Castillo de Bellver

Viajes Palma de Mallorca

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Castillo de Bellver

En los viajes a Palma de Mallorca hay que visitar el Castillo de Bellver por su originalidad y por las impresionantes vistas que ofrece de la ciudad y la bahía.

Monumentos Palmademallorca Es uno de los tres únicos castillos de planta circular que hay en Europa. El Castillo Bellver fue construido entre los años 1300 y 1310 en estilo gótico por orden de Jaime II, Rey de Mallorca, combinando las funciones defensiva y palaciega. En su interior se encuentra el Museo de Historia de la Ciudad y la Capilla de San Marcos.

Está situado a 112,6 m. de altura sobre el nivel del mar, desde donde domina la bahía y gran parte de la isla de Mallorca. La planta circular está dispuesta alrededor de un patio central con dos niveles: la planta baja, con arcos de medio punto y techos planos. Y la superior, con arcos apuntados y típica cubierta de bóveda de crucería. Contrasta la austeridad de la construcción exterior con la riqueza y distinción de sus salas.

Desde 1931, el Castillo de Bellver de Mallorca forma parte del patrimonio artístico del municipio y en él se desarrollan numerosas actividades culturales.

Planta Baja: Patio de Armas y Museo de Historia de la Ciudad

Planta Noble: Capilla de San Marcos, Sala de Jovellanos, salón del trono, cocina y Colección Despuig de Escultura Clásica.

Terraza: Vistas panorámicas de la ciudad.

En cuanto a las torres, son cuatro. Tres adosadas al castillo y la Torre del Homenaje, que tiene 33 metros de altura dividida en 4 plantas comunicadas por una escalera de caracol. Está separada del cuerpo principal por unos 7 metros, pero conectada con él por un puente de arco ojival. En su interior, la Torre del Homenaje alberga S'Olla (La Olla), un oscuro calabozo destinado a mazmorra. Sus cuatro torres coinciden con la rosa de los vientos, simbología propia de ciudades marineras con gran tránsito de barcos en continuo ir y venir de viajes marítimos.

Todo el Castillo de Bellver se encuentra rodeado por dos fosos, el antefoso y el foso principal.

El Museo de Historia de la Ciudad

La iniciativa de crear un Museo de Historia de la Ciudad surge en 1931, y con tal motivo el Gobierno Central cedió al Ayuntamiento de Palma el Castillo de Belver y los bosques circundantes. Se realizaron varias reformas para adaptarlo a las necesidades de un museo y por fin fue inaugurado en 1976. Posteriormente se han realizado algunas otras reformas con el objetivo de dotar al museo de espacios didácticos y educativos.

El Museo de Historia de la Ciudad ocupa cinco salas de la planta baja de este monumento Mallorca , que nos permiten viajar por la historia de la ciudad, conocer como era y su evolución desde la Edad de Bronce hasta la época actual. El Museo no destaca por su amplio catálogo de fondos aunque se pueden ver objetos que provienen de excavaciones arqueológicas así como fotografías y maquetas.

Usos del Castillo

A lo largo de su historia, al Castillo de Bellver se le han dado multitud de usos. Primero como residencia de los Reyes de Mallorca, Jaime II, Sancho y Jaime III. Después adquirió funciones más defensivas, sobre todo ante los ataques turcos que sufrió la ciudad. Sirvió como hospital, durante las epidemias de peste que asolaron la isla y en el s. XIX llegó a ser utilizado temporalmente como fábrica de moneda.

Desde finales del s. XIV, ha funcionado también como cárcel, pero fue en 1717 cuando se le dio la categoría de cárcel militar. Destacó entre sus prisioneros Gaspar Melchor Jovellanos (1802-1808), representante de la ilustración española. Aquí escribió algunos de sus poemas y sus “Memorias desde el Castillo de Bellver”. Jovellanos supo aprovechar bien este viaje forzado a Palma e hizo la primera descripción del castillo y encargó los primeros planos y dibujos. También realizó una descripción botánica y geológica del pinar circundante y con ellas fundó el movimiento conservacionista del patrimonio.

Otros presos ilustres fueron el catalán Francesc Aragó, que participaba en la medición del meridiano de París y fue acusado de espía por la población. Le siguieron el general antiabsolutista Luís Lacy, que fue fusilado (1817), los liberales Esteve Bonet i Perelló y otros (1824) y Miquel Bibiloni i Corró (1867), republicanos catalanistas como Valentí Almirall (1869), el restaurador de la monarquía borbónica en España, con Alfonso XII, Arsenio Martínez Campos (1874) y diferentes carlistas.

En el siglo XX, se encarceló a 800 presos políticos republicanos, después de la insurrección de 1936, los cuales fueron obligados a construir la actual carretera de acceso al castillo. Entre estos presos se encontraba Alexandre Jaume, que como diputado había conseguido la cesión del castillo a la ciudad de Mallorca , y Emili Darder, alcalde en el momento de la cesión, ambos fusilados después.

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

6.23 / 10

30 votos

5885 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados