para la Costa del Sol sino para toda Andalucía ya que representa en torno al 85% de todo el tráfico internacional de toda la comunidad y sobre todo el único que puede ofrecer un amplio abanico de destinos.

En este aeropuerto, situado en Churriana, a ocho kilómetros del centro de Málaga, operan más de 60 compañías aéreas que enlazan diariamente con veinte ciudades españolas y más de cien ciudades de Europa. Fundamentalmente con Reino Unido, centro Europa y los países nórdicos, pero también las principales ciudades de Europa del Este como Moscú, San Petersburgo, Budapest, Sofía, Varsovia, Riga o Bucarest, el Norte de África, Oriente Medio (Riad, Yida y Kuwait) y Norteamérica.

Terminal T3

Inaugurado el 15 de marzo de 2010 por los Reyes de España, el nuevo Terminal, diseñado por el arquitecto Bruce S. Fairbanks, queda situado como continuación del edificio ya existente por su fachada norte. Con este diseño, el Aeropuerto de Malaga consigue integrar los tres Terminales bajo la concepción de Terminal único para que los usuarios puedan realizar un tránsito sencillo y más funcional. La Terminal T3, con 250.000 m2 aproximadamente, se prolonga hacia el norte con un dique de embarque de unos 240 metros de largo, paralelo a la plataforma de aeronaves. En el atrio que se abre ante el vestíbulo de llegadas se levanta el intercambiador de transportes, lugar donde confluyen todos los posibles modos de transportes para llegar al aeropuerto.

Las plantas principales del edificio procesador, se destinan al vestíbulo de facturación, de casi 20.000 m2, y la sala de recogida de equipajes. En el nivel de salidas, 86 nuevos mostradores, dos de ellos para equipajes especiales, distribuidos en dos áreas y 15 máquinas de autofacturación. Una zona de control de seguridad centralizado, con 9 filtros de seguridad, da paso a una gran plaza comercial que lleva al dique de embarque. El nivel de llegadas cuenta con 11 hipódromos de recogida de equipajes (9 Unión Europea y 2 no Unión Europea) y 1 hipódromo de recogida de equipajes especiales. En el resto de plantas del Nuevo Edificio Terminal se ubicarán las oficinas y el nuevo SATE (Sistema Automatizado de Tratamiento de Equipajes), cuya capacidad de procesamiento es de 7.500 equipajes/hora, con un tiempo de proceso de 3 minutos aproximadamente.

El intercambiador de transportes comunica la nueva terminal T3, la estación de autobuses, el acceso peatonal a los aparcamientos P1 y P2 y, próximamente, la estación de Cercanías de RENFE. Este nudo de comunicaciones es una pieza clave del futuro éxito del aeropuerto, ya que facilita la conexión de diferentes modos de transporte y fomenta la movilidad global y, por tanto, el crecimiento del aeropuerto. Una gran plaza pública, abierta a la luz del Mediterráneo, será lo primero que verán los usuarios del transporte público. Mediante núcleos de comunicación verticales y rampas mecánicas se accede a los niveles de llegadas y salidas del intercambiador. Desde llegadas se accede a la gran plaza (atrio) sobre la estación de autobuses y a la planta de llegadas del terminal. En el nivel de salidas del intercambiador, los núcleos comunican con el terminal mediante pasarelas que, además, enlazan con los aparcamientos.

De esta forma, el pasajero puede acceder cómodamente al medio de transporte que prefiera a través de una estación de autobuses, la zona de taxis, pasarelas hacia los aparcamientos de vehículos particulares y una nueva estación de ferrocarril, donde llega el Cercanías Malaga Fuengirola. Con el intercambiador, el aeropuerto de Málaga se convierte en uno de los aeropuertos pioneros en fomentar la intermodalidad en el transporte.

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

8 / 10

2 votos

2744 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados