Arquitectura Sevilla

Viajes Sevilla

ofrecido por

Buscador GRATUITO de hoteles baratos y viajes

Entrada
Salida
» Busca tu hotel en booking.com

Arquitectura de Sevilla

Romanos, visigodos, árabes, cristianos, todos han dejado constancia de su paso por este estratégico enclave situado a orillas del río Guadalquivir. Pasear por sus calles es disfrutar de la belleza arquitectónica atesorada a lo largo de los siglos. Todos los estilos tienen representación, el gótico, mudéjar, renacentista, barroco, plateresco, neoclasicismo, regionalismo, modernismo o el posterior racionalismo.

Arquitectura Sevilla La arquitectura Sevilla ha de dividirse en civil y religiosa. En la arquitectura civil se engloban numerosos edificios oficiales, palacios o sus famosos puentes para cruzar el río. Las Exposiciones internacionales de 1929 y 1992 han sido los acicates que han servido para modernizar las infraestructuras y el urbanismo de la ciudad a lo largo del siglo XX. La gran religiosidad de los sevillanos ha llevado a que el número de iglesias, monasterios y conventos que alberga la capital andaluza no tenga parangón en ningún otro lugar de España.

Arquitectura civil

Tras el descubrimiento de América su puerto se convirtió en el más importante de Europa y a el llegaban numerosas riquezas procedentes del Nuevo Continente. Debido a su importante papel a lo largo de la historia, se construyeron edificios tan relevantes como la Torre del Oro, Alcázar, Ayuntamiento, Archivo de Indias, Palacio de San Telmo o la Fábrica de Tabacos.

La Exposición Iberoamericana de 1929 y las obras con ella relacionadas transformaron profundamente la Sevilla del primer cuarto del siglo XX. El concurso de anteproyectos realizado en 1911 fue ganado por el arquitecto sevillano Anibal González, autor de la Plaza de América y sus tres pabellones realizados entre 1911 y 1919 -Mudejar, Renacentista y Real- hoy sede del Museo de Artes y Costumbres Populares, Museo Arqueológico y dependencias municipales respectivamente. Fue desde luego la Plaza de España la obra culminante de este arquitecto cuya construcción se extiende entre 1914 y 1928. Junto a ésta se encuentra el Pabellón de la Telefónica (Juan Talavera) y en el Prado de San Sebastián, el Pabellón de Portugal (Revello de Andrade).

La Exposición Universal de Sevilla de 1992 Expo ‘92 supuso una gran transformación para la ciudad. Se construyó una nueva red de circunvalaciones, rondas y avenidas que han supuesto un total de 70 kilómetros construidos solo en la capital, además de seis nuevos puentes sobre el cauce histórico del Guadalquivir, todo un alarde de ingeniería de vanguardia. Se construye la Estación de trenes de Santa Justa, para recibir el Tren de Alta Velocidad Madrid - Sevilla (AVE), pionero en España. Por su parte, el nuevo Aeropuerto de San Pablo multiplicó por cuatro su capacidad. Los emblemáticos edificios de la Expo fueron después reutilizados para albergar el Parque Científico y Tecnológico Cartuja 93, el parque temático Isla Mágica, sedes de compañías, museos o centros de ocio.

Arquitectura religiosa

Sevilla es una ciudad con un gran número de iglesias, todas ellas de gran belleza y que guardan entre sus muros verdaderas obras de arte. Como referencia, nada más conquistarse Sevilla se establecieron veinticuatro parroquias, y en los siglos sucesivos el número siguió aumentando. En el siglo XIV se crea el tipo parroquial sevillano: gótico-mudéjar con tres naves y torre alminar, que en muchos casos recuerda su antiguo carácter de mezquita.

En el siglo XVII Sevilla, inmersa en una crisis económica, acrecienta su fervor religioso y surgen así numerosos monasterios. En 1671 la arquitectura de Sevilla contaba ya con cuarenta y cinco monasterios de frailes, y veintiocho cenobios femeninos. Entre los templos se encuentran algunos que en la actualidad son parroquias, pero en otro tiempo fueron las iglesias de antiguos cenobios, como es el caso de San Jacinto, La Magdalena o Capuchinos. Entre los siglos XV y XVII era también importante el número de hospitales y fundaciones que se dedicaban a la caridad. De esa época quedan algunos como el Hospital del Pozo Santo, de la Misericordia, de las Cinco Llagas, de la Caridad y de los Venerables.

Numerosas capillas y ermitas salpican Sevilla y lo mismo se puede decir de los conventos de los que hoy día aún quedan diecinueve de clausura en activo. En alguno de los conventos se elaboran dulces de forma artesanal, pudiéndose comprar en el propio convento como es el caso de las Yemas de San Leandro Mención especial, dentro de la arquitectura religiosa, merecen las dos basílicas de la ciudad: la Basilica de la Macarena y la Basílica del Gran Poder.

Los puentes sevillanos

El río Guadalquivir está atravesado por puentes de diferentes estilos construidos en distintas etapas de la historia de la ciudad, aunque fue con motivo de la Exposición Universal de 1992 cuando se construyeron muchos de ellos.

Entrando a la ciudad por el norte, desde 1991 se puede ver el Puente del Alamillo, obra de Santiago Calatrava, que como elemento singular, tiene un mástil de 140 m. de altura del que parten trece tirantes que sustentan el tablero, salvando una luz de 200 metros, es decir, el ancho del río.

A continuación, llegando al Convento de San Clemente, se encuentra el puente que caracterizó la Exposición Universal de 1992 para muchos sevillanos, el Puente de la Barqueta , que conecta el norte del recinto de la Cartuja con el casco histórico de Sevilla. Su único arco configura en cada uno de sus extremos un pórtico triangular, llegando a medir 214 m, salvando una luz libre de 168 m. Siguiendo por la calle Torneo se llega al Puente de la Cartuja, una pasarela peatonal que enlaza dicha calle con el Monasterio de Santa Mª de las Cuevas. Su construcción es también de 1991.

Después está el Puente del Cristo de la Expiración, también llamado del Cachorro, que resuelve las comunicaciones con Triana, siendo la salida natural hacia Huelva. Este puente tiene la peculiaridad de cubrir con lonas los pasos peatonales, lo que, además de contribuir a su estética, supone un gran alivio para los transeúntes en los meses de verano.

El siguiente en este recorrido es uno de los más emblemáticos de la ciudad, el primer puente férreo construido sobre la ciudad en 1852, el Puente de Isabel II, conocido también como de Triana. Fue declarado monumento histórico nacional en 1976. A continuación se encuentra el Puente de San Telmo, construido entre los años 1925 y 1931, uniendo la Puerta de Jerez con la Plaza de Cuba de una manera funcional. Fue un puente móvil hasta principio de los años sesenta, en que quedó fijo. Más adelante se encuentra el Puente de los Remedios , que desde 1968 une la ronda histórica de la ciudad con el bario de Los Remedios.

Una vez pasado el puerto de Sevilla se encuentra el Puente de las Delicias, que conecta la parte sur de Sevilla con la Avenida García Morato. Su arquitectura es de 1992, disponiendo de dos tableros independientes y levadizos que permiten el paso de embarcaciones al puerto: uno de ellos para paso de vehículos, y el otro para el paso de ferrocarriles de mercancías. El último puente que cruza el Guadalquivir se construyó en 1991, el Puente del V Centenario, integrante de la SE-30, carretera de circunvalación de la ciudad. Es un enorme viaducto de dos kilómetros de longitud, cuyo tablero central llega a situarse 45 m. sobre el nivel del río, para no entorpecer el tráfico portuario. Se trata del punto viario más alto de la ciudad, y desde él pueden verse buenas panorámicas. La arquitectura Sevilla es un buen motivo para acercarse a la capital de Andalucia.

Recomendar

Viajes.net Sevilla

Utiliza las estrellas para valorar este destino:

0 / 10

0 votos

3378 visitas

Compartir Facebook
Destinos relacionados