Fiestas Salamanca

Viajes Salamanca

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Fiestas de Salamanca

Salamanca tiene varias ferias y fiestas importantes a lo largo del año que dan otra nota más de color al habitualmente animado ambiente salmantino. De la belleza y religiosidad que se respira durante la Semana Santa, se pasa a la celebración más pagana del calendario festivo, el Lunes de Aguas.

Fiestas Salamanca Las fiestas Salamanca tienen su máxima representación en la Feria grande de la ciudad que tiene lugar en septiembre, cuando se rinde culto a la Virgen de la Vega. Otra festividad muy tradicional y curiosa es la fiesta de las Aguedas, que se celebra en muchos pueblos de la provincia, además de en la capital.

Semana Santa de Salamanca

La Semana Santa de Salamanca destaca por la preciosa integración de las procesiones y cofradías por las calles del centro histórico. Lugares como la Plaza de la Universidad, la Casa de las Conchas, las catedrales, el Arrabal o la Clerecía adquieren un protagonismo muy especial durante esta conmemoración.

De entre los numerosos actos que se realizan en la ciudad hay que señalar la celebración de Los Oficios en la capilla de la vieja Universidad, mezcla de acto litúrgico y académico en el que participan todos los docentes. Se celebra el Jueves Santo y está considerado como un claustro extraordinario, en el cual los catedráticos se visten con las galas académicas. Cuando finaliza, se obsequia a los asistentes con la tradicional merienda a base de chocolate y dulces.

La Semana Santa es uno de los festejos más vistosos y emotivos. La devoción, el arte, el colorido y la música se entremezclan en los actos que se celebran para recordar la muerte de Jesucristo: las procesiones. En ellas, los miembros de las diferentes hermandades y cofradías, vestidos con sus ropajes característicos, recorren las calles llevando las imágenes religiosas (pasos) al ritmo de los tambores y la música, produciendo estampas de sobria belleza.

Sin duda alguna, la Semana Santa, es un momento propicio para ver y conocer tanto Salamanca ciudad, como los pueblos que componen la provincia, ya que la monumentalidad de estos lugares consiguen retrotraernos a tiempos pasados de mayor austeridad, y a emocionarnos con el ardiente celo con el que se viven estas fechas.

Lunes de Aguas

Cuando la Semana Santa ya ha finalizado, más concretamente el lunes siguiente al de Pascua, y como fiesta de inicio de la primavera, se celebra en la ciudad y en muchas localidades de la provincia, el alegre día del Lunes de Agua. Es un día laborable, pero sólo en las páginas del calendario, ya que casi todos los establecimientos y empresas salmantinas cesan en su actividad en este día, al menos por la tarde. Sobre esta tradición, de origen incierto, se encuentran ya referencias en los escritos de algunos estudiantes de los siglos XVI y XVII.

Pues bien, en los tiempos pasados, antes de la Cuaresma, las prostitutas salmantinas debían cesar en su actividad para contribuir a la abstinencia carnal que los católicos debían cumplir durante ese periodo. Pero cuando acabada la Semana Santa, los estudiantes cruzaban el río en barcas, con el llamado "Padre Putas" o "Padre de Mancebía", en busca de esas mujeres y todos juntos pasaban un día de fiesta en el campo.

Según algunos, la tradición proviene de la Edad Media. Otros aseguran que la tradición arranca de las ordenanzas de aquella célebre "casa de mancebía", dictadas por Felipe II en el año 1570. En cualquier caso y, fuere como fuere, es una de las fiestas de Salamanca más vivas, pues la inmensa mayoría de salmantinos salen de la ciudad para disfrutar de un día en el campo degustar el tradicional hornazo y bailar al son de charangas y verbenas.

Feria de Salamanca

Son las fiestas más importantes de la ciudad y se celebran en honor de la patrona de Salamanca, la Virgen de la Vega cuya onomástica es el 8 septiembre. Conciertos, verbenas y otros espectáculos forman parte del programa festivo, además de la tradicional ofrenda floral a la Virgen, el día 8, y la procesión hasta la Catedral Nueva. Paralelamente, tiene lugar la feria taurina en la plaza de toros de La Glorieta. El cartel se presenta con una corrida de novillos y ocho corridas de toros.

La fiesta la vemos anunciada ya desde el 15 de agosto por la “Mariseca”, una especie de veleta que se coloca en la espadaña del Ayuntamiento en la Plaza Mayor. Es todo un símbolo de la ciudad que desde mediados del s.XIX , como una alegre señal premonitoria, anuncia lo que ha de acontecer tres semanas después. Se trata de una pequeña bandera de España con la silueta de un toro que anuncia a la vez las fiestas y la feria taurina.

Desde el 7 al 14 de Septiembre la ciudad nos ofrece muchas posibilidades, desde actuaciones de música tradicional a conciertos de grupos actuales. En el Puente Romano tendremos la oportunidad de embarcarnos en un viaje a través del tiempo hasta la época romana y pasear a la orilla del río entre artesanos, malabares, y gentes caracterizadas de la época.

El Mariquelo

Tras el terremoto de Lisboa, en el año 1755, la última campana de la torre de la Catedral Nueva quedó sin posibilidad de acceso desde el interior, y, además, a juicio de algunos, mantiene desde entonces una leve inclinación claramente perceptible.

Todos los años, en recuerdo de esta catástrofe, la víspera del día de Todos lo Santos, 1 de noviembre, el valiente "Mariquelo" asciende peligrosamente -por la parte exterior de la torre- el último tramo de esta, llevando consigo en tan arriesgada subida su tambor y su dulzaina.

Una vez arriba, justo en la cruz que la corona, el famoso Ángel Rufino, popularmente conocido en toda la provincia y fuera de esta como el Mariquelo, toca la campana de la torre y entona una charrada ante la admiración y la ovación del gentío que, temeroso y entusiasmado en similares proporciones, le aclama desde abajo. También el día de Todos los Santos es costumbre en Salamanca degustar los famosos "huesos de santo", producto típico de las reposterías salmantinas.

San Blas

La tradición ha decaído un poco en los últimos años, pero, hasta hace relativamente poco tiempo, el tres de febrero, día de San Blas, las calles de la ciudad se llenaban con gentes que vendían y compraban unas populares gargantillas. Se llamaban las "gargantillas de San Blas", y todos querían lucirlas al cuello para prevenir las dolencias de la garganta.

La tradición exigía, además quemar las cintas el Miércoles de Ceniza. Es una de las fiestas que alcanzaba a toda la provincia de Salamanca, y que aún se mantiene en tiempos actuales en algunas localidades, aunque mucho menos en la capital.

Las Águedas

Dos días después de San Blas, el cinco de febrero, se celebra el día de las Águedas. Se trata de una tradición que mantienen algunas mujeres casadas que, este día, se convierten en las que "mandan". Los días anteriores recorren algunos establecimientos y calles, pidiendo a los varones donativos que necesitan para sufragar los costes de su fiesta.

Y ese día no son ellas quienes hacen los trabajos domésticos, sino sus maridos. Por la tarde se reúnen. se visten con el traja charro y, como antaño, se van a una misa con precisión, tras la que llega la comida y el baile. No es una de las fiestas Salamanca que se celebre de forma mayoritaria en la ciudad, pero si merece ser señalada por su antigüedad y por su mantenimiento gracias a algunas mujeres pertenecientes a asociaciones folclóricas.

Recomendar

Viajes.net Salamanca

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

0 / 10

0 votos

2176 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados