Palacio de la Almudaina

Viajes Palma de Mallorca

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Palacio de la Almudaina

La Almudaina, que en árabe significa ciudadela o último recinto fortificado, es un edificio de un marcado carácter defensivo que resume en sus muros la historia de las Islas Baleares.

Monumentos Palmademallorca El Palacio Almudaina es el Castell Reial o Alcázar Real de Palma de Mallorca y existe desde los primeros asentamientos megalíticos. Fue siempre sede oficial del poder político en virtud de su privilegiada situación sobre la bahía y la ciudad, esto hace muy atractiva su visita en los viajes turísticos a Mallorca.

En este lugar parece ser que es donde se asentó el primer núcleo romano de Palma, a partir del 123 A.C. Más adelante bajo el dominio islámico, se construyó un autentico alcázar que servía de residencia al valí o gobernador sarraceno. De esta época, el palacio toma su actual composición. Con la conquista catalana de Mallorca, en 1229, el edificio se reconstruyó para convertirlo en la residencia de los reyes de Mallorca.

Con la desaparición del reino de Mallorca, el palacio se convirtió en la residencia de lo virreyes y gobernadores. En 1963 se iniciaron las obras de restauración del palacio y actualmente es utilizado como museo y por el Rey de España como residencia oficial para las ceremonias de Estado y recepciones durante el verano, cuando la Familia Real disfruta de sus viajes vacacionales a la Isla.

El edificio

El Palacio Real de La Almudaina está formado por un torreón rectangular donde se albergaba el Palacio del Rey; un ala que se extiende a lo largo de la fachada de poniente, que formaba el Palacio de la Reina; una gran sala denominada el Tinell, construido sobre la muralla meridional que da al mar; una Capilla Real cuyo emplazamiento delimita dos patios: el de la Reina al Norte, y el del Rey al Sur; y el Patio de Armas. En el encuentro entre los Palacios del Rey y de la Reina están los baños árabes, recuperados tras las restauraciones de los últimos años.

La entrada principal se encuentra delante de la Seu, y da acceso al patio del Rey o del Honor. Aquí se encuentra la capilla de Santa Ana, de estilo gótico y pequeñas dimensiones, pero excepcionalmente bella. Tiene un portal románico, uno de los raros ejemplares que existen en la isla, con escenas de animales fabulosos esculpidas en los capiteles, que sostienen arquivoltas lisas de medio punto, construido con mármol de los Pirineos. En el interior de la misma es importante un retablo pintado en 1465 por el mallorquín Rafael Mojer.

De las numerosas salas del palacio, la sala del Tinell o del Trono, fue construida en el siglo XIV a semejanza de la existente en el palacio de los Reyes de Mallorca en Perpinyà. En el siglo XVI, cuando se hundió su techo, fue modificada con la introducción de un piso intermedio, sostenido por bóvedas de crucería. Hay un segundo patio más pequeño, el de la Reina, donde se encuentra una galería porticada y la capilla de Sant Jaume.

El Palacio de La Almudaina de Mallorca es actualmente sede de la Capitanía General de Baleares y en él se pueden admirar muchas obras de arte como los tapices flamencos del siglo XVI y XVII que representan hechos de la historia de España; los tapices españoles del siglo XVII y XVIII; y estandartes con pasajes de la batalla de Lepanto, que en el 1571 derrotó a los turcos por las flotas españolas y venecianas.

Desde el exterior, se puede admirar la fachada que mira al mar y la torre del homenaje, coronada por una estatua del Arcángel San Gabriel, obra de Antonio Camprodón.

Tras los muros del palacio se encuentran los famosos jardines del Rey, que dan a las murallas de la bahía por una escalinata que va a la catedral. Se trata de un espacio ajardinado, con bonitas fuentes y una hermosa composición plástica que el célebre escultor Alexander Calder donó a la ciudad de Palma.

La reconstrucción cristiana del siglo XIV

Fue Jaime II, cuya corte se hallaba oficialmente en Perpignán, quien, para poder viajar a Palma, rehabilitó la antigua fortificación árabe y así utilizar ésta como residencia de verano. Encargó su restauración a Pedro Selva, el mismo que dirigió las obras del Castillo de Bellver. Jaime II modificó notablemente dicho palacio, añadiendo a la solidez musulmana de su construcción, la riqueza y comodidades deseadas para la corte mallorquina.

Los trabajos de reconstrucción se iniciaron en 1309, bajo la supervisión del soberano mallorquín. Añadieron a este emblemático monumento Mallorca cuatro torreones almenados, un pórtico y en la fachada del mar y una fina galería ojival. En ese momento se erigió también la Capilla Real, llamada capilla de Santa Ana, de estilo gótico.

En resumen, hay que destacar que todas las civilizaciones y culturas que han pasado por Mallorca han dejado su huella en el Palacio Real de La Almudaina. Esto convierte la visita a este monumento en un viaje de interesante lectura histórica.

Recomendar

Viajes.net

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

6.21 / 10

38 votos

6817 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados